Ir al contenido principal

FUNDAMENTALISMOS

En los últimos años hemos asistido, para algunos como yo con una cierta sorpresa e incluso temor, a un renacimiento de los fundamentalismos religiosos. Cuando podríamos pensar que los procesos de secularización, al menos en el mundo democrático occidental, se habían consolidado, el final del siglo XX nos deparó el crecimiento lento pero sin pausa de visiones extremas, políticamente interesadas en muchos casos, de las creencias religiosas. Un proceso que no solo se ha experimentado en el contexto del Islam, al que desde Occidente hemos convertido en chivo expiatorio de muchos de nuestros males, sino que también por ejemplo se recrudece en determinados ámbitos del cristianismo. La historia que nos cuenta "Camino de la cruz" es precisamente una muestra de cómo desde determinadas interpretaciones las religiones se convierten más en una soga que un camino de liberación, sobre todo cuando anteponen la inflexibilidad de los dogmas al potencial creativo y diverso que atesora el alma humana. De esta manera, la experiencia de lo divino olvida todo lo que de luz debería haber en ella para optar por el mundo de las sombras. 

María, la protagonista de la película, es una chica de 14 años que vive encerrada bajo el clima opresivo y estricto de una familia que sigue al pie de la letra los dictados de la sociedad de San Pío X, un grupo fundamentalista católico que surgió como reacción frente al avance aperturista que la Iglesia Católica experimentó con el Concilio Vaticano II. Con muchos paralelismos con otro Camino, la impresionante película que hace unos años dirigió Javier Fesser sobre una niña también "abducida" en ese caso por las promesas de santidad del Opus Dei, la cinta nos va introduciendo de manera contundente, realista, sin artificios, en el proceso que va haciendo que la adolescente renuncie a su vida y lo contemple todo desde el horizonte del sacrifico. Todo ello, como también sucedía en la película de Fesser, alimentado por una madre empeñada en el cumplimiento estricto de unas normas morales que mal casan con la modernidad que María recibe a través de la escuela o de sus compañeros y compañeras. En este sentido, resultan muy significativas las alusiones a determinadas músicas como satánicas o el conflicto que María vive en la clase de educación física en su colegio, un conflicto que nos recuerda a algunos que recientemente se han producido en el ámbito escolar en países donde cada vez es mayor la diversidad cultural y religiosa.

El mayor acierto de esta película es contarnos la historia de María de manera absolutamente desnuda, sin hipérboles ni excesos dramáticos. Dividida en catorce episodios, las estaciones del vía crucis, rodados como si se trataran de escenas teatrales, la película nos va generando desasosiego, inquietud, amargura incluso. Hace que no solo nos resulte difícil de entender una visión tan extrema de la experiencia religiosa sino que también nos incomoda ante los peligros que ella supone para la dignidad del individuo. En este caso, nos inquietamos y nos rebelamos ante el sufrimiento que arrastra la joven María, por más que ella crea estar en directa conexión con dios.  Es decir, Camino de la cruz nos muestra como sin el objetivo de la liberación, que acaba convirtiéndose en una ética, la religión degenera en una prisión dolorosa para el individuo y en una amenaza peligrosa para los demás. Un camino que conduce a la muerte pero difícilmente, entiendo, a la resurrección. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…