Ir al contenido principal

MODO CONTEMPORÁNEO

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 6 de julio de 2015

En esta nuestra querida ciudad, aunque me imagino que no suceden cosas muy distintas en otras de similar tamaño y características, llevamos décadas, siglos diría yo, intentando conciliar el pasado que a veces es un lastre con un presente que apenas consigue asomarse al futuro. Además de nuestra particular tendencia a convertirnos en víctimas y a fustigarnos, seguimos de alguna manera prisioneros del dilema que supone sentirnos orgullosos de un patrimonio histórico y cultural que nos define y, al mismo tiempo, tener la valentía de mirar otros mundos. Esta permanente tensión nos hace perder mucho tiempo y energías, contribuye a alimentar las guerras tribales y nos sitúa casi de forma perenne en la indefinición que caracteriza a nuestro modelo de ciudad. Aunque tal vez, como demuestran los últimos acontecimientos marianos y festivos, la bulla, como bien explicaba hace unos días mi admirado Angel Ramírez, haya terminado por convertirse en elemento que nos dé un sello con el que distinguirnos en este mundo en el que todos parecen luchar por las pernoctaciones y los contratos basura. Miedo me da que esa propuesta alcance el valor de definitiva porque sería justo lo contrario a lo que siempre soñé que debería ser Córdoba, es decir, un lugar de diálogos y encuentros, de efervescencia creativa y de reconocimiento del otro. Tres horizontes que, me temo, difícilmente hallan cobijo en las colas de los patios, en las devociones cofrades o en las noches blancas, ruidosas y algo catetas con las que pretendemos levantar cabeza. Todo ello con el debito respeto a Sting o Bob Dylan, megastars de un Festival que cada vez se parece más, salvando las distancias, a una edición de luxe del "Qué tiempo tan senil" de la Campos.
Menos mal que en este desierto cordobés de vez en cuando van surgiendo oasis que rompen las líneas rectas, iniciativas sobre las que acabo preguntándome como es posible que aparezcan en una ciudad tan cruel con sus hijos e hijas, pequeñas ventanas que se abren para que entre algo de aire que no huela a incienso. Mucho más de un año lleva ya rompiendo esa monotonía una experiencia tan atípica entre nosotros como El Arsenal, a la que ahora se suma, después de tantos y tantos obstáculos, la apertura de La Pérgola como un espacio en el que se va a intentar, espero que con éxito, que confluyan otras energías y experiencias. Entre medias, casi deberíamos señalar como un milagro, me temo que no realizado por alguno de los muchos cristos o de las muchas vírgenes que casi semanalmente pasean por nuestras calles, la apertura de ese lugar que es mucho más que una librería y que responde al comprometido nombre de La república de las letras. Una pequeña gran república en la que es posible al fin recuperar el pulso cívico que representan los libros y la fuerza reconstituyente de un café hecho al hervor de las palabras.
En este bochornoso comienzo de julio, en el que a fin una alcadesa se atreve a hacer realidad en las estancias municipales el mandato del artículo 16 de la Constitución, es posible por tanto ir sumando los pequeños grandes regalos que nos ofrece esta Córdoba tan siniestra a veces pero tan luminosa otras. Admiro y aplaudo la valentía de las mujeres y hombres que se han lanzado a la aventura de Modo, como envidio la coherencia de la bibliotecaria Ana o el arrojo de quienes hacen de El Arsenal un lugar donde siempre está pasando algo. Seguro, además, de que existen otras muchas personas agazapadas, invisibles, escondidas tal vez, que podrían sumar miradas contemporáneas y músculo transgresor a esta ciudad que tanto lo necesita. Es el momento pues de salir del armario y reconocer que también aquí es posible habitar el siglo XXI. Demostremos pues que, además del modo cofrade, en Córdoba caben otros modos de entendernos, de disfrutarnos y de, al fin, multiplicar cultura y alegría

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…