Ir al contenido principal

FEMINISMOS Y MASCULINIDADES



"Feminismos, género y masculinidades'. Es el título del curso de verano que vamos a celebrar en La Rábida (Huelva), del 20 al 22 de julio del presente año bajo el patrocinio de la Universidad Internacional de Andalucía. El interés de curso radica en primer lugar en el propio tema, que constituye --o debe constituir-- uno de los centros del debate intelectual y político en la dirección hacia una sociedad inclusiva, igualitaria, paritaria, liberada de todo tipo de discriminaciones sexistas, raciales, clasistas y respetuosa de la diversidades étnicas, culturales, religiosas, de género, sin desembocar en desigualdades.

Es un curso en el que participamos especialistas en las diferentes disciplinas que se ocupan de los estudios de género: ciencias sociales y políticas, filosofía, derecho, teología, historia, ciencia, etc. con un largo recorrido intelectual, una intensa actividad docente, una extenso curriculum bio-bibliográfico y una larga historia de militancia en los movimientos sociales, sobre todo en el feminista. Somos cuatro hombres y cuatro mujeres --paridad-- que venimos trabajando las cuestiones de género desde hace varias décadas y que hemos empezado a hacerlo de manera coordinada. Es la mejor garantía para poder avanzar al unísono en el discurso de la igualdad de género y en la praxis transformadora de la sociedad.
No podemos quedarnos en la foto fija del feminismo de los orígenes, ni siquiera en la del siglo XX, aun cuando no podemos desconocer y dejar de valorar los hitos fundamentales en la historia del feminismo. Por eso, el curso es también un programa a medio y largo plazo en el que vamos a analizar los más importantes desafíos que plantean los diferentes feminismos a la cultura, a la sociedad, a la ciencia, al arte, a la vida académica, a la filosofía, a las ciencias sociales. Pero también los desafíos que el nuevo paradigma cultural, los cambios sociales, las transformaciones económicas y las revoluciones científicas plantean a los feminismos.
No vamos a quedarnos en el debate académico, que limitaría sobremanera el interés y la participación. Bajaremos a la vida cotidiana, a la arena política, a las relaciones sociales, a los conflictos provocados por el patriarcado, a las resistencias del neoliberalismo frente a las luchas feministas, a las diferentes formas de violencia de género, a los nuevos climas culturales, a las plurales identidades sexuales, etc. El feminismo es una revolución incruenta que, lejos de alimentar las crecientes desigualdades actuales, lucha contra dichas desigualdades y trabaja por la integración social de los sectores más vulnerables de la sociedad. La perspectiva de género debe compaginarse con otras perspectivas como la intercultural, la interreligiosa, la poscolonial, etc. Y todo en sintonía con los movimientos sociales que luchan por otro mundo posible donde quepamos todas y todos.
El curso supone un avance sobre otras actividades similares en torno a los feminismos en dos campos temáticos, que queremos destacar de manera muy especial: las masculinidades y el análisis de las religiones desde la perspectiva de género.
Las masculinidades no son ajenas al discurso de género, pero no se encuentran en el centro del debate. Nosotros queremos colocarlas en el centro a través de un análisis crítico de las masculinidades hegemónicas --tanto las religiosas como las sociales--, que están en la base del patriarcado y de la propuesta de nuevas masculinidades no opresivas abiertas a valores éticas que no discriminen a las mujeres. El feminismo y las cuestiones de género no son asuntos solo de mujeres, sino que afectan a hombres y a mujeres. Por eso es necesario --urgente, diríamos-- la incorporación de los hombres a la reflexión teórica feminista y a las luchas por la emancipación y la igualdad.
Las religiones son el último y muy influyente bastión del patriarcado social. Por eso creemos necesario elaborar una teoría crítico--feminista de las religiones como condición necesaria para de--construir, y no reproducir por más tiempo, el discurso sagrado androcéntrico y la organización patriarcal religiosa en la sociedad, e incorporar las tradiciones igualitarias y emancipatorias de las religiones a los discursos de género y a las prácticas feministas.

Texto: Juan José Tamayo y Octavio Salazar
Publicado en Diario Córdoba, 16-7-2015:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/feminismos-masculinidades_975761.html
Fotografía: CALIGRAFÍA, de Alex Francés

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…