Ir al contenido principal

SHAME: El hombre herido

La misma noche de la entrega de unos Oscars previsibles y nostálgicos veo la última película de Steve McQueen y entiendo por qué no ha recibido ninguna nominación. SHAME es justo lo contrario a la mayoría de las películas nominadas y premiadas. Es como puñetazo que te sacude las entrañas y que te deja, como al protagonista, desnudo ante las inclemencias de la contemporaneidad.
La historia de Brandon, un hombre encerrado en los laberintos que le genera la adicción al sexo, es un retrato incisivo, doloroso, del desconcierto del hombre moderno. De su desamparo. De su vulnerabilidad. Más allá del círculo "vicioso" en el que está encerrado el protagonista, SHAME es un recorrido visual - no sólo estético, también ético - sobre las heridas de un hombre aparentemente triunfador pero en esencia derrotado. Es además un análisis sobre tres factores que los hombres hemos siempre digerido mal: el cuerpo, el deseo, las emociones. En este sentido, la película de McQueen es una brutal disección de la masculinidad maltrecha,angustiada, perpleja, prisionera de sí misma. Todo ello en contraste a una feminidad - encarnada por la hermana de Brandon (maravillosa Carey Mulligan)- que continúa necesitando sentirse amada, cuidada y cuidadora. La mujer que necesita amor frente al hombre que huye.  Los dos igualmente solos y vencidos, como lo muestra la maravillosa escena en que Carey canta el "New York, New York" más triste que yo recuerdo.
La cámara de McQueen, que revela que sus orígenes están en el videoarte, nos muestra de manera contundente el desasosiego, los espacios vacíos, las noches eternas, la vida estancada. El resto es mérito de unos actores prodigiosos y, sobre todo, de un Michael Fassbender que nos muestra con radical entrega todos los rostros de la virilidad encerrada en su jaula. Su interpretación es emocionante y contenida. Brutal como la misma historia que nos cuenta con su cuerpo, con sus lágrimas, con sus miradas. El es el que debería haber ganado el Oscar al mejor actor. Y no sólo por su buen trabajo sino también porque su personaje expresa sin paliativos los pasos sin rumbo del hombre del siglo XXI. En el que muchos nos reconocemos y ante el que, supongo que por el terrible peso de la tradición judeo-cristiana que nos sigue poniendo grilletes, sentimos vergüenza.

Comentarios

  1. Llevo semanas, Octavio, acumulando referencias positivas acerca de este peli —ninguna, eso sí, que incida de manera tan afilada e intensa en esa visión maltrecha de la masculinidad que su personaje protagonista arroja—, algo que no hace más que acrecentar mis ganas de echarle ojo. Habrá que intentarlo, al menos. Y ya contaremos.

    Un abrazo y buen día.

    ResponderEliminar
  2. Espero que te guste Manuel. A mi me pareció brutal, desasosegante. Y aunque el tema central sea la adición al sexo, yo creo que podríamos hacer una lectura extensiva sobre la soledad del hombre moderno, su búsqueda pte de identidad, sus sinrazones, su ansia de tener frente a los deseos de ser.... Por eso me parece una peli radicalmente contemporánea.
    Gracias por tu comentario Manuel
    Ya me contarás cuando la veas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…