Ir al contenido principal

PRIDE: CÓMPLICES, Y ORGULLOSOS, FRENTE A LA DESIGUALDAD

Pride es una de esas aparentemente pequeñas películas que, sin embargo, encierran una gran historia.
Con tono de comedia, que a veces casi parece derivar en un músical, nos cuenta un episodio real de la Inglaterra "thacheriana". En ella una vez más los británicos demuestran que son especialistas en hacer cine de denuncia social pero sin perder la calidez narrativa y casi siempre con la envidiable capacidad de empatizar con el espectador. Unos objetivos que con creces logra esta película en la que se nos relata como en 1984 un grupo de activistas gays y lesbianas decidieron hacer una campaña para recoger dinero en apoyo de las familias de los mineros que llevaban meses en huelga. Ante el rechazo de su ayuda por parte de la Unión Nacional de Mineros, debido a los prejuicios homófobos, el grupo de gays y lesbianas decide donar directamente lo recaudado a un pequeño pueblo de Gales. Una comunidad en la que también inicialmente encontrarán resistencias pero en la que, poco a poco, se irán ganando la confianza del vecindario y sellarán alianzas que, además, tendrán hondas repercusiones en las vidas personales de los y las protagonistas. 

El gran logro de la película, además de contar con un brillante elenco de actores y actrices y de ser fiel a esa corrección formal tan "british", reside no solo en reflejarnos lo complicado de desterrar determinados prejuicios discriminatorios que forman parte de nuestro orden cultural, sino sobre todo en mostrarnos la necesidad de tejer alianzas entre los más vulnerables. Es decir, lo que PRIDE nos pone de manifiesto es como, en muchas ocasiones, las luchas por la dignidad, por la efectividad de los derechos humanos, acaban sectorializándose, dividiéndose en compartimentos estancos que incluso parecen competir entre ellos, cuando la clave sería generar alianzas y apoyos mutuos frente a la injusticia y la barbarie. Esta estrategia ha estado especialmente ausente, y creo que lo sigue estando, en los movimientos LGTBI, que solo muy puntualmente se han implicado en otras luchas sociales. En este sentido es por ejemplo muy llamativa su casi absoluta desconexión con el feminismo, cuando pienso que comparten una misma posición crítica frente al orden heteropatriarcal que ha generado durante siglos la exclusión por razones de género pero también por motivos de orientación sexual.

Esta luminosa película nos deja bien claro que el futuro de la democracia, o lo que es lo mismo, el futuro de los derechos humanos, pasa necesariamente por la creación de redes, de solidaridades, de empoderamientos colectivos, de sumas de inquietudes y militancias. De lo contrario, estaremos condenados, y sobre todo muy especialmente los más débiles, a perder sucesivas batallas frente a los poderes que siguen manejando el mundo. Esa es sin duda la gran lección de esta historia que, de no estar basada en hechos reales, podría parecer una fábula con moraleja. Una fábula en la que, una vez más, son especialmente las mujeres del pequeño pueblo galés tan resistente al reconocimiento las que son capaces de tejer la red y superar los prejuicios. Las que mayoritariamente no dudan en ponerse a la cabeza de la lucha, cuestionando su mismo rol en una sociedad tan machista e injusta también con ellas.  Algo que vuelve a demostrar que la gran revolución pendiente está en manos de mujeres como las que aparecen en esta película y de los hombres, sea cual sea su condición sexual, aliados con ellas en la revisión de un orden injusto. Orgullosas y orgullosos desde las diferencias. Solidariamente cómplices y felizmente partícipes de la diversidad. Demócratas, en suma, con el corazón y la cabeza.

Publicado en THE HUFFINGTON POST, 27-3-2015:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/pride-complices-y-orgullo_b_6924990.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…