Ir al contenido principal

CARMELA, LA MAESTRA

CONDUCTA
Ernesto Daranas, CUBA 2014

Solo por ver el rostro de la actriz Alina Rodríguez merece la pena ver esta pequeña gran película cubana. Ella interpreta a Carmela, una maestra que lucha por mantener la dignidad en un contexto tan complicado como el de la Cuba actual. La relación con Chala, el alumno de 11 años que vive en un contexto familiar desestructurado y violento, es la prueba de fuego que le hará luchar, como ha hecho durante toda su vida, por defender sus convicciones. Por mantenerse fiel a su pasión de maestra que entiende que a través de la educación es posible cambiar el mundo, alimentar la libertad, acabar con las esclavitudes de todo tipo.

Conducta es una de esas películas que te reconcilian con el poder del cine como espacio no solo de historias sino también de lecturas morales, éticas mejor dicho. Debería ser de visión obligatoria en todas las Facultades de Ciencias de la Educación y, por supuesto, en cualquier clase, si las hubiera, de Educación para la Ciudadanía. Su lección no por obvia es simple: solo a través de la educación, entendida tal y como lo hace el personaje de Carmela, es posible cambiar determinadas estructuras sociales y culturales. Es la educación el arma democrática por excelencia, la que permite igualar a los desiguales, la que hace equivalentes la dignidad de todos los individuos. Y para que la educación cumpla ese papel necesita no solo de recursos materiales sino también humanos. Personas como Carmela que vivan la educación no como una profesión, sino como un oficio casi artesanal, como una filigrana capaz de incidir como un bisturí ético sobre el cuerpo y el alma de los discentes. Como una militancia política, sí, política, en la medida que supone incidir en los factores políticos que nos convierten en ciudadanos y ciudadanas.

Conducta nos trae la luminosidad decadente de La Habana, incluso los olores y los colores de una isla que pese a todo mantiene su dignidad, los rostros de tantos niños y niñas que nos interpelan mirando al futuro, las violencias del sistema sobre todos y  muy especialmente sobre tantas mujeres. En ese escenario emerge el rostro de Carmela como un horizonte ético al que agarrarnos, un junco salvaje, un pilar que no se quiebra frente a los envites del destino. La abuela soñada por Chala, el niño protagonista, y la maestra que cualquier habría deseado tener. Carmen, Carmela, como mi abuela que nunca pudo ir a la escuela.






Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…