Ir al contenido principal

LOS PADRES CUIDADORES

Los mayores obstáculos que todavía hoy siguen impidiendo la igualdad efectiva de mujeres y hombres están relacionados con la necesidad de revisar las relaciones entre los espacios públicos y privados, así como con la urgencia de compartir equilibradamente los derechos y responsabilidades que unas y otros hemos tenido tradicionalmente en un pacto social condicionado por el contrato sexual previo. Ello exige, de una parte, incidir en los mecanismos de ejercicio del poder, tanto político como económico, con el objetivo de que las mujeres participen de él en plena igualdad de condiciones con los hombres, además de modificar unos métodos que continúan respondiendo al modelo de racionalidad masculina.
De otra parte, esa transformación de lo público debe ir acompañada de una revisión de los roles que mujeres y hombres hemos asumido históricamente en los espacios privados y, muy especialmente, en lo relacionado con las responsabilidades familiares. Todo ello sumado a la diversidad que encierra el mismo concepto de familia y que, poco a poco, vemos como supera los estrechos márgenes del marco heteronormativo. 
A estas alturas puede parecer una obviedad decir que mientras que las mujeres se han ido incorporado, no sin dificultades, a lo público, los hombres no lo hemos hecho en la misma medida a lo privado. Pero en ocasiones es necesario reiterar lo obvio para poner de manifiesto lo mucho que nos queda por hacer en materia de igualdad de género.

Estos retos pendientes pasan por la suma inevitable de políticas públicas en las que de una vez por todas se apliquen con seriedad el denominado mainstream de géneroy de cambios en las actitudes, comportamientos y referentes que durante siglos han servido para conformar el modelo de la masculinidad hegemónica. En cuanto a las primeras, es urgente que las política de igualdad se planteen como objetivo prioritario la acción sobre nosotros y con nosotros, a través de medidas como los permisos de paternidad personales e intransferibles o, en general, de toda una serie de actuaciones que permitan entender que la conciliación de la vida familiar y laboral no es una responsabilidad de las mujeres sino que debe ser una obligación repartida equilibradamente entre ellas y nosotros.
Ello pasa necesariamente por acciones educativas y socializadoras que sirvan para construir unas subjetividades masculina y femenina alejadas del canon patriarcal. Solo así será posible el ejercicio compartido de autoridad y cuidado en el ámbito de las relaciones familiares. Y solo con estos presupuestos, convertidos en una realidad efectiva y no en un mero deseo, tendrán sentido reclamaciones como la de la custodia compartida de los hijos y las hijas en los casos de separación y divorcio.
Junto a dichas actuaciones políticas, que deben traducirse en normas obligatorias y en dotaciones presupuestarias sin las que la igualdad no pasa de ser un mero discurso, son imprescindibles los procesos mediante los cuales los hombres, todavía hoy educados para ser los héroes y los proveedores, analicemos críticamente nuestro lugar en el mundo y nos planteemos, por ejemplo, qué modelo de paternidad deseamos ejercer.
Un modelo que debería superar el vinculado tradicionalmente al ejercicio de la autoridad, así como a la ausencia propia del hombre volcado en lo público, y que debería proyectarse en el desempeño del papel de cuidador que nuestros padres y abuelos estimaron que no era el suyo. Este objetivo, que sin duda repercutirá en una mayor calidad de las relaciones familiares y en un mayor espacio de las madres para desarrollar sus actividades públicas, nos llevará a tener una experiencia mucho más completa y gozosa de lo que supone ser padre. Sobre todo si aprendemos a manejar y disfrutar de nuestras emociones, si asumimos nuestra vulnerabilidad y si entendemos que la vida, incluida también la responsabilidad que supone cuidar de una vida ajena, es un permanente aprendizaje en el que nadie tiene todas las lecciones aprendidas.
Esa experiencia, estoy seguro, contribuiría además a que nuestra manera de desenvolvernos en lo público, de relacionarnos con los demás o de resolver conflictos respondiera a otros métodos, mucho más pacíficos y empáticos, más conciliadores y menos autoritarios, más emancipadores y democráticos.
La reivindicación pues de unas paternidades cuidadoras no es solo una cuestión personal, sino que también, como lleva siglos enseñándonos el feminismo, es un reto político. Porque con ellas y a través de ellas será posible educarnos en una mayor hondura democrática, en una ética cívica sin la que no es posible construir una convivencia pacífica y mucho menos un contrato en el que mujeres y hombres tengamos las mismas condiciones para pactar.
Siendo mejores padres seremos sin duda mejores maridos, compañeros, amantes y hasta mejores ciudadanos. Y para ello solo nos hace falta cambiar las ausencias por presencias, la autoridad por corresponsabilidad y la razón infalible por ternura dialogante. Ese sería el mejor regalo que le podríamos ofrecer a las madres, a nuestros hijos e hijas y a nosotros mismos. Y solo entonces tendríamos motivos para celebrar un 19 de marzo en el que ya no serían necesarias ni corbatas ni relojes. Porque habríamos deshecho el nudo de la desigualdad y habríamos entendido que no somos los legítimos poseedores de nuestro tiempo y mucho menos del propio de aquellas que siempre entendimos que existían por y para los demás. 



Publicado en BLOG MUJERES EL PAÍS, 19 de marzo de 2015:
http://blogs.elpais.com/mujeres/2015/03/los-padres-cuidadores.html#more

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…