Ir al contenido principal

CARMEN OLMEDO, AL SUR


Mientras que Pedro y Pablo exhibían sus egos por la Carrera de San Jerónimo, y daban una muestra más de cómo han convertido la política en un espectáculo mediocre, una calle con nombre de mujer se inauguraba en el sur de nuestra ciudad. Sin duda el mejor lugar para ubicar la memoria de Carmen Olmedo Checa. Porque las mujeres siempre han sido el Sur del Sur, las vulnerables entre los vulnerables, una condena contra la que Carmen se rebeló convirtiendo su lucha feminista en compromiso político. Un compromiso que le llevó a pelear para que ellas dejaran de ser las "idénticas" y se convirtieran en las "iguales".
En esta ciudad de imposibles diálogos, de omnipotencias eclesiásticas y contrarreformas en procesión, y de izquierdas que parecen avergonzarse de ser fieles a sus convicciones, es más que una buena noticia que al otro lado del río, en esa orilla durante tanto tiempo invisible, permanezca el nombre de quien abrió tantos caminos. De una de esas mujeres, la mayoría de ellas anónimas, que tanto pelearon para que sus hijas pudieran gozar de las libertades y oportunidades que ellas no tuvieron. Las que en tiempos nada fáciles tuvieron muy claro que sin ellas la democracia no era tal y que la verdadera transición de este país pasaba necesariamente por superar las férreas estructuras patriarcales que durante décadas habían amparado Estado, Iglesia y Varón. Una labor, la de Carmen y la de tantas mujeres, que continúa siendo invisible en los manuales y en las crónicas. Y ya sabemos que lo que no se nombra no existe. O lo que es lo mismo: lo que convertimos en silencio acaba favoreciendo a los poderosos.
En esta época de perversas alianzas entre neoliberalismo y patriarcado, en la que la realidad nos demuestra cada día que no basta con la igualdad formal y que la mano masculina continúa siendo la que mece el poder, necesitamos recuperar y dar valor a la genealogía feminista. A esa larga cadena de mujeres que deberíamos tener presentes para hacer posible al fin el cambio de un orden político, cultural y económico que provoca tantas injusticias. Que continúa haciendo cada vez más grandes las distancias entre el Norte y el Sur, entre los que capitalizan las cláusulas favorables del contrato y los que sufren nuevas formas de servidumbre. De ahí que el nombre de Carmen Olmedo, como si fuera el banderín que desafía los vientos del Norte, tenga no solo la connotación de merecido homenaje sino también el enorme valor de recordarnos cuánto queda por hacer. Sabedoras y sabedores de que las conquistas no son irreversibles y que de que hay que estar siempre alerta frente a quienes bajo el disfraz de la libertad no tienen reparos en sacrificar la igualdad.
El lenguaje, que siempre ha sido un arma de los poderosos, ha insistido en lo negativo que es "perder el norte". De hecho, con relativa frecuencia se les ha recriminado a las mujeres esa pérdida de rumbo o, lo que es lo mismo, su incapacidad para autodeterminarse racionalmente. Hoy, sin embargo, deberíamos invertir los términos: es decir, el objetivo debería ser perder el Norte y ganar el Sur. Esa otra orilla en la que siempre estuvieron ellas. Y desde ahí, desde ese Sur combativo y soleado, pletórico de convicciones y armado con las herramientas éticas del feminismo, deberíamos (re)conquistar las ciudades. First we take Manhattan, then we take Berlin.
En Córdoba, desde hace unos días, tenemos una guía para esa aventura al otro lado del río. En ese Sur durante décadas olvidado, desde el que es posible mirar la otra orilla con el coraje de una mujer que no se conformó con el cielo limitado de su patio. Desde ahí deberíamos empezar a derribar fronteras, empezando por la que todavía hoy insiste en dividir jerárquicamente la Humanidad en dos mitades.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba
Lunes, 4 de abril de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/carmen-olmedo-sur_1030572.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…