Ir al contenido principal

FEMINISMOS Y MASCULINIDADES



"Feminismos, género y masculinidades'. Es el título del curso de verano que vamos a celebrar en La Rábida (Huelva), del 20 al 22 de julio del presente año bajo el patrocinio de la Universidad Internacional de Andalucía. El interés de curso radica en primer lugar en el propio tema, que constituye --o debe constituir-- uno de los centros del debate intelectual y político en la dirección hacia una sociedad inclusiva, igualitaria, paritaria, liberada de todo tipo de discriminaciones sexistas, raciales, clasistas y respetuosa de la diversidades étnicas, culturales, religiosas, de género, sin desembocar en desigualdades.

Es un curso en el que participamos especialistas en las diferentes disciplinas que se ocupan de los estudios de género: ciencias sociales y políticas, filosofía, derecho, teología, historia, ciencia, etc. con un largo recorrido intelectual, una intensa actividad docente, una extenso curriculum bio-bibliográfico y una larga historia de militancia en los movimientos sociales, sobre todo en el feminista. Somos cuatro hombres y cuatro mujeres --paridad-- que venimos trabajando las cuestiones de género desde hace varias décadas y que hemos empezado a hacerlo de manera coordinada. Es la mejor garantía para poder avanzar al unísono en el discurso de la igualdad de género y en la praxis transformadora de la sociedad.
No podemos quedarnos en la foto fija del feminismo de los orígenes, ni siquiera en la del siglo XX, aun cuando no podemos desconocer y dejar de valorar los hitos fundamentales en la historia del feminismo. Por eso, el curso es también un programa a medio y largo plazo en el que vamos a analizar los más importantes desafíos que plantean los diferentes feminismos a la cultura, a la sociedad, a la ciencia, al arte, a la vida académica, a la filosofía, a las ciencias sociales. Pero también los desafíos que el nuevo paradigma cultural, los cambios sociales, las transformaciones económicas y las revoluciones científicas plantean a los feminismos.
No vamos a quedarnos en el debate académico, que limitaría sobremanera el interés y la participación. Bajaremos a la vida cotidiana, a la arena política, a las relaciones sociales, a los conflictos provocados por el patriarcado, a las resistencias del neoliberalismo frente a las luchas feministas, a las diferentes formas de violencia de género, a los nuevos climas culturales, a las plurales identidades sexuales, etc. El feminismo es una revolución incruenta que, lejos de alimentar las crecientes desigualdades actuales, lucha contra dichas desigualdades y trabaja por la integración social de los sectores más vulnerables de la sociedad. La perspectiva de género debe compaginarse con otras perspectivas como la intercultural, la interreligiosa, la poscolonial, etc. Y todo en sintonía con los movimientos sociales que luchan por otro mundo posible donde quepamos todas y todos.
El curso supone un avance sobre otras actividades similares en torno a los feminismos en dos campos temáticos, que queremos destacar de manera muy especial: las masculinidades y el análisis de las religiones desde la perspectiva de género.
Las masculinidades no son ajenas al discurso de género, pero no se encuentran en el centro del debate. Nosotros queremos colocarlas en el centro a través de un análisis crítico de las masculinidades hegemónicas --tanto las religiosas como las sociales--, que están en la base del patriarcado y de la propuesta de nuevas masculinidades no opresivas abiertas a valores éticas que no discriminen a las mujeres. El feminismo y las cuestiones de género no son asuntos solo de mujeres, sino que afectan a hombres y a mujeres. Por eso es necesario --urgente, diríamos-- la incorporación de los hombres a la reflexión teórica feminista y a las luchas por la emancipación y la igualdad.
Las religiones son el último y muy influyente bastión del patriarcado social. Por eso creemos necesario elaborar una teoría crítico--feminista de las religiones como condición necesaria para de--construir, y no reproducir por más tiempo, el discurso sagrado androcéntrico y la organización patriarcal religiosa en la sociedad, e incorporar las tradiciones igualitarias y emancipatorias de las religiones a los discursos de género y a las prácticas feministas.

Texto: Juan José Tamayo y Octavio Salazar
Publicado en Diario Córdoba, 16-7-2015:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/feminismos-masculinidades_975761.html
Fotografía: CALIGRAFÍA, de Alex Francés

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…