Ir al contenido principal

CONCHA CABALLERO o LA PASIÓN DE LAS CONVICCIONES

En esta época de cinismos varios, de izquierda desunida, de podemos, ganemos y de tantos machos alfa, de candidatas que prometen ayuntamientos de cristal - parole, parole, parole - y de líderes y lideresas que solo se miran su ombligo... En estos tiempos de crisis política y ética, de democracias que son una farsa, muchos estamos más que nunca huérfanos de referentes. Nos faltan hombres y mujeres que, más que salvarnos, nos iluminen con la fuerza alegre de su inteligencia y la energía transformadora de su lucidez. En este estado de horfandad duelen más si cabe pérdidas como las de Concha Caballero. Una mujer que siempre nos enseñó, desde la persuasión intelectual y desde el compromiso ético, que la democracia necesita de pasión política y de convicciones. Una mujer a la que es necesario reivindicar en un contexto patriarcal que tan complicado se lo pone todavía a las que deciden estar en lo público y convertirse en voz de todos y de todas. En el que todavía la autoridad - política, intelectual - se conjuga mayoritariamente en masculino.


En estos malos tiempos para la igualdad, en los que el machismo galopante y su primo hermano el capitalismo no dejan de joder a las personas más vulnerables, la memoria de Concha debería convertirse en lección imprescindible. En medio de tanto ruido, orquestado a medida de los intereses de nuestros representantes y no de nuestras necesidades, sus palabras y su acción deberían ser la memoria que nos empuje hacia un futuro de utopías. En el que ya no haga falta soñar con ayuntamientos de cristal porque mujeres como Concha hayan conseguido que la democracia sea al fin el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

COLUMNA RADIO CÓRDOBA, CADENA SER, 22 DE ENERO DE 2015
http://www.radiocordoba.es/facebook/OCTAVIO_22_01_HXH.mp3

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…