Ir al contenido principal

FILMOTECA PARADISO

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 22-12-2014

Cuando disfruté por primera vez de Cinema Paradiso no era consciente de que la película de


Tornatore acabaría siendo parte de mi memoria sentimental. Tampoco entonces podía imaginar que la nostalgia que encierra la historia podría ser en algún momento parte de mi presente. Los años, sin embargo, han hecho que me sienta como el Totó adulto que vuelve a su pueblo y contempla los escombros del cine en el que aprendió que, además de racional, era un ser que no podía sobrevivir sin las emociones. Ese desgarro, mediante el que uno siente que le arrebatan parte de su propia historia, es el que yo he ido sintiendo cada vez que cerraban una sala de cine, primero en mi pueblo y luego en Córdoba. Lugares en los que me he ido sintiendo huérfano y desvalido al perder espacios donde reconocerme y reconocer a los otros, en los que cada día es más difícil es soñar con paraísos posibles.

En el desierto inhóspito de una ciudad que es capaz tanto de enamorarte como de helarte el corazón, tenemos sin embargo la suerte de poder refugiarnos en un oasis que, muy especialmente en los últimos años, ha dado un magnífico ejemplo de cuál debería ser el papel de lo público en la garantía del derecho de acceso a la cultura. La Filmoteca de Andalucía se ha convertido en un lugar en el que no solo podemos ser espectadores sino también ciudadanos. Es decir, hombres y mujeres que hablan, debaten, analizan, piensan, participan, sienten. Seres activos y comprometidos con lo colectivo, únicos y al mismo tiempo iguales, parte a su vez de grupos diversos que reflejan el pluralismo social y político que es el verdadero nervio democrático.
Todo arte es político y el cine no es lo menos. Tal vez sea el que tiene mayor capacidad de movilización y compromiso, porque es capaz de penetrar más incisivamente hasta el fondo de los laberintos humanos. Y desde ahí nos pregunta, nos inquieta, nos remueve cimientos y, por supuesto, nos hace gozar tanto en la alegría como en el drama. Mediante las películas, y muy especialmente cuando las compartimos en una sala a través de lo que acaba siendo una especie de ceremonia o ritual cívico, nos construimos y reconstruimos, saltamos del yo al nosotros y al ellos, nos indignamos y nos armamos de valor. Y todo eso debería ser parte ineludible de una educación para la ciudadanía sin la que la democracia está herida de muerte.
La Filmoteca, que ahora cumple 25 luminosos años, satisface con creces ese papel al que lamentablemente han renunciado otras instituciones. Y lo hace además no desde la verticalidad jerárquica, tan masculina, sino desde una concepción muy horizontal de los espacios que son de todas y de todos, no del político/a de turno. Todo ello al tiempo que suple las carencias afectivas que muchos sufrimos en esta ciudad sin cines. De esta manera, la institución que ahora lleva con mano tierna Pablo García Casado, ese hombre que si no existiera habría que inventarlo, se ha convertido en una especie de útero al que algunos volvemos cuando sentimos que nos han cortado el cordón umbilical que nos conectaba con la energía transformadora de la cultura. En definitiva, un paraíso que nos reconcilia con las posibilidades de una Córdoba tan hosca a veces y en el que resulta fácil reencontrarse con la magia. Como si después de pasear por las frías calles, huyendo de los villancicos, fuera posible sentarse en la sala Val de Omar y, como Totó, llorar una vez más viendo los besos robados por quienes siempre han tenido miedo de la energía revolucionaria que habita en el amor y la libertad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…