Ir al contenido principal

ALANIS: Una pretty woman sin su Richard Gere.

El cine está lleno de representaciones edulcoradas de las mujeres prostituidas. Ahí están desde Irma la dulce a Pretty woman para demostrarlo, por no hablar de la tramposa y brutalmente machista Princesas de Fernando León de Aranoa. La crítica feminista Pilar Aguilar han analizado con bisturí violeta estas representaciones y a ellas me remito. Véase por ejemplo el trabajo que aparece en el volumen coordinado por Laura Nuño y Ana de Miguel, titulado Elementos para una crítica del sistema prostitucional (Comares, 2017). En esta narrativa, la prostitución es contemplada por supuesto al margen de las relaciones de género, sin ningún tipo de valoración crítica sobre el sujeto masculino que la demanda y, en el mejor de los casos, desde una mirada paternalista que incluso rodea a estas prácticas de una aureola hasta romántica.

Por eso es tan de agradecer que una película como Alanis, no casualmente dirigida y escrita por una mujer, Anahí Berneri, huya de esos clichés y nos muestre un retrato absolutamente transparente, y por tanto brutal, de una mujer prostituida, que además es madre, y a la que el espectador acompaña en su peripecia cotidiana de supervivencia. No estamos ante una película militante, en el sentido de que no es evidente en qué posición se sitúa la autora frente a este "sistema prostitucional". Ella se limita, que no es poco, a mostrarnos la rutina de Alanis y así nos pone delante de la mirada las miserias que soporta y arrastra. Es por tanto el espectador el que finalmente habrá de posicionarse.

El relato que construye Berneri prescinde de artificios, de edulcoramientos, de una mirada complaciente, y en pocas escenas, y con detalles muy precisos, nos cuenta mucho del personaje y de sus circunstancias. En este sentido, cómo se nos cuenta su condición de madre, cómo es el espacio (físico y emocional) en el que encuentra refugio,  o, por ejemplo, cómo  la vemos en una escena muy dura tener sexo con un cliente, bastan y sobran para que empaticemos con Alanis y para que tengamos muchas claves desde la que tenemos que enfocar nuestra mirada. Un milagro que solo es posible porque la actriz Sofía Gala Castiglione realiza una interpretación prodigiosa.

Supongo que ésta es de esas películas que casi obligan a un debate posterior en el que me imagino múltiples posiciones. La misma Alanis reivindica que lo suyo es un trabajo e incluso vemos cómo prefiere volver a la calle antes que dedicarse a fregar baños. En mi caso, después de ver esta película nada complaciente, sigo pensando que: 1º) difícilmente es posible hallar dignidad en una práctica que instrumentaliza el cuerpo de un ser humano para satisfacer los deseos de otro, todo ello mediado por el dinero; 2º) que es imposible aislar ese juicio de realidad de un sistema de poder - el patriarcado - y de un marco transnacional de negocio y explotación.  Es decir, cometeríamos un error si para juzgar la prostitución tuviéramos en cuenta historias particulares como la de Alanis. Por más que mujeres como ellas merezcan todo nuestro apoyo para que finalmente se conviertan en seres autónomos y empoderados. Algo que al menos yo no descubro en la mirada herida de Alanis, a la que vemos siempre en manos de hombres que son los que continúan teniendo poder sobre ella. Lo cual genera discriminación, violencia y dolor. O sea, indecencia. La gran cuestión ética que debería plantearse una sociedad que normaliza prácticas en las que existe un binomio jerárquico entre quien explota y la que, incluso creyendo que es libre, sufre la explotación. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…