Ir al contenido principal

TIERRA DE DIOS o el paraíso de los hombres tiernos

Aunque las comparaciones con la inolvidable Brokeback Mountain son inevitables, Tierra de Dios es un relato más descarnado, más pegado a la tierra, no solo sobre la pasión entre dos hombres sino sobre cómo la masculinidad puede ser una jaula. La primera película de Francis Lee nos sitúa en un entorno rural y, sobre todo, hace que sea parte del relato la interacción entre los humanos protagonistas de la historia y los animales de la granja en la que viven y trabajan. La fotografía, el color, el ritmo con el que está rodada la historia, responden sin duda al objetivo de ubicarnos como seres también deseantes y amantes en la Tierra, en un entorno donde lo habitual ha sido que veamos historias de proveedores y aventureros, en un espacio donde el tiempo parece avanzar a otra velocidad y donde, milagrosamente, no existe ni el ruido ni la deshumanización de lo urbano.

La historia de amor entre Johnny, el joven granjero de Yorkshire que trata de escapar de su soledad y de su propia cárcel a través del alcohol, y el chico rumano (interpretado por un seductor y profundo Alec Secareanu) que llega para ayudarle en los trabajos de la granja, no es solo, que también, el relato de cómo dos hombres viven el deseo y después el amor. Tierra de Dios es sobre todo la historia de un hombre, ese joven de pocas palabras que no es consciente de que es prisionero de sí mismo, que va descubriendo poco a poco la grandeza de su propia vulnerabilidad, la posibilidad de establecer puentes con otro, el vértigo pero también la alegría que supone decir “nosotros”. A lo largo de la película asistimos a su evolución, desde que casi al principio lo vemos teniendo sexo fugaz y a escondidas con otro chico, con el que rechaza de manera radical, entablar cualquier tipo de relación (frente al “nosotros” al que interpela el joven, Johnny responde brutalmente con un no), hasta que acaba quitándose la máscara y escuchándose a sí mismo. A su piel, a sus debilidades, a sus instintos. Y de esa manera, también, comienza a escuchar a los demás. Cuando hasta entonces pareciera que sus más fértiles vías de comunicación eran con los animales a los que cuidaba.


Rodada sin ningún tipo de concesión al sentimentalismo o a las imágenes de postal, lo cual no quiere decir que no sea una película llena de belleza, Lee nos cuenta con precisión cómo evoluciona la historia de estos dos hombres que justamente se encuentran, y se reconocen, en un espacio radicalmente masculino (en el sentido más heteropatriarcal del término, claro). Una historia que empieza con un encuentro sexual salvaje, sin palabras, en plena naturaleza, y en el que los dos bien podrían ser dos animales que buscan refugiarse del frío y la soledad, y que evoluciona hacia el triunfo de la ternura, del reconocimiento del otro, del milagro sanador de las palabras. Algo que está perfectamente reflejado en las escenas en que vemos cómo Johnny  y George se acarician, se tocan, se miran y se hablan. Justo cuando han empezado a ser un nosotros.



Y es justo ese “nosotros” el que permite que Johnny vaya superando sus discapacidades. Porque más allá de la cárcel que podría suponer su deseo sexual, él es un hombre negado para las emociones y para la palabra, incapaz de establecer relaciones empáticas y que con frecuencia recurre a la ira como vía de dar salida a sus frustraciones. Un hombre que,   como tantos hombres, ahoga en alcohol sus silencios  y sus miedos. Es esa barrera justamente la que consigue romper la historia con George, porque es este amor el que acaba convirtiéndolo en un hombre tierno. Ese hombre que de manera dulce y comprensiva cuida del padre enfermo, al que acaricia con delicadeza  y con el que incluso, al fin, consigue hablar de sus sueños. En este sentido, la conversación final con el padre sería justamente el reverso de la que también en una película reciente, Call me by your name, mantiene el joven protagonista con su padre.

Tierra de Dios es, pues, una hermosísima historia no solo sobre los vínculos de los humanos con la naturaleza, no solo sobre la pasión entre dos hombres que llegan a sentirse los dos últimos seres en la Tierra, sino también sobre lo liberador que es para nosotros asumir nuestra fragilidad y, por tanto, nuestras dependencias. O, lo que es lo mismo, descubrir y superar eso que Almudena Hernando denominó tan acertadamente “la fantasía de la individualidad”.  Porque solo así la tierra de Dios puede convertirse en el único cielo que podemos habitar en vida.





Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …