Ir al contenido principal

DEL REVÉS: Una hermosa exaltación del orden (patriarcal)

Siempre el mensaje transmitido por las películas de la factoría Disney ha sido tremendamente conservador y especialmente reaccionario si las analizamos desde una perspectiva de género. La incorporación de Pixar en los últimos años ha dado lugar a algunas de las obras más bellas del cine de animación de todos los tiempos pero la ideología ha permanecido prácticamente intacta. La última producción de John Lasseter para la compañía no es una excepción. Inside out, traducida entre nosotros como Al revés, vuelve a ser una bellísima película, en la que los guionistas han tejido una hábil historia sobre el funcionamiento de las emociones y en la que brillantez formal del producto nos deja deslumbrados, aún a riesgo de que pasemos por alto el mensaje que se nos sigue enviando desde la pantalla.

El viaje al interior de la mente de una preadolescente, bajo una apariencia de rotunda contemporaneidad y con la ayuda inestimable de una impecable factura técnica, se convierte en pretexto, una vez más, para incidir en el que siempre ha sido el mensaje de Disney. Es decir, la exaltación del orden establecido, la defensa de los valores tradicionales y, muy especialmente, de la estructura – económica, política, cultural – que representa la familia. Del periplo por lo que se supone que es un permanente conflicto entre las emociones de Riley, una niña que entronca con toda la larga tradición de chicas desvalidas de la factoría, por más que nos  la sitúen en un contexto aparentemente moderno y despojada de tules, podemos extraer varias conclusiones que nos sitúan en un discurso más racio que antiguo. Desde la presunción de que dejarse llevar por las emociones es negativo para la estabilidad del ser humano a la invisibilidad de cualquier atisbo de “racionalidad” que contrarreste los excesos de lo que sentimos, pasando por unos patrones que inciden en la división de lo masculino frente a lo femenino, Inside out parece hecha más en aquellos años previos a que Betty Friedam se preguntara por “el mal que no tiene nombre” y que tan vulnerables y heridas dejaba a las mujeres.

Sería interesante que Pixar hiciera ahora el experimento de situar como protagonista de la historia a un chico en lugar de la tierna y sensible Riley y así poder confirmar si Lasseter y compañía entienden que ellas y nosotros nos guiamos de manera distinta ante las complejidades de la vida. Al revés lo que nos muestra es la peripecia, más o menos sofisticada, de una chica extremadamente “femenina”, con emociones descontroladas y que necesita que la salven. De hecho, no falta, aunque sea ciertamente caricaturizado, el novio admirador de la protagonista que acaba convertido en un singular héroe sin el que fallaría el desenlace de la aventura.

El sistema sexo/género ilustrado insistentemente por las películas de Disney, tal y como se analiza en numerosas monografías,   vuelve a brillar en esta producción milimétricamente pensada para el éxito. El dibujo del padre y la madre de Riley se ajustan con precisión pluscuamperfecta al binomio hombre proveedor/mujer cuidadora y, con él, a todos los demás que siguen hoy articulando el patriarcado, incluido el monopolio de la autoridad por un hombre que la detenta en lo público y en lo privado. Ellas, sin embargo, siguen viviendo para él, no tanto para ellas mismas. De hecho, no sabemos nada sobre el trabajo o profesión de la madre, si es que la tiene, más allá de ser la mantenedora de los vínculos afectivos del trío. Además se subraya como madre e hija deben hacer un esfuerzo – incluso con sonrisas  - para que el padre/proveedor se sienta respaldado afectivamente en un momento complicado de su vida laboral. Es ésta la que por supuesto condiciona y determina  la de las dos mujeres de la película, las cuales podrían ser perfectas protagonistas de una película americana de los 50, como el padre podría haber sido interpretado por un heroico James Stewart.

