Ir al contenido principal

DISOBEDIENCE: La desobediencia de las mujeres

"Yo nací en esta comunidad. No tuve elección". Estas palabras, en boca de Esti (Rachel McAdams), resumen a la perfección el drama que nos cuenta la primera película que el chileno Sebastián Lelio, ganador del Oscar por Una mujer fantástica, ha realizado en Estados Unidos.  La historia de amor imposible de dos mujeres, interpretadas de manera magistral por la ya citada Rachel McAdams y por una siempre fascinante Rachel Weisz, en una ortodoxa comunidad judía de Londres, nos sitúa frente a uno de los grandes dilemas de la igualdad de género. Me refiero al peso de las comunidades de pertenencia, sobre todo cuando responden a dogmas religiosos llevados a su extremo más fundamentalista, y a la dificultad que sobre todo las mujeres tienen para escapar de unas reglas que las convierten en singulares "guardianas de las costumbres".

La vuelta de Ronit (Rachel Weisz), que vive en Nueva York como una mujer autónoma, a la comunidad en la que creció y de la que un día escapó, para asistir al funeral de su padre, un admirado y querido rabino,  desata el conflicto en la vida de Esti,  con Dovid (Alessandro Nivola), considerado el heredero espiritual del fallecido. Comprobamos cómo ese contexto tan cerrado responde a las reglas más extremas del patriarcado  - son los hombres los que mandan, los que tienen la palabra, los que administran la virtud - y  cómo por tanto en él las mujeres están condenadas a vivir por y para ellos. Así se pone sobre la mesa en una de las escenas más rotundas de la película en la que, en una cena familiar, Ronit deja claro que escapó de allí para ser una mujer libre. Todo lo contrario que Esti, que cumplió las reglas y permaneció atada, y que se verá sacudida por el regreso de la mujer a la que amó en silencio.

Gracias a la interpretación llena de matices de las dos protagonistas, cuyos rostros hablan por sí solos, y de las que no desmerece un Alessandro Nivola que encarna perfectamente la desorientación de un hombre que ha heredado la autoridad del patriarca pero que también es capaz de entender a esposa que sufre, Lelio nos cuenta el hondo drama que sigue suponiendo para muchas mujeres intentar escapar de la comunidad en la que crecieron y que pareció dar sentido a sus vidas. Tal y como se refleja en las palabras que angustiado pronuncia Dovid al final de la película, la clave de la naturaleza humana está justamente en la libertad de elección. O, mejor dicho, en la autonomía, incluso para poder abandonar la cultura o la religión heredada. Es decir, lo que Disobedience nos cuenta es cómo el derecho a tener una identidad cultural, o a profesar una determinada fe, no es tal derecho sino conlleva también el reconocimiento de la desobediencia a lo heredado. Algo de lo que tanto saben las mujeres que han sido durante siglos, y todavía hoy en muchos contextos, las siempre sometidas a las reglas de conducta y a los límites marcados por varones. Incapacitadas por tanto para ser dueñas de sus proyectos de vida. De alguna manera, podríamos afirmar que la historia de las mujeres no ha sido sino la de las muchas desobediencias que han tenido que ir sumando para saltarse las normas patriarcales. Como la que viven, y sufren, Ronit y Esti, dos mujeres también fantásticas, que solo pueden ser libres si rompen las cadenas que los padres, autoritarios y por supuesto heteronormativos, trenzaron para ellas. Una vez más los deseos, los cuerpos, la vida, frente al pecado, los dogmas y la virtud. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …