Ir al contenido principal

LA CAMISA BLANCA DE PEDRO SÁNCHEZ

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 21-7-2014


Cuando seguía por los medios la campaña realizada por Pedro Sánchez no pude evitar acordarme del cartel de las fiestas cordobesas del año pasado. El hecho de que fuera un hombre el protagonista, frente a la habitual insistencia en la imagen cosificada de la mujer cordobesa, levantó un cierto revuelo que, sin embargo, apenas sirvió para constatar que lo que se suponía que era rompedor no era más que un capítulo nuevo de la historia de siempre. El pantalón vaquero y la camisa blanca de Sánchez me remitían a la del guapetón cordobés que se exhibía en marquesinas y que, pese a un inevitable regusto homoerótico, suponía la reafirmación del machito cordobés pulcro, algo pijo y bastante reaccionario.
Me temo que el pantalón vaquero y la camisa blanca de Sánchez, de la misma manera que pasaba con el hombre cordobés del cartel, apenas supongan aires nuevos, más allá de la superficie impoluta que nos ha ofrecido su imagen de hombre guapo, educado y sonriente. Por más que he seguido sus intervenciones, no he logrado detectar cuál es su proyecto político para un partido que anda a la deriva. No tengo nada claro cuáles son sus respuestas a los grandes problemas que tiene nuestro sistema democrático ni tampoco de qué manera plantearía una política económica distinta a la neoliberal con la que el PSOE fue tan cómplice en sus últimos años de gobierno. Me gustaría haberle escuchado pautas concretas de cómo frenar la cada vez mayor fragilidad de nuestros derechos, de cómo recuperar el grueso de las políticas públicas que dan sentido a un Estado Social o de cómo lograr en esta compleja península hacer compatibles unidad y diversidad. Más allá de su idea de romper algo que no existe, me refiero al Concordato con la Santa Sede, aún estoy a la expectativa de conocer su programa político, en el que por ejemplo se adivine cuál es su idea de Europa, de qué manera habría que reformar nuestra herida de muerte Constitución y, muy especialmente, cuál es su posición frente a los movimientos crecientes que desde la izquierda reclaman una manera distinta de hacer política.
En un momento como el actual, en el que buena parte de la ciudadanía está despertando de la modorra en la que estuvo instalada años y en el que sobre todo la izquierda recupera posiciones frente al neoliberalismo avasallador, el gran reto del PSOE no es solo, que también, el cambio de rostros, sino sobre todo su definición como partido de progreso. Un partido que consiga recuperar la confianza de buena parte de la ciudadanía que se ha ido alejando no solo de unas estructuras oligárquicas y de una clase política profesionalizada y mediocre, sino también de la ausencia de alternativas reales frente a la derecha gobernante.
Como bien decía el filósofo iraní Ramin Jahanbegloo la semana pasada en el magnífico curso que impartió en la UCO, es necesario recuperar la ética en la política y democratizar las democracias. Y es más preciso que nunca hacerlo en un momento en el que las garantías de nuestros derechos cada vez son más débiles y en el que aumenta nuestra vulnerabilidad frente a unos poderes que no controlamos. De manera que cada día que pasa tenemos más argumentos para sentirnos súbditos en vez de ciudadanos. Ese debería ser un compromiso en el que se volcaran por supuesto todos los partidos políticos, pero muy especialmente una izquierda que, se supone, debe tener como bandera la búsqueda de la igualdad como presupuesto de la justicia social. Una igualdad real y efectiva que ha de actuar en algunos casos como límite de la libertad y desde la que es necesario interpretar los derechos humanos como frenos al poder. Un reto que yo al menos no he descubierto en la sonrisa de Sánchez y en una camisa blanca neutra, aséptica, tan vacía me temo, en un tiempo que exige el compromiso rotundo del arco iris.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…