Ir al contenido principal

ALANIS: Una pretty woman sin su Richard Gere.

El cine está lleno de representaciones edulcoradas de las mujeres prostituidas. Ahí están desde Irma la dulce a Pretty woman para demostrarlo, por no hablar de la tramposa y brutalmente machista Princesas de Fernando León de Aranoa. La crítica feminista Pilar Aguilar han analizado con bisturí violeta estas representaciones y a ellas me remito. Véase por ejemplo el trabajo que aparece en el volumen coordinado por Laura Nuño y Ana de Miguel, titulado Elementos para una crítica del sistema prostitucional (Comares, 2017). En esta narrativa, la prostitución es contemplada por supuesto al margen de las relaciones de género, sin ningún tipo de valoración crítica sobre el sujeto masculino que la demanda y, en el mejor de los casos, desde una mirada paternalista que incluso rodea a estas prácticas de una aureola hasta romántica.

Por eso es tan de agradecer que una película como Alanis, no casualmente dirigida y escrita por una mujer, Anahí Berneri, huya de esos clichés y nos muestre un retrato absolutamente transparente, y por tanto brutal, de una mujer prostituida, que además es madre, y a la que el espectador acompaña en su peripecia cotidiana de supervivencia. No estamos ante una película militante, en el sentido de que no es evidente en qué posición se sitúa la autora frente a este "sistema prostitucional". Ella se limita, que no es poco, a mostrarnos la rutina de Alanis y así nos pone delante de la mirada las miserias que soporta y arrastra. Es por tanto el espectador el que finalmente habrá de posicionarse.

El relato que construye Berneri prescinde de artificios, de edulcoramientos, de una mirada complaciente, y en pocas escenas, y con detalles muy precisos, nos cuenta mucho del personaje y de sus circunstancias. En este sentido, cómo se nos cuenta su condición de madre, cómo es el espacio (físico y emocional) en el que encuentra refugio,  o, por ejemplo, cómo  la vemos en una escena muy dura tener sexo con un cliente, bastan y sobran para que empaticemos con Alanis y para que tengamos muchas claves desde la que tenemos que enfocar nuestra mirada. Un milagro que solo es posible porque la actriz Sofía Gala Castiglione realiza una interpretación prodigiosa.

Supongo que ésta es de esas películas que casi obligan a un debate posterior en el que me imagino múltiples posiciones. La misma Alanis reivindica que lo suyo es un trabajo e incluso vemos cómo prefiere volver a la calle antes que dedicarse a fregar baños. En mi caso, después de ver esta película nada complaciente, sigo pensando que: 1º) difícilmente es posible hallar dignidad en una práctica que instrumentaliza el cuerpo de un ser humano para satisfacer los deseos de otro, todo ello mediado por el dinero; 2º) que es imposible aislar ese juicio de realidad de un sistema de poder - el patriarcado - y de un marco transnacional de negocio y explotación.  Es decir, cometeríamos un error si para juzgar la prostitución tuviéramos en cuenta historias particulares como la de Alanis. Por más que mujeres como ellas merezcan todo nuestro apoyo para que finalmente se conviertan en seres autónomos y empoderados. Algo que al menos yo no descubro en la mirada herida de Alanis, a la que vemos siempre en manos de hombres que son los que continúan teniendo poder sobre ella. Lo cual genera discriminación, violencia y dolor. O sea, indecencia. La gran cuestión ética que debería plantearse una sociedad que normaliza prácticas en las que existe un binomio jerárquico entre quien explota y la que, incluso creyendo que es libre, sufre la explotación. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…