Ir al contenido principal

ALANIS: Una pretty woman sin su Richard Gere.

El cine está lleno de representaciones edulcoradas de las mujeres prostituidas. Ahí están desde Irma la dulce a Pretty woman para demostrarlo, por no hablar de la tramposa y brutalmente machista Princesas de Fernando León de Aranoa. La crítica feminista Pilar Aguilar han analizado con bisturí violeta estas representaciones y a ellas me remito. Véase por ejemplo el trabajo que aparece en el volumen coordinado por Laura Nuño y Ana de Miguel, titulado Elementos para una crítica del sistema prostitucional (Comares, 2017). En esta narrativa, la prostitución es contemplada por supuesto al margen de las relaciones de género, sin ningún tipo de valoración crítica sobre el sujeto masculino que la demanda y, en el mejor de los casos, desde una mirada paternalista que incluso rodea a estas prácticas de una aureola hasta romántica.

Por eso es tan de agradecer que una película como Alanis, no casualmente dirigida y escrita por una mujer, Anahí Berneri, huya de esos clichés y nos muestre un retrato absolutamente transparente, y por tanto brutal, de una mujer prostituida, que además es madre, y a la que el espectador acompaña en su peripecia cotidiana de supervivencia. No estamos ante una película militante, en el sentido de que no es evidente en qué posición se sitúa la autora frente a este "sistema prostitucional". Ella se limita, que no es poco, a mostrarnos la rutina de Alanis y así nos pone delante de la mirada las miserias que soporta y arrastra. Es por tanto el espectador el que finalmente habrá de posicionarse.

El relato que construye Berneri prescinde de artificios, de edulcoramientos, de una mirada complaciente, y en pocas escenas, y con detalles muy precisos, nos cuenta mucho del personaje y de sus circunstancias. En este sentido, cómo se nos cuenta su condición de madre, cómo es el espacio (físico y emocional) en el que encuentra refugio,  o, por ejemplo, cómo  la vemos en una escena muy dura tener sexo con un cliente, bastan y sobran para que empaticemos con Alanis y para que tengamos muchas claves desde la que tenemos que enfocar nuestra mirada. Un milagro que solo es posible porque la actriz Sofía Gala Castiglione realiza una interpretación prodigiosa.

Supongo que ésta es de esas películas que casi obligan a un debate posterior en el que me imagino múltiples posiciones. La misma Alanis reivindica que lo suyo es un trabajo e incluso vemos cómo prefiere volver a la calle antes que dedicarse a fregar baños. En mi caso, después de ver esta película nada complaciente, sigo pensando que: 1º) difícilmente es posible hallar dignidad en una práctica que instrumentaliza el cuerpo de un ser humano para satisfacer los deseos de otro, todo ello mediado por el dinero; 2º) que es imposible aislar ese juicio de realidad de un sistema de poder - el patriarcado - y de un marco transnacional de negocio y explotación.  Es decir, cometeríamos un error si para juzgar la prostitución tuviéramos en cuenta historias particulares como la de Alanis. Por más que mujeres como ellas merezcan todo nuestro apoyo para que finalmente se conviertan en seres autónomos y empoderados. Algo que al menos yo no descubro en la mirada herida de Alanis, a la que vemos siempre en manos de hombres que son los que continúan teniendo poder sobre ella. Lo cual genera discriminación, violencia y dolor. O sea, indecencia. La gran cuestión ética que debería plantearse una sociedad que normaliza prácticas en las que existe un binomio jerárquico entre quien explota y la que, incluso creyendo que es libre, sufre la explotación. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…