Ir al contenido principal

DISOBEDIENCE: La desobediencia de las mujeres

"Yo nací en esta comunidad. No tuve elección". