Ir al contenido principal

LA MIRADA DE LA DIGNIDAD: Dos días, una noche

Hay pocos rostros cinematográficos en la actualidad que expresen mejor el dolor, los dramas humanos, las tensiones que provoca nuestra vulnerabilidad, que el de la actriz francesa Marion Cotillard. Su enorme capacidad para dotar de nervio y emoción a cualquier personaje, y para que empaticemos en seguida con sus luchas internas, se demuestra como nunca en la última película de los siempre comprometidos hermanos Dardenne.

Cuando pasen unos años será interesante revisar las no muchas, pero sí interesantes películas, que se están haciendo teniendo bien como trasfondo o como tema principal la crisis económica y social que estamos sufriendo. Dos días, una noche figurará en esa antología como uno de los mejores retratos no ya, desde mi punto de vista, de la crisis, sino del cambio de modelo que se está asentando en la Europa de los mercaderes. La historia de Sandra, que la Cotillard hace suya con fuego y sin artificios, que tras una enfermedad es despedida de su trabajo cuando el empresario descubre que puede apañárselas bien con una trabajadora menos, representa un magnífico ejemplo de la tremenda precarización en que se ha instalado el mundo laboral. Un mundo en el que tener un trabajo no significa no ser pobre y en el que los que hasta ahora entendíamos como derechos se diluyen bajo el imperio de la eficiencia y la sostenibilidad. El gran dilema moral que plantea la película es si, en este contexto de miseria, somos capaces de ejercer como última salida la solidaridad: Sandra puede salvarse si sus compañeros y  compañeras renuncian a una paga extra. La película nos cuenta su dura travesía durante el fin de semana en el que trata de convencerlos para que finalmente ella pueda conservar su puesto de trabajo. Y es justo en lo complejo de ese dilema donde reside el núcleo de esta historia, que además los Dardenne relatan sin estridencias, sin intención de sermonear, con la fuerza única de las palabras  y las miradas de los personajes. 

Dos noches, un día nos coloca frente al dolor terrible que supone convertir los derechos en concesiones graciosas del poderoso, además de llevarlos al extremo de hacer depender su efectividad de la generosidad individual de quienes deberían ser sus justos titulares. La historia de Sandra es una historia de más del triunfo de los "poderes salvajes" de los que habla Ferrajoli y del fracaso del "paradigma constitucional" según el cual los derechos del individuo son los que dotan de contenido sustancial a las democracias. Ante este fracaso, es la dignidad, individual, pero también la de toda una sociedad, la que queda herida de muerte. Y así lo vemos en los ojos que lloran de Sandra, en su sus lucha titánica por mantenerse a flote, tan frágil y vulnerable como acabamos siendo todos frente a un sistema regido cada vez más por la ley de la selva.

Como rayo de esperanza, el final de una historia en la que Sandra mantiene por encima de todo eso que le han intentado arrebatar: su dignidad. La que ahora han dejado de garantizarnos convenientemente los sistemas constitucionales que creamos pensando en que con ellos estaríamos a a salvo de los látigos del poder, pero que pasan en la actualidad, más que por una crisis, por un cambio de orientación que acabará desfigurándolos.  Todo ello si no seguimos el ejemplo de la mujer que ha vencido una enfermedad y  que, pese a todo, sigue creyendo en sí misma, y nos rebelamos frente a una dictadura, la del mercado, que está alimentando el lado más egoísta e individualista que habita en nosotros. Tomando una vez más por bandera la lucha por los derechos que han de ser condiciones ineludibles del pacto y nunca piezas en una balanza que acaba inclinándose a favor del poderoso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…