Ir al contenido principal

EMPODERAMIENTO FEMINISTA...DESPUÉS DEL 7N

El feminismo me ha regalado y me regala muchas cosas todos los días. De entrada, me ha aportado una visión mucho más completa, y por tanto real, del ser humano, de la vida, del planeta, de lo que soy y de lo que me gustaría ser. Por otra parte, me ha "amueblado la cabeza" con saberes que entiendo que cada día me hacen no sé si más sabio pero sí más consciente, más humano, más rebelde. Y, lo más importante, el feminismo me ha permitido encontrarme a lo largo de estos años con gente valiosísima, sobre todo, claro está, con grandes mujeres de las que aprendo cada día, con las que me gusta compartir dudas e inquietudes, alegrías e interrogantes, camino al andar y batallas que nos hacen más fuertes. El feminismo, que no es solo una teoría política, o un movimiento social, sino que acaba siendo una auténtica forma de vida, me ha hecho ser, creo, mejor persona, un hombre con las raíces más firmes y las ramas como alas. Ha acabado siendo como esa vitamina que tomo cada mañana y que me hace no solo ver las cosas con unas "gafas violetas" sino que también me impulsa hacia ese horizonte en el que, ojalá, desaparezcan tantas injusticias que a tantos, y sobre todo a tantas, hacen débiles y vulnerables.

Gracias al feminismo he aprendido y he vivido la enorme "gracia", en el sentido espiritual del término, de conceptos como "empoderamiento". Y eso fue precisamente lo que sentí ayer en Madrid, en ese reguero de emociones cálidas que supuso la marcha contra las violencias machistas. Sentí que me sentía parte de un sujeto, el Nosotras del feminismo, en el que entiendo que cabemos todas las personas que creemos en la igualdad. La real, no la formal del (neol)liberalismo que nos continúa haciendo desiguales. Y ese es precisamente la gran reivindicación que yo extraería del día de ayer, la que se debe prorrogar en las semanas y meses siguientes, y no digamos en la cita electoral del 20 de diciembre.

Lo que ayer se demostró en las calles de Madrid, pese a que parte de los poderes establecidos (véase por ejemplo la prensa de hoy) quieran seguir sin verlo, es que la democracia sin las mujeres no es democracia, que la desigualdad es la que genera violencia y que las injusticias de género son injusticias que deberían hacernos rebelarnos a todas y a todos. Y que ese horizonte, tan amplio, tan apasionante, tan sencillo y complejo a la vez, es el propio del feminismo.

Hoy han seguido asesinando a mujeres, los noticieros han seguido centrados en las peripecias del nacionalismo catalán y en las ocurrencias de Albert Rivera para regenerar nuestra democracia. Parece que todo siguiera igual, cuando todo debería ser distinto. La energía del 7N no debería quedar en un mero recordatorio de quienes la vivimos, en una fotografía interesada de algunos líderes que nunca hablan de igualdad de género, en una red gigantesca que se creó para un día y luego acabó difuminada. El gran reto, nuestro gran reto, es mantener esa red de militancias feministas, ese esfuerzo y esa lucha nacida directamente de la sociedad civil, ese impulso que tantas y tantas mujeres de la geografía española llevan años atesorando. Un impulso que si no se convierte en derechos de ciudadanía será como el azucarillo que se disuelve en el café.

Fue emocionante sentir delante, detrás, al lado, tantas voces cómplices. Tantos cuerpos de mujeres, y de hombres también, cada vez más hombres,  y de tantos y tantas jóvenes. Gritando contra un machismo que mata y contra un orden, el patriarcal, que sigue provocando víctimas en todo el mundo, a todas horas, cada minuto que pasa. Esa emoción política debería ahora transformarse en compromiso cívico, en apuesta prioritaria de la agenda pública, en revulsivo transformador de una democracia que no merece tal nombre si ellas siguen teniendo dificultades para ejercer la ciudadanía de manera plena. Si ellas, por el simple hecho de ser mujer, son potenciales víctimas de todo tipo de violencias. Por eso, como suele pasar en estas mareas que nos sacuden las tripas, lo más importante es el día después. Hoy y mañana. En memoria de las que ya no están. Por honestidad democrática con las que nunca nos deben faltar en el futuro.


Fotografías: Octavio Salazar

Publicado en The Huffington Post:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/empoderamiento-feminista-_b_8508658.html?utm_hp_ref=spain

Citado por Carles Francino en su columna de "La ventana" del 9 de noviembre de 2015:
http://cadenaser.com/programa/2015/11/09/la_ventana/1447062769_842893.html

Comentarios

  1. MUCHAS GRACIAS POR HABLAR DEL FEMINISMO DESDE LA MASCULINIDAD, no la hegémónica opresora y violenta, sino la de HOMBRES DE CARNE Y HUESO que no nos "toleran" ni "permiten" nada sino que nos quieren libres y humanas: personas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…