Ir al contenido principal

ENTRE LOBOS

La nueva película del cordobés Gerardo Olivares es una magnífica cinta de aventuras, rodada en plena Sierra Morena y con la fuerza de la Naturaleza como principal atractivo. Basada en la historia real de Marcos Rodríguez Pantoja, la película está muy bien rodada, ha acertado con el chaval protagonista y tiene unas bellísimas imágenes que están por encima del guión y los escasos diálogos. 
En lugar de hacer una película de "tesis", al estilo de "El pequeño salvaje" de Truffaut, Olivares ha optado por la emoción de una historia real, con cierto aire de western y por la dimensión épica de un hombre que tal vez descubrió más valores entre los animales que entre los hombres con los que tuvo que convivir a partir de los 19 años.
Frente a Harry Potter, Narnia y demás complejos visuales que copan la taquilla, y que carecen de vida y a los que les sobra manufactura, ENTRE LOBOS nos ofrece una lección de "humanidad" - sí paradójicamente de "humanidad"...entre animales -, de emociones y de autenticidad. 
Por eso disfruté tanto de la película viéndola con mi hijo Abel, al que sudaron las manos y casi se salieron los ojos de las órbitas siguiendo las peripecias de Marcos.  Esa es la auténtica emoción del cine y no la que nos venden los efectos especiales que avasallan pero no tocan el corazón
www.entrelobosfilm.blogspot.com (Muy interesante el diario de rodaje de Gerardo Olivares)

Comentarios

  1. Me alegra que sea una película que llega al corazón. Ya estamos un poco cansados de tantos efectos especiales. Al ver algunas películas donde la tecnología parace ser lo más importante, lo que prima en la cinta, me acuerdo muchas veces de las palabras de Mcluhan, donde hace ya varias décadas alertaba del peligro de que el medio fuera el mensaje.

    Ya vivimos en condiciones de ficción, donde ir al supermercado o pagar la factura de la luz requiere de algunos efectos especiales. Cuando vayamos al cine, que nos dejen al menos sentir la emoción de "otras vidas".

    Curiosamente hace dos días vi la película Bent, ahí está la emoción, el sentimiento, el amor que nos hace llorar, sí llorar. Ahí está un ejemplo de cómo se puede contar una historia que llega al corazón. No hacen falta efectos especiales para crear una obra de arte. El medio no es el mesaje.

    ResponderEliminar
  2. He escrito ese comentario porque hace justo una semana, por motivos de paternidad, tuve que tragarme la última de Harry Potter. Me pareció aburrida, violenta, ruidosa... Salí del cine absolutamente abrumado. Me pareció un tostón de cuidado... y me dejó especialmente "tocado" que mi hijo disfrutara con ese tipo de cine.
    Frente a ese "engendro", un producto más de la globalización, la película Entre lobos - sin ser una obra maestra, que conste - es emocionante, tierna, luminosa, te hace respirar, está llena de valores,... En fin, es un tipo de cine que nos hace más humanos. A diferencia de Harry Potter y compañía.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, tiene ustded toda la razón. A nuestros menores les está "rellenado" la cabeza de historias "fantásticas", habiendo tantas cosas interesantes que saber y conocer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…