Ir al contenido principal

ANOTHER YEAR

La soledad de Mary


El tiempo, la rutina, la búsqueda de la felicidad. La última película de Mike Leigh vuelve a hablarnos de los temas de siempre, de los realmente importantes para cualquier ser humano, y lo hace desde la sencillez. Una sencillez que, no nos engañemos, es compleja porque pone al descubierto nuestras luces pero también nuestras miserias, nos hace sonreír pero también nos incomoda. Ahí radica la maestría del director inglés: en su capacidad para extraer de lo cotidiano una mirada universal.

Afortunadamente en esta época de tantas sombras, Leigh opta por una mirada optimista, amable, cálida, que nos permite reconciliarnos con nosotros mismos y con la vida.  A través del recorrido por las cuatro estaciones del año, la película nos muestra una galería de personas insatisfechos, incluso doloridos - inmensa Imelda Stauton en su breve intervención del principio - , que se mueven alrededor de un matrimonio insultantemente feliz: el compuesto por Gerri (Ruth Sheen) y Tom (Jim Broadbent).   Esta entrañable pareja, dibujada en la eterna sonrisa de ella y en el gesto dulce de él, abren su casa, sus oídos, su jardín, sus pasteles y su huerto, para que en ellos los demás suelten lastre y sean capaces de encontrar un motivo, aunque sea pequeñito, para seguir viviendo.  Todos necesitamos que nos escuchen podría ser un buen subtítulo para una película que muestra cómo la soledad es la que con más dureza nos hace infelices. Y que tal vez la vida - desde su primavera hasta el invierno - no sea más que una huida de las habitaciones vacías y una compleja gestión, en su caso, de los días compartidos.

Por encima de todas las criaturas que recorren esas cuatro estaciones, Mary (maravillosa Lesley Manville), compañera de trabajo de Gerri, ahogada en la soledad y en un tiempo que se le escapa. Tragicómica mujer atrapada en una permanente búsqueda que no hace más que depararle fracasos. Empeñada en lograr una cuota de felicidad, aunque sea a través de un coche pequeño y rojo que, al final, le acaba provocando más dolores de cabeza que alegría. Buscadora de un hombre que la mime y la desee. Abrumada por los años que juegan en su contra. Necesitada de un abrazo que le demuestre que no está sola. Ella es, sin duda, la protagonista de la película. Porque, aunque nos duela reconocernos, todos acabamos teniendo algo de Mary y de ese coche rojo que un día compramos para movernos por la ciudad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…