Ir al contenido principal

LAS VOCES DESPIERTAS


DIARIO CÓRDOBA, 27-2-2012


Podemos imaginar la emoción que debió sentir Pepita cuando hace un par de domingos, en la soledad de la habitación de su residencia, escuchó la dedicatoria de María León al recoger su Goya por La voz dormida . Seguro que sus ojos frágiles de mujer de cerca de 90 años se llenaron de lágrimas y en su pecho rugió la memoria de una vida de tantos silencios y renuncias. Es fácil imaginar que otras muchas mujeres se sentirían reflejadas en las palabras de María. Unas palabras que las hacían visibles y con las que se volvía a reivindicar la necesidad de reescribir la historia contando con la mitad excluida.
Y es que, a pesar de las conquistas de estos más de 30 años de democracia, la igualdad de género continúa siendo un horizonte. El patriarcado, que es un orden cultural además de una estructura de poder, se resiste a desaparecer, sobre todo por las resistencias de sus vencedores a renunciar a los privilegios. Esta meta, entre otras cuestiones, pasa por dar visibilidad a las que durante siglos estuvieron calladas, así como por reconocer el talento de las que todavía hoy deben demostrar el doble que nosotros sus capacidades para el ejercicio del poder, para el dominio de los saberes o incluso para la creación artística. De ahí que haya una maravillosa conexión entre el Goya a María León, la memoria de Pepita Patiño y la distinción andaluza a Josefina Molina, la cual, amparada bajo una gripe que olía a pretexto, fue ninguneada en los Goya. Demostrándose una vez más que las mujeres pueden haber alcanzado la potestas pero aún no la auctoritas.
La suma de esas tres mujeres, que es a su vez la de tres generaciones de la historia de nuestro país, constituye el hilo de una sororidad que todavía no ha sido lo suficientemente valorada. Ellas representan la lenta y costosa evolución de las mujeres andaluzas a lo largo de casi un siglo en el que han pasado de la negación de su autonomía a la afirmación progresiva de su identidad. Una subjetividad que todavía encuentra dificultades para hacerse con una habitación propia y con una voz reconocida en los espacios comunes. En esa lucha fue pionera nuestra Josefina Molina que, como tantas otras, tuvo que luchar contra los barrotes de la jaula y se dejó la piel en batallas que, al fin, empiezan a incluirse en los libros de texto.
Porque a mí nadie en el colegio, ni en el instituto, ni apenas en la facultad, me contó la historia de mujeres como Pepita, como tampoco me planteó que mujeres como Josefina debían ser parte de la identidad de este Sur tan mariano y tan machista. Hasta hace relativamente poco tiempo, todas ellas permanecieron en la soledad de sus hogares, en el temblor de los diarios ocultos, en las luchas que por no hacerse con espadas no merecieron nunca una portada en los periódicos.
Por todo ello hoy, en la víspera de un día de Andalucía en el que tan pocas cosas hay que celebrar, más nos valdría volver la mirada a estas tres mujeres. Porque ellas no son solo la memoria sino también las raíces de un futuro que o será paritario o no será. El que se adivina en los ojos claros y en la voz tierna pero poderosa de María. Más allá de tópicos y de discursos oficiales, este 28-F debería servir para despertar las voces de las que, durante demasiado tiempo, no estuvieron nunca ni en los himnos ni en los escudos ni en las banderas (salvo para coserlas). Pepita, Josefina, María. El hilo necesario de una esperanza blanquiverde. Los rostros que reclaman igualdad de reconocimiento. Las voces que despiertas deberían hacer despertar a los que continúan empeñados en no querer escucharlas. El coraje y la ternura de un Sur que empieza a descubrir que universal no es sinónimo de masculino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…