Ir al contenido principal

COITUS INTERRUPTUS


Siempre he desconfiado de las personas aparentemente inmaculadas y de la coherencia extrema. Tal vez por eso nunca terminaron de convencerme ni Podemos ni sus satélites, por más que reconozca su capacidad de revulsivo en un momento tan crítico de nuestro panorama político. Por eso no me ha sorprendido del todo que bajo el paraguas de la "nueva política", al más puro estilo de Lampedusa,  hayan acogido tantos discursos y herramientas propios de la "vieja política". Todo eso por no hablar de su visión tan naif del poder y las instituciones. 


Ante unos resultados electorales que han demostrado que, al menos de momento, no son el recambio absoluto de la izquierda que algunos soñaban, su encrucijada es evidente. Entre la imposibildad de formar gobiernos en solitario y el rechazo a pactar con un PSOE al que habían demonizado previamente, su lugar político se vuelve evanescente e impredecible. Quizás porque no han entendido que una cosa es la participación ciudadana en el ámbito no institucional y otra muy distinta la participación en los engranajes del sistema político. Esta última supone ejercicio del poder, asunción de riesgos y responsabilidades, voluntad política transformadora desde dentro con las miradas puestas hacia afuera. Pensar algo distinto invalida de hecho la concurrencia a unas elecciones y la asunción de unas reglas del juego que, en democracia, pueden cambiarse pero habiendo previamente reconocido su vigencia. 

Hoy pues soy un votante de izquierdas decepcionado con la "nueva política", casi tanto o más que con la "vieja". Tan desilusionado con los "sucios" partidos de antes como con los pretendidamente "inmaculados" de ahora. Sintiendo que, como bien escribía hoy Maruja Torres,  se trataba de un acto de amor entre todos y nos merecíamos un "orgasmo social". De momento, en Córdoba, parece que tenemos que conformarnos con el placer siempre limitado de un coitus interruptus.

Columna Radio Córdoba, Cadena Ser, jueves 11 de junio de 2015
http://www.radiocordoba.es/facebook/FIRMA_OCTAVIO_SALAZAR_HXH_11_JUNIO_(2015-06-11).mp3

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…