Ir al contenido principal

LOS MÚLTIPLES DESEOS

KIKI, EL AMOR SE HACE
Paco León, 2016


Una de las protagonistas de la última película de Paco León reconoce que Madrid no es tan moderno como parece. Yo diría que no solo Madrid sino todo el país que habitamos. Aunque creamos que la transición a una democracia nos ha hecho definitivamente "avanzados", seguimos arrastrando el peso terrible de una educación moral que durante siglos, y de manera muy severa durante el franquismo, ha convertido los deseos en sinónimo de pecado. Hemos hecho una revolución sexual solo a medias, entendida en términos masculinos y claramente heternormativos.  Es decir, aún no hemos sido capaces de conjugar en plural las apetencias carnales, los juegos de la piel y la intensidad de los afectos. Todo ello bajo una apariencia de modernidad que solo parecen creerse los que leen suplementos dominicales de periódicos supuestamente "guays" y "progres".

El gran cierto de Kiki es precisamente revelarnos, con forma de comedia milimétricamente medida y luminosamente vitalista, cómo los deseos son necesariamente plurales y cómo por tanto nuestro gran objetivo, para lograr ser medianamente felices, debería ser reconocerlos y disfrutarlos. Rompiendo así con la larga tradición de la culpa, la redención y la penitencia. La película de Paco León, cuya mirada clara nos demuestra que en él reside un hombre poliédrico y artista, es el mejor antídoto contra las contrarreformas eclesiásticas, los dogmas lanzados desde los púlpitos y la hipócrita moral de una sociedad que se cree más moderna de lo que realmente es. Una apuesta que además el director hace desde la ternura y muy lejos de la chabacanería o el mal gusto. En este sentido, pareciera mentira que Tele 5 la haya producido.

Con un reparto en estado de gracia, y en el que todas y todos cumplen a la perfección con el personaje que les ha tocado en suerte, Kiki es una llamada al disfrute, a la libertad maravillosa de las pieles, al juego incesante de los besos, a la superación de una visión estrecha de los afectos y de las necesidades que hacen que seamos mitad humanos/mitad animales. Seres que deseamos. Y en la película de Paco León, afortunadamente, también ellas desean y luchan por los deseos. No son meros objetos. Son mujeres, menos mal, capaces de guiarse por lo que sienten y necesitan, y no solo objetos contemplados en función de los deseos masculinos.

Como decía mi añorado Joaquín Herrera, hace falta una política revolucionaria del deseo. Una política que empiece por el reconocimiento de la diversidad y que siga por el goce compartido de las diferencias. Esa sería la verdadera democracia. La que sabe a jugos de fruta, pieles ardientes y amores que vienen y van. Siempre en gerundio. Haciendo el amor, gozando del sexo, jugando contigo. En fin, la verbena siempre nueva en la que es posible la ternura, el éxtasis y, por qué no, el amor que nada tiene que ver con el que nos venden los cuentos de hadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…