Ir al contenido principal

¿LA PRIMERA ALCALDESA FEMINISTA?

Las fronteras indecisas, Diario Córdoba
Lunes, 22 de junio de 2015

Recuerdo que, cuando mi hijo era pequeño, no lograba identificar el masculino de la palabra alcaldesa. Como tanto en Córdoba como en nuestro pueblo era una mujer la regidora municipal, ni en su imaginario ni en su lenguaje cabía el cargo en masculino. Esta simple anécdota nos demuestra cómo en términos de democracia paritaria es esencial que las mujeres estén, que se las vea ocupando puestos de poder y que, de esa manera, se vayan revisando los paradigmas que durante siglos opusieron masculino y femenino. Ahora bien, la presencia de una mujer en lo público no es garantía de que ejerza de manera distinta el poder, ni mucho de que se comprometa con unas políticas transformadoras desde el punto de vista del género. Podríamos poner muchos ejemplos de mujeres con poder que han seguido las mismas pautas que sus colegas varones y que incluso los han superado en la repetición de los esquemas patriarcales. Un ejemplo muy cercano lo tuvimos en nuestra propia ciudad, en la que su primera alcaldesa, hoy flamante consejera de Cultura, no se caracterizó precisamente ni por sus medidas rompedoras en materia de igualdad ni mucho menos por unos modos alejados de los propios de quienes suelen apoyarse en su testosterona como razón de peso suficiente para la toma de decisiones. En este sentido, el par de ovarios acaba siendo equivalente al par masculino.
Espero que ahora, cuando de nuevo volvemos a tener una mujer a la cabeza del Ayuntamiento, y en una coyuntura que parece favorable para la puesta en práctica de otras estrategias, tengamos la suerte de comprobar cómo una mujer, a la que presumo feminista además de socialista, es capaz de superar lastres y entender que, frente a las jerarquías verticales, el secreto de la mejor política está en la horizontalidad. En una mirada circular desde la que entender que no basta con la ética de la justicia sino que también necesitamos la del cuidado. Es decir, la basada en la empatía, en la solidaridad y en la atención de los demás no concebidos como seres abstractos sino como "otros" concretos. Todo ello desde la asunción de que solo a partir de la justicia social, que implica redistribución y reconocimiento, es posible alcanzar la igualdad real.
Me encantaría comprobar cómo nuestra alcaldesa, y los grupos políticos que la apoyan, se compromete en serio con el feminismo no entendido como una pose políticamente correcta sino como una propuesta política que persigue la emancipación de mujeres y de hombres en condiciones de igualdad. Una auténtica revolución que supone desenmascarar a los jerarcas --políticos, económicos, culturales, religiosos-- y luchar contra todas las formas de opresión. Empezando por la más general y transversal, el género, y continuando por todas las demás que se suman y multiplican la previa.
Solo desde la asunción de esa lógica transformadora, que debería estar presente de manera transversal en todas las políticas locales, podremos construir un nuevo modelo de ciudad. O, lo que es lo mismo, un nuevo modelo de ejercicio del poder y de reconocimiento y participación de las mujeres y los hombres que lo legitimamos democráticamente. Con ese objetivo, me atrevería a recomendarle a nuestra alcaldesa, y a todo su equipo de gobierno, que en las próximas vacaciones rescaten la Autobiografía de una mujer sexualmente emancipada . En ella, Alexandra Kollontai ya tenía claro en 1926 que solo desde la suma de utopías que representan el socialismo y el feminismo es posible darle la vuelta a un modelo, el capitalista, tan empeñado en consolidar y aumentar desigualdades. La búsqueda de la mujer nueva , y paralelamente del hombre nuevo , que Kollontai plantea, debería hoy ser el horizonte de unas democracias heridas. Un reto al que espero que Isabel Ambrosio responda con creces, haciendo posible que en Córdoba nos reconciliemos con el tiempo de la vida y con las potencialidades transformadoras que atesora lo local.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…