Ir al contenido principal

TRUMAN, EL PLANETA MASCULINO

La anterior película de Cesc Gay, la más que interesante Una pistola en cada mano, fue un auténtico retrato de una generación de hombres que, en pleno siglo XXI, estamos viviendo el desconcierto de unos tiempos en los que ya empieza a desencajar el referente de una masculinidad hegemónica en el que todos nosotros nos habíamos socializado. De alguna manera, aunque desde mi punto de vista a gran distancia de Una pistola..., Truman viene a ser una continuación de aquellas historias. Es decir, los personajes que interpretan Ricardo Darín y Javier Cámara bien podrían haber protagonizado una de las historias "de hombres" que Gay puso ante el espejo de su propio fracaso. Sin embargo, lo que en aquella película a mí me pareció brillante, tanto que como he escrito en otro lugar creo que bien podría ser un tratado del desconcierto del sujeto viril en el siglo XXI, en esta ocasión se vuelve mucho más plano, sentimentaloide y sin la capacidad incisiva que mostraba la anterior película del director catalán. En aquella ocasión, y frente a unos hombres desarmados, aparecían mujeres autónomas, inteligentes, libres y con más capacidad para gestionar sus vidas. En Truman, sin embargo, las mujeres apenas existen y cuando aparecen lo hacen de manera devaluada o muy secundaria. Por lo tanto, no sé si el director pretendía hacer un análisis de las masculinidades a partir de la relación de amistad de dos hombres, pero si ese era su finalidad lo ha hecho en el contexto de una historia planteada y contada con los mimbres del patriarcado. Es decir, con una mirada exclusiva y brutalmente masculina, en la que parece olvidarse que vivimos en un contexto relacional y, sobre todo, en una sociedad en la que, por muy importantes que sigamos siendo nosotros, ellas ya no son - o mejor, no deberían ser - los personajes secundarios. 

Lo mejor del reencuentro durante 4 días de dos viejos amigos que vuelven a verse cuando uno de ellos, Julián (interpretado con su solvencia y hondura habitual por Ricardo Darín) se enfrenta a una enfermedad terminal, es como se nos muestra la incapacidad que seguimos teniendo los hombres para expresarnos emocionalmente, para comunicarnos desde la vulnerabilidad y para reconocer que la fragilidad nos hace seres dependientes. Algo que el personaje que interpreta Javier Cámara, a enorme distancia de Darín y para mí siempre con muchas carencias expresivas, pone en evidencia. Sin embargo, su amigo, tal vez porque su cercano final le hace ponerse el mundo por montera, es capaz, aunque nos siempre, de dejarse llevar por lo que siente y no tanto por lo que piensa. Su racionalidad de machito - recordemos que el fue un galán cinematográfico y que en los escenarios representa al Valmot de "Las amistades peligrosas" - se ha ido agrietando, debilitando, como consecuencia de sentirse físicamente derrotado. Frente a él, su amigo es incapaz de generar una corriente empática, de compartir palabras y de desnudarse. Es Julián el que tiene que pedirle que no lo deje dormir solo y es Julián el que en un gesto de socorro esa noche le acerca la mano para que se la agarre mientras duerme. Aunque tampoco Julián sea capaz de abrir el corazón con su hijo, con el que no ha sabido articular una relación sostenible, de paternidad presente y no basada en los silencios y en los sobreentendidos.

Estos dos hombres parecen vivir en un mundo en el que solo importan sus discursos, sus problemas y su visión de mundo y de la vida. A su alrededor, y digo bien, a su alrededor, que no con ellos, hay mujeres, pero parecen satélites dando vueltas al planeta que representan dos hombres incapaces de reconocer que la verdadera enfermedad no es el cáncer sino su discapacidad emocional. Una discapacidad que han  podido cultivar porque siempre han tenido cerca mujeres encargadas de mantener los vínculos que ellos no pueden sostener (la ex de Julián que es la que consigue gestionar lo doloroso del momento con el hijo de ambos, la prima de Julián que es como siempre una cuidadora y que además da placer sexual al amigo, la mujer de éste a la que ni vemos ni importa que exista, la novia del hijo que parece una conquista "francesa" de la que presumir).  En ese mundo viril los que de verdad importan son hombres: el veterinario, el médico, el encargado de la funeraria, el productor de teatro. La vecina se encarga de cuidar el perro, la exmujer de cuidar al hijo, la prima de llevarle las medicinas y de mantener vivos los vínculos. 

En el relato de Julián y Tomás ellas no merecen confianza ni otorgan seguridad. Cuando Julián sueña prefiere que lo rescate su padre, su madre lo haría mal, a destiempo, impuntual, mejor no contar con ella. Cuando busca un adoptante para su perro, las mujeres candidatas, porque solo son ellas, aparecen más como una amenaza (sobre todo el personaje que encarna Susi Sánchez) que como una garantía de que sepan cuidar correctamente de Truman. Lo cual es sin duda la gran paradoja perversa en una narrativa que precisamente parece partir de que el rol femenino es precisamente ese: cuidar, acompañar, estar disponibles.

La película se sostiene gracias al poderío de Ricardo Darín, a años luz de un Javier Cámara que nunca logra transmitirme la hondura de sus personajes, y a un guión que tiene las dosis adecuadas de comedia para no convertir en apabullante el drama que subyace en la historia. Que insisto, no es tanto la enfermedad de Julián sino la pérdida de rumbo de unos hombres que desde niños aprendieron a no desarrollar sus afectos, a no asumir sus vulnerabilidades y a no crear, con las mujeres y con otros hombres, relaciones basada en la necesidad de reconocerse y abrazarse. De hecho, en la última noche que podrían haber pasado juntos, Tomás acaba follando con la prima de Julián. Como buen hombre, es incapaz de vaciarse emocionalmente con el amigo y sustituye ese imperativo por el de vaciarse físicamente con la chica dispuesta que encuentra al lado. La misma que compra medicinas, que se preocupa por su primo y de la que apenas nada sabemos de su vida, porque no importa. Aquí lo que importan son ellos, y el perro claro. Truman es la metáfora de cómo los hombres acabamos entendiéndonos mejor con los animales que las mujeres. Algo de lo que ellas obviamente no son las culpables. Tal vez deberíamos empezar por asumir que más nos valdría parecernos algo más a los perros...


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…