Ir al contenido principal

PERSONAS

El párroco de San Eutropio, en Paradas, ha vuelto a dar una lección sobre como la Iglesia Católica, al menos en lo que respecta a sus estructuras de poder, continúa fiel a la masculinidad heteronormativa y, por tanto, considerando la homosexualidad como un pecado. Con exquisita fidelidad a la hipocresía de la moral judeo--cristiana, el sacerdote Francisco Javier Aranda argumenta que el verdadero problema de Alejandro, un utrerano de 30 años, para ser padrino del bautizo de su sobrina no es tanto su orientación sexual sino la "exhibición pública" de la misma. De esta manera, el cura vuelve a confirmar la sacralidad del armario, ese espacio en el que permanecen tantos católicos y me temo que tantos jerarcas, de espaldas a lo que ya son conquistas irreversibles en cuanto al reconocimiento y visibilidad de las múltiples opciones afectivas y sexuales del ser humano.
Precisamente para luchar contra ese tipo de actitudes y comportamientos, desgraciadamente aún habituales en sociedades solo "formalmente igualitarias", ha nacido en Córdoba el colectivo Personas. Tratando de cubrir el vacío de esta ciudad en cuanto a asociaciones o grupos que trabajen específicamente en estos temas, y frente a los intentos mercantilizadores de una causa que es de derechos y no de intereses, un grupo de mujeres y hombres nos hemos reunido con el horizonte de superar la tolerancia y abrazar el reconocimiento. Convencidas y convencidos de que la humanidad es plural en deseos y que, por tanto, sobran las etiquetas y los ejes binarios que nos atrapan en el círculo vicioso de lo masculino versus lo femenino. Somos conscientes de lo mucho que se ha avanzado en la última década, sobre todo en el plano legislativo y de las políticas públicas, pero también de todo lo que queda por construir y, sobre todo, de las muchas amenazas que acechan en estos tiempos de penosas alianzas entre neoliberalismo y heteropatriarcado. Pensamos que todavía debemos transformar muchos de los elementos del orden cultural y simbólico que nos nutre cada día. De ahí que uno de nuestros principales objetivos sea incidir en todos y cada uno de los ámbitos socializadores del individuo, muy especialmente en el estrictamente educativo, con la intención de afirmar y reafirmar que la igualdad no es otra cosa que el reconocimiento de las diferencias.
En una ciudad tan armarizada como Córdoba, tan hipotecada por los lastres católicos y por las complicidades silenciosas, tan homófoba y machista a derecha y a izquierda, tan esclava de esa moral perversa de las buenas costumbres y la apariencia, es urgente que la diversidad se incorpore al espacio público. Que sea visible y política, sin que ello suponga hacerla deudora de los intereses partidistas e institucionales. Personas nace como un espacio desvinculado de siglas, pero comprometido firmemente con la res publica. Con los discursos y las narraciones que nos perfilan como ciudadanos y ciudadanas. Con las acciones y las luchas que reclaman justicia para las y los más vulnerables. De ahí que nos sintamos tan partícipes de las reivindicaciones feministas o, por ejemplo, de las que se hacen eco de la discriminación de las personas transexuales.
Personas pretende superar el voluntarismo bondadoso del arco iris y poner su granito de arena para que esta ciudad, y a ser posible la provincia entera, asuma que la dignidad y la autonomía pasan también por los afectos y la sexualidad. Lo cual implica el reconocimiento y la garantía de nuevos derechos como la identidad de género o de nuevas realidades como las que desbordan el modelo familiar heteronormativo. Ahora bien, por encima de todos esos objetivos éticos y políticos, queremos también ser un espacio de acogida y acompañamiento, de ternura y de celebraciones, de afinidades electivas y de palabras compartidas. Desde el que superar las perversidades del gueto y desde el que tejer redes de ciudadanía. Es decir, todo lo contrario a lo que supone ese armario que tanto parece gustarle al párroco de Paradas.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba
Lunes,  30 de noviembre de 2015
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/personas_1002557.html


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…