Ir al contenido principal

ROMPIENDO TORPEMENTE LAS FRONTERAS DEL GÉNERO

Una nueva amiga
François Ozon, 2014


Nunca ha sido Ozon un director cuyo cine me haya provocado grandes entusiasmos. Tal vez En la casa sea la única película suya que, pese a lo artificioso de la historia y de su narración, logró interesarme y perturbarme algo más. En ese caso los méritos creo que eran más de la obra teatral de Mayorga que le sirvió de base que de la película en sí. El resto de su filmografía me ha dejado indiferente la más de la veces, irritado otras tantas, aunque he de reconocer que en casi todas sus obras hay atisbos de genialidad, grandes interpretaciones y una cierta mirada sobre la sexualidad que pudiera ser uno de los hilos conductores de una obra variada y desconcertante.

Tras una más que discutible Joven y bonita - que sin duda provocaría la reacción más furibunda de cualquier mujer, y de cualquier hombre, convencido sobre la violencia que supone el ejercicio de la prostitución -, ha llegado a nuestras pantallas Una nueva amiga. Una película en la que confluyen todos los vicios del peor Ozon, empezando por la misma indefinición del tono de la narración, de la que no sabemos si es una comedia, un drama o todo lo contrario.  Y eso que la historia que tenía entre manos podría haber dado lugar a una más que interesante reflexión sobre las fronteras del género y sobre la necesidad de romper las barreras que delimitan  lo masculino y lo femenino. Sin embargo, esta historia de deseos cruzados, de travestis y de "confusiones" de género acaba degenerando en una película mal contada, con algunos momentos ciertamente "bochornosos" (y que me han recordado al peor Almodóvar) y que además peca de esos excesos tan propios de cierto cine francés. Es decir, esa cierta complacencia del que se cree un artista y un intelectual capaz de mirar al espectador por encima del hombro, consiguiendo finalmente todo lo contrario, es decir, que sea el espectador el que lo haga descender a lo más hondo de la tierra.

Una historia similar fue resuelta hace unos años con mucha mayor hondura y precisión por Achero Mañas en la a mi parecer poco valorada Todo lo que tú quieras (2010). En ella, el personaje interpretado por Juan Diego Botto, tras la desaparición de su mujer, decide travestirse para que así su hija pequeña no sienta la ausencia de la madre. En la película de Mañas se planteaba toda una reflexión sobre lo absurdo de las divisiones de género y sobre la necesidad de construir nuevas subjetividades en las que la frontera masculino/femenino se diluya en nombre de los libres deseos del individuo. Una superación que ha de suponer por lo tanto también una superación de los márgenes que separan el ejercicio de la paternidad y de la maternidad.

A pesar de las esforzadas interpretaciones de sus actores y actrices, mucho más discutible en el caso de Roman Duris, lo más grave de la película de Ozon es que ética y estética parecen no coincidir nunca, de forma que al final lo pretendidamente novedoso o rompedor de la historia acaba limitado a una mirada ciertamente reductiva y pacata. Más con olor a telecomedia barata que a una intensa creación sobre las identidades sexuales. Algo que recientemente sí que consiguió por ejemplo el brillante Xavier Dolan en su fascinante Lawrence anyways.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…