Ir al contenido principal

120 PULSACIONES POR MINUTO: La lucha personal (política) por la dignidad

Rodada como si fuera un documental, 120 pulsaciones por minuto no solo nos recrea con rigor periodístico, y sin renunciar a la emoción, un momento clave en la historia del movimiento LGTBI, sino que también es un magnífico ejemplo de cómo los derechos humanos se traducen en la lucha de los más débiles frente a los poderosos. La película de Ruben Campillo podría servirme perfectamente para explicarle a mi alumnado qué significa la dignidad humana, los derechos ligados a ella y, lo que es más importante, cómo las conquistas de aquélla se han realizado siempre a través de luchas en las que se han sumado dos factores esenciales: lo personal se ha hecho político y el "nosotros" se ha superpuesto al sujeto singular. 

Con un abuso de las imágenes de las asambleas en las que el colectivo ActUp- París trataba a principios de los 90 poner en evidencia la pasividad de los gobernantes y los intereses perversos de la industria farmacéutica ante el avance galopante del SIDA, la película nos muestra también lo complejo, y apasionante, que es construir una democracia deliberativa.  Y por supuesto las enormes dificultades que siempre un débil, incluso en un régimen de libertades, tiene frente a aquellos que controlan las maquinarias del poder, sea político, económico o científico.

Lo más acertado de la película no es solo cómo nos muestra con ese carácter casi documental un momento histórico y la lucha de un colectivo, sino cómo esa peripecia política se entremezcla con lo personal para demostrarnos que lo que estaba en juego eran vidas y, junto a ellas, claro, la liberación de un colectivo que sufrió entonces un episodio más en su larga historia de estigmatización. La historia de amor que viven dos de los jóvenes activistas, uno de ellos infectado por el SIDA y el otro lleno de temores ante la amenaza, sirve de contrapunto a la tensión colectiva y permite al espectador empatizar con el sufrimiento de quiénes se sienten víctimas no solo de una enfermedad sino también de unos poderes que son incapaces de mirarlos frente a frente. Una historia de amor que está rodada con la complicidad de una cámara que nos retrata a dos seres frágiles, atemorizados, necesitados de sentirse uno parte del otro, aunque de alguna manera sean conscientes del doloroso final que les aguarda. Una historia que nos dibuja además con ternura cómo el amor, esa palabra tan manoseada, se traduce finalmente en una cadena de afectos y cuidados. 


Arropada por una envolvente banda sonora, tan política también como lo es la voz de Jimmy Somerville cantando a principios de los 90, 120 pulsaciones por minuto debería ser de visión obligatoria en cualquier centro educativo y no digamos en cualquier titulación universitaria en la que se trabaje sobre el concepto de Derechos Humanos. Sería la mejor manera de hacer entender qué significa proteger la igual dignidad de todos y de todas, además de poner de manifiesto, por si a estas alturas a alguien le queda alguna duda, que el libre desarrollo de nuestra afectividad y sexualidad es parte esencial de nuestra identidad. Y que la libertad de nuestros deseos danzando bajo mil luces de colores, tal y como vemos a hacer a los protagonistas de esta necesaria película cuando se relajan de la presión de su militancia, es la mayor fiesta que como seres humanos podemos gozar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …