Ir al contenido principal

Abel y la inquieta espera del hebreo

CÓRDOBA / JULIA GARCÍA HIGUERAS, LA PRIOSTÍA


Día 18/04/2011 - 09.19h
Abel y la inquieta espera del hebreo
VALERIO MERINO 
Abel sube los brazos mientras su madre le coloca el fajín alrededor de la túnica
Abel lleva dando vueltas desde las 6 de la mañana. Es un cofrade tan entusiasta y entendido como pueda serlo un señor de mediana edad. Bueno, más porque parte con la ventaja de que él tan sólo tiene nueve años y su sed por aprender no conoce límites. No le basta Córdoba, no se conforma con Cabra. También domina lo que se cuece en las vecinas Sevilla y Málaga.
Tres horas después, todavía anda inquieto en casa a punto de enfundarse el hábito de hebreo, como tantos otros niños de las inmediaciones de la parroquia de San Lorenzo. Loli, su madre, cuenta orgullosa que el niño ha vivido siempre la Semana Santa con verdadera pasión, una tradición familiar que ella y Octavio respetan y alientan. Desde hace seis años, Abel va acompañando al Señor de la Borriquita.
Ante la inminencia de la hora en que han sido citados en la iglesia, comienza en el salón de esta vivienda próxima a la plaza de la Magdalena el ritual sencillo y grande a la vez de todo el que participa en una procesión: colocar sobre la ropa de calle la túnica de color hueso, el fajín rojo, la medalla y el turbante de hebreo. En el revistero sobresale alguna que otra publicación cofrade. Sobre la mesa luce una réplica del paso de misterio de las Tres Caídas de Sevilla, que a él le fascina. «Me gusta cómo se mueve y las marchas que le tocan, y el color de la túnica, que es morado, y sale en la Madrugá», explica con cierta timidez.
Sobre sus preferencias en la Semana Santa cordobesa admite que «me gustaría pertenecer a la Santa Faz y me gustaría ver las Angustias porque no puedo porque estoy en Cabra». Además, también le interesa la música: «Toco el clarinete y el año que viene entraré en el Conservatorio».
¿Y cómo vive Abel la procesión de la Entrada Triunfal? «Voy viendo cómo se mueven» las imágenes y «buscando si hay algún amiguillo. Y, por supuesto, echando cera a los que me piden». Loli se cerciora de que llevan encima la papeleta de sitio y los guantes. Así apoya a su hijo alimentando una inquietud que sólo el tiempo dirá cómo creció.

Comentarios

  1. La semana santa es pasión y emoción. Abel, en tí veo la pasión y con ella me transmites la misma emoción que me recorre el cuerpo cuando el llamador de la Trinidad suena. Como costalero siento la misma pasión que en tus nueve años veo. Espero que algún día disfrutes también ese sentimiento y me encantaría que fuera en la Santa Faz, escuchando algo como: Abel!! cómo está la trasera?

    Tos por iguá ARTISTAS!

    Luis.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…