Ir al contenido principal

PRIDE: CÓMPLICES, Y ORGULLOSOS, FRENTE A LA DESIGUALDAD

Pride es una de esas aparentemente pequeñas películas que, sin embargo, encierran una gran historia.
Con tono de comedia, que a veces casi parece derivar en un músical, nos cuenta un episodio real de la Inglaterra "thacheriana". En ella una vez más los británicos demuestran que son especialistas en hacer cine de denuncia social pero sin perder la calidez narrativa y casi siempre con la envidiable capacidad de empatizar con el espectador. Unos objetivos que con creces logra esta película en la que se nos relata como en 1984 un grupo de activistas gays y lesbianas decidieron hacer una campaña para recoger dinero en apoyo de las familias de los mineros que llevaban meses en huelga. Ante el rechazo de su ayuda por parte de la Unión Nacional de Mineros, debido a los prejuicios homófobos, el grupo de gays y lesbianas decide donar directamente lo recaudado a un pequeño pueblo de Gales. Una comunidad en la que también inicialmente encontrarán resistencias pero en la que, poco a poco, se irán ganando la confianza del vecindario y sellarán alianzas que, además, tendrán hondas repercusiones en las vidas personales de los y las protagonistas. 

El gran logro de la película, además de contar con un brillante elenco de actores y actrices y de ser fiel a esa corrección formal tan "british", reside no solo en reflejarnos lo complicado de desterrar determinados prejuicios discriminatorios que forman parte de nuestro orden cultural, sino sobre todo en mostrarnos la necesidad de tejer alianzas entre los más vulnerables. Es decir, lo que PRIDE nos pone de manifiesto es como, en muchas ocasiones, las luchas por la dignidad, por la efectividad de los derechos humanos, acaban sectorializándose, dividiéndose en compartimentos estancos que incluso parecen competir entre ellos, cuando la clave sería generar alianzas y apoyos mutuos frente a la injusticia y la barbarie. Esta estrategia ha estado especialmente ausente, y creo que lo sigue estando, en los movimientos LGTBI, que solo muy puntualmente se han implicado en otras luchas sociales. En este sentido es por ejemplo muy llamativa su casi absoluta desconexión con el feminismo, cuando pienso que comparten una misma posición crítica frente al orden heteropatriarcal que ha generado durante siglos la exclusión por razones de género pero también por motivos de orientación sexual.

Esta luminosa película nos deja bien claro que el futuro de la democracia, o lo que es lo mismo, el futuro de los derechos humanos, pasa necesariamente por la creación de redes, de solidaridades, de empoderamientos colectivos, de sumas de inquietudes y militancias. De lo contrario, estaremos condenados, y sobre todo muy especialmente los más débiles, a perder sucesivas batallas frente a los poderes que siguen manejando el mundo. Esa es sin duda la gran lección de esta historia que, de no estar basada en hechos reales, podría parecer una fábula con moraleja. Una fábula en la que, una vez más, son especialmente las mujeres del pequeño pueblo galés tan resistente al reconocimiento las que son capaces de tejer la red y superar los prejuicios. Las que mayoritariamente no dudan en ponerse a la cabeza de la lucha, cuestionando su mismo rol en una sociedad tan machista e injusta también con ellas.  Algo que vuelve a demostrar que la gran revolución pendiente está en manos de mujeres como las que aparecen en esta película y de los hombres, sea cual sea su condición sexual, aliados con ellas en la revisión de un orden injusto. Orgullosas y orgullosos desde las diferencias. Solidariamente cómplices y felizmente partícipes de la diversidad. Demócratas, en suma, con el corazón y la cabeza.

Publicado en THE HUFFINGTON POST, 27-3-2015:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/pride-complices-y-orgullo_b_6924990.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…