Ir al contenido principal

EL TREN DE LA LIBERTAD

Las fronteras indecisas
DIARIO CÓRDOBA, 7-7-2014

Los que nos dedicamos al estudio de los sistemas democráticos sabemos que en ellos las conquistas nunca son irreversibles. Que en materia de derechos es necesario batallar diariamente por su garantía y efectividad. Que las libertades son siempre frágiles frente a los vientos todopoderosos de las voluntades políticas. Es por ello por lo que la democracia es el más exigente de los regímenes políticos. No solo porque obliga a aprehender y ser coherente con la ética cívica que lo anima sino también porque, más que un estado, es un proceso, un camino siempre por concluir, un horizonte hacia el que caminar superando los obstáculos que impiden la efectividad de nuestras libertades.
En estos casi 40 años de democracia española, de la que con razón hoy subrayamos tantas imperfecciones, las mujeres no han dejado de ir alcanzando los espacios de autonomía que no solo el régimen anterior, sino toda la historia, les había negado. Han sido muchos los logros jurídicos, los avances sociales y las transformaciones de unas estructuras que todavía hoy, sin embargo, perpetúan en buena medida la discriminación de la mitad femenina frente a la masculina que se resiste a perder privilegios. Como bien nos relatan las políticas que toman la voz en el magnífico documental Las constituyentes , han sido necesarias muchas energías feministas y muchas protagonistas que desde 1978 han peleado por alcanzar y mantener un estatuto de igual ciudadanía. Todo se ha ido logrando paso a paso, pacíficamente, con el arma feminista de la persuasión y con un ejercicio constante de responsabilidad democrática.
Pensábamos, por lo tanto, que muchos debates habían quedado zanjados, no solo desde el punto de vista político sino también jurídico. Sobre todo los que tienen que ver con el reconocimiento de derechos y de las garantías que los hacen efectivos. No podíamos imaginar en este sentido que en una cuestión como el aborto volviéramos décadas después a abrir los interrogantes que habían quedado resueltos en 1985, como tampoco habíamos perdido la esperanza de que la reforma del 2010 se consolidara en cuanto que subsanaba inseguridades anteriores y nos situaba al lado de aquellos ordenamientos que confían plenamente en la autonomía de sus ciudadanas.
Sin embargo, una vez más se ha vuelto a demostrar la enorme fragilidad de los derechos, y muy especialmente la de aquellos que tienen que ver con el estatuto jurídico de las mujeres. De nuevo se las vuelve a tratar como menores de edad y se les niega el derecho a la maternidad, en su vertiente positiva y negativa, así como la capacidad para ser titulares de derechos sexuales y reproductivos que muchos y muchas entendimos que eran fundamentales. Todo ello en un momento de brutal reacción neoliberal y machista en la que muchos parecen sentir nostalgia de la mujer que fue y en la que de nuevo, y van no se cuantas veces en este país de palios e incienso, la moral de un grupo pretende imponerse como la moral de todos y de todas. Frente a este atropello, las mujeres, y con ellas también afortunadamente al fin también muchos hombres, no han dejado de movilizarse. Lo hicieron el pasado 1 de febrero siguiendo la iniciativa de la Tertulia Feminista Les Comadres y Mujeres por la Igualdad de Barreros, la cual se concretó en un viaje en tren hasta Madrid y en una manifestación histórica en la capital. Ese ejemplo de sororidad fue recogido en una película realizada gracias a la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales. Yo decido, El tren de la libertad, se estrena el próximo día 10 de manera simultánea en toda España. También en Córdoba. En la Filmoteca de Andalucía tendremos la oportunidad de sentirnos viajeros y viajeras de ese tren, desde el convencimiento de que se trata de una lucha democrática y de que está en juego la mayoría de edad de las mujeres. Esa que, aunque debería ser obvia, todavía necesitamos reivindicar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…