Ir al contenido principal

CARMEN OLMEDO, AL SUR


Mientras que Pedro y Pablo exhibían sus egos por la Carrera de San Jerónimo, y daban una muestra más de cómo han convertido la política en un espectáculo mediocre, una calle con nombre de mujer se inauguraba en el sur de nuestra ciudad. Sin duda el mejor lugar para ubicar la memoria de Carmen Olmedo Checa. Porque las mujeres siempre han sido el Sur del Sur, las vulnerables entre los vulnerables, una condena contra la que Carmen se rebeló convirtiendo su lucha feminista en compromiso político. Un compromiso que le llevó a pelear para que ellas dejaran de ser las "idénticas" y se convirtieran en las "iguales".
En esta ciudad de imposibles diálogos, de omnipotencias eclesiásticas y contrarreformas en procesión, y de izquierdas que parecen avergonzarse de ser fieles a sus convicciones, es más que una buena noticia que al otro lado del río, en esa orilla durante tanto tiempo invisible, permanezca el nombre de quien abrió tantos caminos. De una de esas mujeres, la mayoría de ellas anónimas, que tanto pelearon para que sus hijas pudieran gozar de las libertades y oportunidades que ellas no tuvieron. Las que en tiempos nada fáciles tuvieron muy claro que sin ellas la democracia no era tal y que la verdadera transición de este país pasaba necesariamente por superar las férreas estructuras patriarcales que durante décadas habían amparado Estado, Iglesia y Varón. Una labor, la de Carmen y la de tantas mujeres, que continúa siendo invisible en los manuales y en las crónicas. Y ya sabemos que lo que no se nombra no existe. O lo que es lo mismo: lo que convertimos en silencio acaba favoreciendo a los poderosos.
En esta época de perversas alianzas entre neoliberalismo y patriarcado, en la que la realidad nos demuestra cada día que no basta con la igualdad formal y que la mano masculina continúa siendo la que mece el poder, necesitamos recuperar y dar valor a la genealogía feminista. A esa larga cadena de mujeres que deberíamos tener presentes para hacer posible al fin el cambio de un orden político, cultural y económico que provoca tantas injusticias. Que continúa haciendo cada vez más grandes las distancias entre el Norte y el Sur, entre los que capitalizan las cláusulas favorables del contrato y los que sufren nuevas formas de servidumbre. De ahí que el nombre de Carmen Olmedo, como si fuera el banderín que desafía los vientos del Norte, tenga no solo la connotación de merecido homenaje sino también el enorme valor de recordarnos cuánto queda por hacer. Sabedoras y sabedores de que las conquistas no son irreversibles y que de que hay que estar siempre alerta frente a quienes bajo el disfraz de la libertad no tienen reparos en sacrificar la igualdad.
El lenguaje, que siempre ha sido un arma de los poderosos, ha insistido en lo negativo que es "perder el norte". De hecho, con relativa frecuencia se les ha recriminado a las mujeres esa pérdida de rumbo o, lo que es lo mismo, su incapacidad para autodeterminarse racionalmente. Hoy, sin embargo, deberíamos invertir los términos: es decir, el objetivo debería ser perder el Norte y ganar el Sur. Esa otra orilla en la que siempre estuvieron ellas. Y desde ahí, desde ese Sur combativo y soleado, pletórico de convicciones y armado con las herramientas éticas del feminismo, deberíamos (re)conquistar las ciudades. First we take Manhattan, then we take Berlin.
En Córdoba, desde hace unos días, tenemos una guía para esa aventura al otro lado del río. En ese Sur durante décadas olvidado, desde el que es posible mirar la otra orilla con el coraje de una mujer que no se conformó con el cielo limitado de su patio. Desde ahí deberíamos empezar a derribar fronteras, empezando por la que todavía hoy insiste en dividir jerárquicamente la Humanidad en dos mitades.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba
Lunes, 4 de abril de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/carmen-olmedo-sur_1030572.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…