La división entre lo masculino y lo femenino se pone además en evidencia en el que constituye uno de los momentos más burdamente machistas de la película: ese en el que vemos como se enfrentan  las emociones de la madre – todas ellas, por supuesto, femeninas – a las del padre, las cuales parecen sacadas de un manual de cómo responder a la virilidad entendida como un imperativo categórico. Tampoco hay que olvidar que por supuesto el Miedo y el Asco son masculinos, por más que este último se represente con una chica-brócoli, y que la Ira es un irascible varón. No habría estado mal por ejemplo jugar a la confusión de sexos y a la disociación masculino/femenino en los conceptos... y en las emociones.

Y, por supuesto, como no podía ser menos en una película Disney la proclamación de la familia heteronormativa, faltaría más,  como el bastión de la felicidad del individuo o, lo que es lo mismo, como sostén del modelo en el que la productora lleva siglos obteniendo dividendos. Todo lo que supone ruptura con ese orden, libertad contra las fronteras que nos esclavizan, provoca efectos horrorosos, genera confusión y caos, lleva al desmoronamiento de la personalidad de una chica que parece enseñarnos que es bueno controlar las emociones, no dejarse llevar por ellas y ajustarse siempre a los patrones en que se nos socializa y que no son otros que los de la familia como transacción entre la patria y el patriarcado.

Inside out es pues una lúdica, hermosa y contundente exaltación del orden establecido, y al que sin miedo alguno debemos poner los adjetivos patriarcal y capitalista. Algo que se presagia en el corto que la antecede, Lava, que es toda una glorificación del amor romántico y del poco sentido que tiene la vida sin nuestra “media naranja”. Todo ello al ritmo de una canción que hace subir los niveles de azúcar de cualquier espectador, sea diabético o no. Divertimento sí, brillante sin duda, pero con un tufillo que nos demuestra que para Pixar el tiempo parece seguir moviéndose de acuerdo con el reloj que un día diseñó, y no sabemos si congeló, Walt Disney.

Publicado en THE HUFFINGTON POST, día 2 de agosto 2015:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/del-reves-una-hermosa-exa_b_7894764.html?utm_hp_ref=spain


Comentarios

  1. No puedo estar más en desacuerdo, pero el caso es buscarle siempre tres pies al gato...

    ResponderEliminar
  2. Aquí un artículo que dice exactamente lo contrario "Inside Out Is a Universal Tale With a Feminist Kick: The Subtle but Powerful Feminist Message at the Heart of Inside Out"

    http://www.slate.com/blogs/xx_factor/2015/06/22/pixar_s_inside_out_riley_is_a_feminist_hero.html

    "Feminist themes are trendy right now in pop culture. Frequently, they're laid out in broad strokes with easy heroes and easy (sexist) villains, in movies as diverse as Frozen and Mad Max: Fury Road. I enjoy a fantasy of girl power conquering menacing patriarchal creeps as much as the next gal. But I was also refreshed by Inside Out's subtle, villain-free narrative about a girl overcoming some pernicious but subtle gender training to find a truer version of herself. "

    ResponderEliminar
  3. Es tu humilde opinion colega, pero te equivocas de lleno.la cosa es siempre criticar....pues claro que somos distintos hombres y mujeres!!! En pensamientos y en muchas cosas,lo importante es aceptarnos, respetarnos y compenetrarnos, el error es pensar que somos iguales, porque asi nunca avanzaremos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Octavio, gracias por la crítica, nos ha gustado mucho tu análisis. Tanto que hemos decidido publicar el enlace en nuestro blog luzdeluciernagas.com Nos has ahorrado la penosa tarea de ver otra película más de Disney-Pixar. :-)
    Si quisieras que publiquemos alguna otra crítica en nuestro blog, cuenta con nosotras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias a todos y a todas por vuestros comentarios, y por el debate generado, que es de lo que se trata... Y gracias a Luz de Luciérnagas por la publicación en vuestro blog.

      Eliminar
  5. No puedo estar más en desacuerdo.
    Te adjunto este link en la que aporto mi visión de esta estupenda película sobre emociones.
    http://www.elsolrevista.com/la-esencia-de-la-pelicula-inside-out-del-reves/
    Gracias por tu atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esperanza. Obviamente cada espectador/a ve una película distinta y de este cruce de miradas brota un rico debate.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…