Ir al contenido principal

CONTRA LOS DEMONIOS, LA MATUTE

Siempre es un placer reencontrarse con la prosa clara, diáfana, tan hermosa, de la Matute. Aunque el hilo de la historia quede cortado y nos falten palabras con las que completar la peripecia de unos personajes que la autora de Olvidado Rey Gudú retrata con trazos firmes pero amables, sin estridencias, con lo justo para que incluso podamos ponerles voz y rostro. La novela que Ana María dejó inconclusa, y que por tanto es como si nos ofreciera a cada lector la oportunidad de escribir el final que queramos, vuelve a los escenarios en los que ella siempre buscó y rebuscó lo mejor de sus historias. Me refiero a los laberintos de la infancia, a las habitaciones cerradas y a los desvanes de las familias, a las heridas y sombras que dejó la guerra. Demonios familiares se adentra en esos territorios que la Matute sabía transitar como nadie, más como la hacendosa costurera que hilvana con imperfecta delicadeza que como la máquina que sigue una línea recta y predecible.

Leer a la Matute siempre supone reconciliarse con la alegría del lenguaje, con la levedad impresionante de las palabras bien escogidas, con las emociones que se sienten a flor de piel pero sin excesos. Lejos por lo tanto de esa literatura en la que el autor parece estar por encima de la historia que cuenta. En Demonios familiares, como en el resto de sus novelas, la escritora parece más bien una niña curiosa que mira tras los visillos, que escucha tras las puertas y que se atreve al fin a adentrarse en el con frecuencia tenebroso bosque de los adultos. También en esta historia hay bosque, e historias ocultas, y héroes anónimos, y mujeres que callan, y una necesidad de encontrar algo de magia que permita superar la realidad que duele. Es fácil encontrar pues la conexión con otras obras anteriores de la autora y muy especialmente con su novela anterior, Paraíso inhabitado.  A los que siempre descubrimos en su prosa una especie de camino hecho con migas de pan en mitad del campo, nos queda en esta última entrega la posibilidad de seguir el recorrido. Adentrándonos en el bosque u ocultándonos en el desván. Optando por la magia o conformándonos con el silencio. En cualquier caso, ganándole la batalla a los demonios, familiares o no, que insisten en robarnos la felicidad. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…