Ir al contenido principal

LA ÉTICA DE LA DUDA


Acabo de leer la última joyita del jurista italiano Gustavo Zagrebelsky en la que reflexiona sobre la ética propia de las democracias frente a las propias de las religiones. Todo un alegato a favor del laicismo, como presupuesto esencial de los sistema pluralistas. Frente a la ética de la verdad, subrayada muy especialmente por las lecturas fundamentalistas de las religiones, Zagrebelsky plantea que las democracias se basan, o deberían basarse mejor, en la "ética de la duda". El ser racional que piensa, reflexiona, duda, busca, se inquieta, es el tronco de un sistema apoyado en la dignidad del ser humano. De ahí la necesidad urgente de que los Estados democráticos hagan la transición desde la confesionalidad hasta la laicidad. Paralelamente, dice el jurista italiano, las religiones deberían incidir más en la "ética de la caridad" frente a la de la "verdad".
Y acaba con una reflexión rotunda: la democracia en gran medida es caridad...


Comentarios

  1. Al fin puedo saber a que se refería eso de "la ética de la duda" que dejaste en el comentario.

    Parece una verdadera obra digna de "estampar" a nuestros gobernantes, pero sinceramente, creo que en cuanto a este tema no hay nada como Castellio contra Calvino de Zweig, conocí de esa obra, mejor dicho de esa joya, de ese debate tan intenso, intrigante y que se puede prolongar a día de hoy, gracias a ti como la de 1984 de Orwell; puedo decir que hoy día son las dos mejores obras que he tenido el honor de leer y que dudo que pueda alguna otra igualar.

    Con esto quiero decir, que haré caso de tus recomendaciones y si es cierto que es una joyita, cuando tenga algo de tiempo la leeré y te comentaré mi parecer.

    Por el momento con la proximidad de los exámenes no tengo mucho tiempo, en cuanto lo tenga deseo tener un debate con (y me corrijo)críticas políticas no partidistas.

    Y por último y haciéndote caso, vamos a aplicar la duda a nuestro panorama actual, dudemos sobre nuestra clase político-clasista (intento que sea un juego de palabras irónico).

    ResponderEliminar
  2. Luis Miguel yo te recomiendo vivamente a Zagrebelsky porque es un jurista podríamos decir "humanista". Este último libro es una recopilación de artículos, la mayoría de ellos publicados en prensa. Están escritos con un lenguaje directo, claro, sin artificios, y muy bien argumentados. Los juristas españoles deberíamos aprender de él.
    Tienes razón en lo del libro de Zweig. A mí me parece una obra mayúscula, que muchos deberían leer en un momento en el que renacen los fundamentalismos.
    Te recomiendo que leas también de él un libro titulado EL MUNDO DE AYER que son unas memorias y, al mismo tiempo, un retrato de la Europa de principios del siglo XX. Su misma vida fue alucinante y ya sabes cómo terminó sus días.
    Si te interesan este tipo de lecturas, te recomiendo también , por su interesante carga política, la obra de Saramago. EN concreto, Ensayo sobre la lucidez, Ensayo sobre la ceguera y La caverna. Son grandes metáforas literarias sobre las miserias de nuestros sistemas político-económicos. Te van a gustar.
    Bueno, seguimos....

    ResponderEliminar
  3. He apuntado todas en la lista de cosas por hacer y seguramente en los huecos libres empezaré por Zagrebelsky.

    El otro día vi en un artículo tuyo algo de la supresión de las ayudas sociales que prometió el PSOE, me hizo reflexionar sobre una idea en torno a una obligatoriedad constitucional de un tipo concreto de ayuda social, a los más desfavorecidos, y por supuesto desde un punto de vista jurídico-constitucional.

    Espero tu opinión respecto a la entrada.http://luismiguelmayorga.blogspot.com/2010/12/crisispodriamos-ser-mas-humanos.html

    Seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…