Ir al contenido principal

CONTRA EL NEOLIBERALISMO SEXUAL

El último libro de la profesora Ana de Miguel, Neoliberalismo sexual, nos interpela directamente a nosotros -“Agradeceríamos a nuestros hermanos, los hombres, que se sentaran a pensar quiénes son, qué hace la sociedad patriarcal con ellos y qué quieren llegar a ser, que plantaran cara a lo que el sistema espera de ellos”- , tras haberse preguntado “dónde está el hombre nuevo”. Esa es una de las conclusiones a las que llega la filósofa feminista tras haber reflexionado sobre la perversión de un momento histórico en el que vivimos “sociedades formalmente igualitarias” pero en las que asistimos a una permanente reproducción de las relaciones de poder propias del patriarcado.
Un orden cultural y simbólico que se ha convertido, siguiendo la brillante categorización de Alicia Puleo, en un “patriarcado por consentimiento”, es decir, en un orden que propicia la aceptación de la desigualdad mediante la socialización diferencial encubierta, las arraigadas prácticas discriminatorias en el mercado laboral y la difusión de mitos patriarcales a través de los medios de comunicación. Esta suma de factores ha visto potenciadas sus negativas consecuencias en un momento en el que, con el pretexto de la crisis económica y la "necesidad" de políticas de austeridad, se está abriendo la puerta a una cada vez más descarada discriminación, directa e indirecta, de la mitad de la Humanidad.
El subtítulo del libro, El mito de la libre elección, nos sitúa ante la clave a la que pretende dar respuesta la autora, que no es otra que la conversión de una aparente libertad “en igualdad de condiciones” en la justificación perversa de la prórroga de un sistema sexo/género que continúa situando a las mujeres en inferioridad de condiciones.

Por más que muchas de ellas se crean libres hasta para equivocarse y por más que algunos nos hagan creer interesadamente que hemos alcanzado la plena igualdad. La libertad que no atiende a los condicionantes estructurales, y que por tanto permanece ciega a la subordiscriminación que sufren las mujeres, se ha convertido en el lazo perfecto que suma las prepotencias del mercado con los poderes masculinos. Un contexto en el que asistimos a la vuelta del rosa y del azul, es decir, a una socialización diferenciada en razón del sexo y en el que el mercado continúa convirtiendo, ahora con más radicalidad que nunca, el cuerpo de las mujeres en cuerpos disponibles para ser usados, disfrutados o maltratados por la mitad masculina.
Ana de Miguel analiza tres ámbitos en los que en la actualidad no solo se prorrogan, sino que incluso se potencian, los esquemas patriarcales: el amor, el sexo y la prostitución. Este triángulo de la virilidad hegemónica continúa frenando la autonomía de las mujeres, cosificándolas y haciéndolas parte de relaciones en las que falta reciprocidad. Todo ello mientras aumentan los discursos que justifican ciertas prácticas en nombre de una pretendida liberación sexual -que responde a los intereses del varón como sujeto dominante– y que incluso justifican la prostitución identificándola como una mera prestación de servicios. De esta manera, y como dice Celia Amorós, el cuerpo de las mujeres continúa siendo el libro abierto donde se inscriben las reglas del patriarcado.
La autora analiza como las niñas siguen siendo marcadas por razón de su sexo desde que nacen – los agujeros en las orejas para los pendientes, el apellido paterno en el nombre– y como sus compañeros varones se socializan, sin que se produzca ruptura entre los valores que reciben en la adolescencia y los que se espera de ellos en la edad adulta, en los itinerarios clásicos de la masculinidad tradicional. De esta manera, continuamos alimentando el binomio masculino/femenino, la lógica de la complementariedad y las relaciones de poder que durante siglos han definido las subjetividades masculina y femenina. Precisamente por ello es necesario, como bien hace la autora, analizar de dónde venimos y cómo el feminismo se ha ido construyendo históricamente no solo como un movimiento reivindicativo sino también como una propuesta crítica del orden establecido.
Justo en unos momentos en los que sometemos a crítica unos sistemas democráticos tan imperfectos, en los que aparecen nuevos movimientos sociales (que sin embargo en cuestiones de género se parecen tanto a los viejos) y en los que muchos sentimos la necesidad de transformar radicalmente nuestra manera de construirnos y relacionarnos, tanto en lo privado como en lo público, es más necesario que nunca analizar con perspectiva de género lo que está pasando y lo que nos está pasando. Ello supone reaccionar frente a las posiciones neomachistas y por supuesto frente a los privilegios masculinos. Porque, como bien concluye Ana de Miguel en el último capítulo, “sin conocer y debatir la visión feminista del ser humano, no puede haber una transformación social profunda, capaz de cambiar el rumbo desbocado de esta crisis social”
Lo que hemos de evitar en todo caso es que, como ha pasado en tantos momentos de la historia, las mujeres vuelvan a ser las grandes traicionadas en los procesos que se abren en búsqueda de mayor justicia y de mejores garantías de los derechos fundamentales del individuo. De ahí que, el feminismo, que mucho más que una teoría, o que un movimiento de lucha, o que una llave para sumar energías y crear redes, es un auténtico “estilo de vida”, deba convertirse en la herramienta esencial para mejorar no solo la vida de las mujeres, sino de toda la comunidad.
Algo de lo que deberíamos tomar buena nota los varones que hace tiempo que tendríamos que habernos posicionado como cómplices y compañeros de las que, por ejemplo, por el simple hecho de ser mujeres comparten el riesgo de sufrir todo tipo de violencias. Debería ser pues una exigencia ética consustancial a nuestro corazón de demócratas. De ahí que la respuesta  a la invitación final de Ana admita solo una respuesta posible. El “¡Ven con nosotras!” con el que se cierra este necesario libro ha de llevarnos a asumir, no solo como pancarta, sino también como vivencia personal y ciudadana, que solo desde la igualdad sustancial de mujeres y hombres será posible una “democracia avanzada”. Lo contrario supondrá hacerle el juego cómplice a la despiadada alianza de neoliberalismo y  patriarcado, la cual insiste en hacernos creer que las mujeres son libres incluso para continuar sometidas a los dictados del patriarca.
Neoliberalismo sexual, El mito de la libre elecciónAna de Miguel, Madrid, Cátedra, 2015. 352 páginas. 17,99 euros.
PUBLICADO EN BLOG MUJERES EL PAÍS, 4 DE NOVIEMBRE DE 2015:
http://blogs.elpais.com/mujeres/2015/11/neoliberalismo-sexual-el-mito-de-la-libre-elecci%C3%B3n.html#more


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…