Ir al contenido principal

EL ELECTOR DUBITATIVO

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 16-3-2015

La semana pasada hice el intento de seguir con interés los debates electorales que emitió Canal Sur. No tardé en desconectar de unos monólogos que no me aportaban nada y que atrevería a catalogar como la antítesis de lo que como elector esperaría del necesario juego de seducción de los que aspiran a ser mis representantes. Supongo que como un buen número de andaluces, a menos de una semana de las elecciones me encuentro absolutamente decepcionado ante las ofertas que me ofrecen los partidos, desubicado ante unos discursos que no consiguen superar la altura del ombligo de quien los emite, harto de que me traten como a un menor de edad. Si bien en la democracia de audiencia que soportamos las campañas se apoyan exageradamente en el componente emocional y tienden a remover los rincones más sensibles de la ciudadanía, la andaluza está alcanzando los máximos niveles de irracionalidad, a la cual ayuda obviamente el estado de indignación de unos electores que llevamos años sufriendo no solo una crisis económica sino también política. El máximo ejemplo de esa apelación a la dimensión puramente emocional la constituye sin duda Susana Díaz, ese animal político que ha asumido una posición casi mesiánica, libertadora al más puro estilo latinoamericano y que se empeña en venderse como la única y legítima representante de toda una región. Su gestualidad, sus palabras, su alta voz no son sino subrayados de una personalidad amamantada por los pechos oligárquicos del partido y que a duras penas oculta que pretende vendernos como nuevo lo que ya es viejo. Es decir, su programa sería magnífico si fuera el del partido de la oposición y no del que lleva 30 años gobernando Andalucía. Más de tres décadas, que tanto me recuerdan a México, y que se han apoyado no solo en sus méritos, que los ha habido sin duda, sino mucho más en los deméritos de los contrincantes.
Lo único que pueden traernos de bueno las elecciones del domingo es el mayor pluralismo del Parlamento y esperemos que con él una mayor calidad democrática de nuestras instituciones. Un reto frente al que, no obstante, no puedo sino sentirme pesimista visto el nivel de los que están dispuestos a salvarnos. Unos candidatos que por ejemplo no se han extrañado ante un debate en el que entre los 7 participantes no hubo ni una sola mujer, y al que decidió no acudir la candidata de Podemos en lo que entiendo fue un ejercicio de soberbia escasamente democrático. Todo ello por no hablar del candidato popular cuyos discursos renovadores tienen la escasa credibilidad que otorga pertenecer al partido que soportamos en el gobierno de la nación.
Entre tanto desatino, ruido y batalla personalista, solo he encontrado cierta cordura, propuestas convincentes y coherencia en el candidato de IU. Antonio Maíllo, al que no le duelen prendas en definirse como feminista y que podría ser el primer presidente gay de la Junta de Andalucía, está teniendo la mala suerte de ser una especie de convidado de piedra en la batalla PP--PSOE, además de verse superado por el fenómeno Podemos y de no haber podido sacarle rédito a la presencia de IU en la Junta. Un contexto al que sin duda ha contribuido una coalición con frecuencia más pendiente de sus vicios internos que del latido de las calles.
Así las cosas, mi voto es todavía una incógnita. Soy consciente de que necesitamos una revolución pero no me gustan los que están dispuestos a capitanearla. Sin embargo, como nunca estuvimos tan mal, no tengo miedo a perder nada y por lo tanto me siento más libre que nunca para acudir las urnas. Intentaré aprovechar esa libertad para no sumar poder ni a populistas ni a quienes pretenden cambiarlo todo para que todo siga igual. Me queda pues una larga semana de reflexión en la que espero superar el voto en blanco y al fin ilusionarme con una verde esperanza

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…