Ir al contenido principal

CONTRA LOS DEMONIOS, LA MATUTE

Siempre es un placer reencontrarse con la prosa clara, diáfana, tan hermosa, de la Matute. Aunque el hilo de la historia quede cortado y nos falten palabras con las que completar la peripecia de unos personajes que la autora de Olvidado Rey Gudú retrata con trazos firmes pero amables, sin estridencias, con lo justo para que incluso podamos ponerles voz y rostro. La novela que Ana María dejó inconclusa, y que por tanto es como si nos ofreciera a cada lector la oportunidad de escribir el final que queramos, vuelve a los escenarios en los que ella siempre buscó y rebuscó lo mejor de sus historias. Me refiero a los laberintos de la infancia, a las habitaciones cerradas y a los desvanes de las familias, a las heridas y sombras que dejó la guerra. Demonios familiares se adentra en esos territorios que la Matute sabía transitar como nadie, más como la hacendosa costurera que hilvana con imperfecta delicadeza que como la máquina que sigue una línea recta y predecible.

Leer a la Matute siempre supone reconciliarse con la alegría del lenguaje, con la levedad impresionante de las palabras bien escogidas, con las emociones que se sienten a flor de piel pero sin excesos. Lejos por lo tanto de esa literatura en la que el autor parece estar por encima de la historia que cuenta. En Demonios familiares, como en el resto de sus novelas, la escritora parece más bien una niña curiosa que mira tras los visillos, que escucha tras las puertas y que se atreve al fin a adentrarse en el con frecuencia tenebroso bosque de los adultos. También en esta historia hay bosque, e historias ocultas, y héroes anónimos, y mujeres que callan, y una necesidad de encontrar algo de magia que permita superar la realidad que duele. Es fácil encontrar pues la conexión con otras obras anteriores de la autora y muy especialmente con su novela anterior, Paraíso inhabitado.  A los que siempre descubrimos en su prosa una especie de camino hecho con migas de pan en mitad del campo, nos queda en esta última entrega la posibilidad de seguir el recorrido. Adentrándonos en el bosque u ocultándonos en el desván. Optando por la magia o conformándonos con el silencio. En cualquier caso, ganándole la batalla a los demonios, familiares o no, que insisten en robarnos la felicidad. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…