Ir al contenido principal

120 PULSACIONES POR MINUTO: La lucha personal (política) por la dignidad

Rodada como si fuera un documental, 120 pulsaciones por minuto no solo nos recrea con rigor periodístico, y sin renunciar a la emoción, un momento clave en la historia del movimiento LGTBI, sino que también es un magnífico ejemplo de cómo los derechos humanos se traducen en la lucha de los más débiles frente a los poderosos. La película de Ruben Campillo podría servirme perfectamente para explicarle a mi alumnado qué significa la dignidad humana, los derechos ligados a ella y, lo que es más importante, cómo las conquistas de aquélla se han realizado siempre a través de luchas en las que se han sumado dos factores esenciales: lo personal se ha hecho político y el "nosotros" se ha superpuesto al sujeto singular. 

Con un abuso de las imágenes de las asambleas en las que el colectivo ActUp- París trataba a principios de los 90 poner en evidencia la pasividad de los gobernantes y los intereses perversos de la industria farmacéutica ante el avance galopante del SIDA, la película nos muestra también lo complejo, y apasionante, que es construir una democracia deliberativa.  Y por supuesto las enormes dificultades que siempre un débil, incluso en un régimen de libertades, tiene frente a aquellos que controlan las maquinarias del poder, sea político, económico o científico.

Lo más acertado de la película no es solo cómo nos muestra con ese carácter casi documental un momento histórico y la lucha de un colectivo, sino cómo esa peripecia política se entremezcla con lo personal para demostrarnos que lo que estaba en juego eran vidas y, junto a ellas, claro, la liberación de un colectivo que sufrió entonces un episodio más en su larga historia de estigmatización. La historia de amor que viven dos de los jóvenes activistas, uno de ellos infectado por el SIDA y el otro lleno de temores ante la amenaza, sirve de contrapunto a la tensión colectiva y permite al espectador empatizar con el sufrimiento de quiénes se sienten víctimas no solo de una enfermedad sino también de unos poderes que son incapaces de mirarlos frente a frente. Una historia de amor que está rodada con la complicidad de una cámara que nos retrata a dos seres frágiles, atemorizados, necesitados de sentirse uno parte del otro, aunque de alguna manera sean conscientes del doloroso final que les aguarda. Una historia que nos dibuja además con ternura cómo el amor, esa palabra tan manoseada, se traduce finalmente en una cadena de afectos y cuidados. 


Arropada por una envolvente banda sonora, tan política también como lo es la voz de Jimmy Somerville cantando a principios de los 90, 120 pulsaciones por minuto debería ser de visión obligatoria en cualquier centro educativo y no digamos en cualquier titulación universitaria en la que se trabaje sobre el concepto de Derechos Humanos. Sería la mejor manera de hacer entender qué significa proteger la igual dignidad de todos y de todas, además de poner de manifiesto, por si a estas alturas a alguien le queda alguna duda, que el libre desarrollo de nuestra afectividad y sexualidad es parte esencial de nuestra identidad. Y que la libertad de nuestros deseos danzando bajo mil luces de colores, tal y como vemos a hacer a los protagonistas de esta necesaria película cuando se relajan de la presión de su militancia, es la mayor fiesta que como seres humanos podemos gozar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…