Ir al contenido principal

Abel y la inquieta espera del hebreo

CÓRDOBA / JULIA GARCÍA HIGUERAS, LA PRIOSTÍA


Día 18/04/2011 - 09.19h
Abel y la inquieta espera del hebreo
VALERIO MERINO 
Abel sube los brazos mientras su madre le coloca el fajín alrededor de la túnica
Abel lleva dando vueltas desde las 6 de la mañana. Es un cofrade tan entusiasta y entendido como pueda serlo un señor de mediana edad. Bueno, más porque parte con la ventaja de que él tan sólo tiene nueve años y su sed por aprender no conoce límites. No le basta Córdoba, no se conforma con Cabra. También domina lo que se cuece en las vecinas Sevilla y Málaga.
Tres horas después, todavía anda inquieto en casa a punto de enfundarse el hábito de hebreo, como tantos otros niños de las inmediaciones de la parroquia de San Lorenzo. Loli, su madre, cuenta orgullosa que el niño ha vivido siempre la Semana Santa con verdadera pasión, una tradición familiar que ella y Octavio respetan y alientan. Desde hace seis años, Abel va acompañando al Señor de la Borriquita.
Ante la inminencia de la hora en que han sido citados en la iglesia, comienza en el salón de esta vivienda próxima a la plaza de la Magdalena el ritual sencillo y grande a la vez de todo el que participa en una procesión: colocar sobre la ropa de calle la túnica de color hueso, el fajín rojo, la medalla y el turbante de hebreo. En el revistero sobresale alguna que otra publicación cofrade. Sobre la mesa luce una réplica del paso de misterio de las Tres Caídas de Sevilla, que a él le fascina. «Me gusta cómo se mueve y las marchas que le tocan, y el color de la túnica, que es morado, y sale en la Madrugá», explica con cierta timidez.
Sobre sus preferencias en la Semana Santa cordobesa admite que «me gustaría pertenecer a la Santa Faz y me gustaría ver las Angustias porque no puedo porque estoy en Cabra». Además, también le interesa la música: «Toco el clarinete y el año que viene entraré en el Conservatorio».
¿Y cómo vive Abel la procesión de la Entrada Triunfal? «Voy viendo cómo se mueven» las imágenes y «buscando si hay algún amiguillo. Y, por supuesto, echando cera a los que me piden». Loli se cerciora de que llevan encima la papeleta de sitio y los guantes. Así apoya a su hijo alimentando una inquietud que sólo el tiempo dirá cómo creció.

Comentarios

  1. La semana santa es pasión y emoción. Abel, en tí veo la pasión y con ella me transmites la misma emoción que me recorre el cuerpo cuando el llamador de la Trinidad suena. Como costalero siento la misma pasión que en tus nueve años veo. Espero que algún día disfrutes también ese sentimiento y me encantaría que fuera en la Santa Faz, escuchando algo como: Abel!! cómo está la trasera?

    Tos por iguá ARTISTAS!

    Luis.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…