Ir al contenido principal

LOS MÚLTIPLES DESEOS

KIKI, EL AMOR SE HACE
Paco León, 2016


Una de las protagonistas de la última película de Paco León reconoce que Madrid no es tan moderno como parece. Yo diría que no solo Madrid sino todo el país que habitamos. Aunque creamos que la transición a una democracia nos ha hecho definitivamente "avanzados", seguimos arrastrando el peso terrible de una educación moral que durante siglos, y de manera muy severa durante el franquismo, ha convertido los deseos en sinónimo de pecado. Hemos hecho una revolución sexual solo a medias, entendida en términos masculinos y claramente heternormativos.  Es decir, aún no hemos sido capaces de conjugar en plural las apetencias carnales, los juegos de la piel y la intensidad de los afectos. Todo ello bajo una apariencia de modernidad que solo parecen creerse los que leen suplementos dominicales de periódicos supuestamente "guays" y "progres".

El gran cierto de Kiki es precisamente revelarnos, con forma de comedia milimétricamente medida y luminosamente vitalista, cómo los deseos son necesariamente plurales y cómo por tanto nuestro gran objetivo, para lograr ser medianamente felices, debería ser reconocerlos y disfrutarlos. Rompiendo así con la larga tradición de la culpa, la redención y la penitencia. La película de Paco León, cuya mirada clara nos demuestra que en él reside un hombre poliédrico y artista, es el mejor antídoto contra las contrarreformas eclesiásticas, los dogmas lanzados desde los púlpitos y la hipócrita moral de una sociedad que se cree más moderna de lo que realmente es. Una apuesta que además el director hace desde la ternura y muy lejos de la chabacanería o el mal gusto. En este sentido, pareciera mentira que Tele 5 la haya producido.

Con un reparto en estado de gracia, y en el que todas y todos cumplen a la perfección con el personaje que les ha tocado en suerte, Kiki es una llamada al disfrute, a la libertad maravillosa de las pieles, al juego incesante de los besos, a la superación de una visión estrecha de los afectos y de las necesidades que hacen que seamos mitad humanos/mitad animales. Seres que deseamos. Y en la película de Paco León, afortunadamente, también ellas desean y luchan por los deseos. No son meros objetos. Son mujeres, menos mal, capaces de guiarse por lo que sienten y necesitan, y no solo objetos contemplados en función de los deseos masculinos.

Como decía mi añorado Joaquín Herrera, hace falta una política revolucionaria del deseo. Una política que empiece por el reconocimiento de la diversidad y que siga por el goce compartido de las diferencias. Esa sería la verdadera democracia. La que sabe a jugos de fruta, pieles ardientes y amores que vienen y van. Siempre en gerundio. Haciendo el amor, gozando del sexo, jugando contigo. En fin, la verbena siempre nueva en la que es posible la ternura, el éxtasis y, por qué no, el amor que nada tiene que ver con el que nos venden los cuentos de hadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…