Ir al contenido principal

LA ÉTICA DE LA DUDA


Acabo de leer la última joyita del jurista italiano Gustavo Zagrebelsky en la que reflexiona sobre la ética propia de las democracias frente a las propias de las religiones. Todo un alegato a favor del laicismo, como presupuesto esencial de los sistema pluralistas. Frente a la ética de la verdad, subrayada muy especialmente por las lecturas fundamentalistas de las religiones, Zagrebelsky plantea que las democracias se basan, o deberían basarse mejor, en la "ética de la duda". El ser racional que piensa, reflexiona, duda, busca, se inquieta, es el tronco de un sistema apoyado en la dignidad del ser humano. De ahí la necesidad urgente de que los Estados democráticos hagan la transición desde la confesionalidad hasta la laicidad. Paralelamente, dice el jurista italiano, las religiones deberían incidir más en la "ética de la caridad" frente a la de la "verdad".
Y acaba con una reflexión rotunda: la democracia en gran medida es caridad...


Comentarios

  1. Al fin puedo saber a que se refería eso de "la ética de la duda" que dejaste en el comentario.

    Parece una verdadera obra digna de "estampar" a nuestros gobernantes, pero sinceramente, creo que en cuanto a este tema no hay nada como Castellio contra Calvino de Zweig, conocí de esa obra, mejor dicho de esa joya, de ese debate tan intenso, intrigante y que se puede prolongar a día de hoy, gracias a ti como la de 1984 de Orwell; puedo decir que hoy día son las dos mejores obras que he tenido el honor de leer y que dudo que pueda alguna otra igualar.

    Con esto quiero decir, que haré caso de tus recomendaciones y si es cierto que es una joyita, cuando tenga algo de tiempo la leeré y te comentaré mi parecer.

    Por el momento con la proximidad de los exámenes no tengo mucho tiempo, en cuanto lo tenga deseo tener un debate con (y me corrijo)críticas políticas no partidistas.

    Y por último y haciéndote caso, vamos a aplicar la duda a nuestro panorama actual, dudemos sobre nuestra clase político-clasista (intento que sea un juego de palabras irónico).

    ResponderEliminar
  2. Luis Miguel yo te recomiendo vivamente a Zagrebelsky porque es un jurista podríamos decir "humanista". Este último libro es una recopilación de artículos, la mayoría de ellos publicados en prensa. Están escritos con un lenguaje directo, claro, sin artificios, y muy bien argumentados. Los juristas españoles deberíamos aprender de él.
    Tienes razón en lo del libro de Zweig. A mí me parece una obra mayúscula, que muchos deberían leer en un momento en el que renacen los fundamentalismos.
    Te recomiendo que leas también de él un libro titulado EL MUNDO DE AYER que son unas memorias y, al mismo tiempo, un retrato de la Europa de principios del siglo XX. Su misma vida fue alucinante y ya sabes cómo terminó sus días.
    Si te interesan este tipo de lecturas, te recomiendo también , por su interesante carga política, la obra de Saramago. EN concreto, Ensayo sobre la lucidez, Ensayo sobre la ceguera y La caverna. Son grandes metáforas literarias sobre las miserias de nuestros sistemas político-económicos. Te van a gustar.
    Bueno, seguimos....

    ResponderEliminar
  3. He apuntado todas en la lista de cosas por hacer y seguramente en los huecos libres empezaré por Zagrebelsky.

    El otro día vi en un artículo tuyo algo de la supresión de las ayudas sociales que prometió el PSOE, me hizo reflexionar sobre una idea en torno a una obligatoriedad constitucional de un tipo concreto de ayuda social, a los más desfavorecidos, y por supuesto desde un punto de vista jurídico-constitucional.

    Espero tu opinión respecto a la entrada.http://luismiguelmayorga.blogspot.com/2010/12/crisispodriamos-ser-mas-humanos.html

    Seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…