Ir al contenido principal

CARMEN LEÓN

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 8 de junio de 2015

Durante siglos los hombres nos negamos a reconocer el protagonismo público de las mujeres y su valor como referentes en lo social y en lo político. Ellas eran las idénticas, nosotros los sujetos. De esta manera, nos negamos la posibilidad de aprender de ellas, de reconocer sus capacidades intelectuales y transformadoras, de seguir la estela marcada por quienes fueron socializadas para la empatía y el cuidado. Afortunadamente algunos hombres hace tiempo que nos rebelamos contra esa división sexual de los espacios y las identidades, y empezamos la ardua tarea de deconstruir un orden patriarcal en el que ellas fueron las perdedoras y nosotros los privilegiados. En ese proceso ha sido clave el papel desempeñado por las mujeres feministas que, con su ejemplo, nos han mostrado el camino, al tiempo que nos acogían con el convencimiento de que la lucha por la igualdad debe ser compartida entre ellas y nosotros.
Una de esas mujeres ha sido y es, sin duda, Carmen León. Para todos los que hemos tenido la suerte de conocerla, y de compartir con ella militancia y rebeldías, Carmen ha sido todo un ejemplo de ética cívica y de compromiso político. Un modelo, aunque estoy seguro que a ella no le gusta esta palabra, para una ciudadanía tan huérfana de referentes que nos sirvan de cauce y de aliento en la a veces penosa tarea de avanzar en democracia y en justicia social. Su trabajo como portavoz de la Plataforma cordobesa contra la violencia a las mujeres, al que ahora pone lo que imagino será un punto y aparte más que un punto y final, nos ha enseñado a muchas y a muchos la necesidad del feminismo como lógica emancipadora, la virtualidad de las redes como herramienta de lucha contra las desigualdades y la urgencia de poner en práctica otros métodos de ejercer el poder y gestionar los conflictos. Su propia evolución personal, en la que se fueron sumando admirablemente creencias y convicciones, es el mejor ejemplo de cómo deberíamos pasar de ser meros consumidores a ciudadanos.
En estos tiempos de revoluciones lentas pero imparables, de escenarios políticos en los que aparecen nuevas voces y en los que nos ilusionamos con la esperanza de nuevos métodos, y en los que al fin empezamos a vislumbrar mujeres con poder dispuestas a ejercerlo de manera diversa a los hombres, son más necesarias que nunca ciudadanas como Carmen. Su trayectoria y su verbo serían los mejores protagonistas de una clase de Educación para la Ciudadanía. Su ánimo permanente y su sonrisa emprendedora, la mejor vitamina para quienes a veces nos sentimos desamparados en un mundo que parece empeñado en resucitar al patriarca.
Aunque me consta que ella es una señora poco dada a los protagonismos y las portadas, Carmen merecería ser aplaudida como una de las cordobesas de la década. Ella ha sido un eslabón más, pero imprescindible, en la larga cadena de mujeres luchadoras. Un abrazo siempre abierto para cualquiera dispuesto a sumar energías contra la violencia machista. En fin, una luz con la que iluminar las oscuras habitaciones de tantas casas, ese lugar donde ella logró descubrir su cuarto propio y desde el que entendió que todas las mujeres deberían tener derecho a disfrutarlo. Un cuarto que ahora tantas mujeres jóvenes no parecen valorar desde el espejismo de igualdad que las hace creer que ya todas las batallas están ganadas. Espero que su testigo llegue a las manos de quienes ahora deberían entender que las conquistas en materia de derechos nunca son irreversibles. Un testigo que huele a generosidad, a barrio y a primavera. Violeta como sus pañuelos y bufandas. Corazón feminista de mujer que si no existiera habría que inventarla. La maestra, la compañera, la igual. Una mujer grande de la que deberíamos aprender de una vez por todas que lo personal es político y que sin las mujeres, que son la mitad, la democracia no es democracia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…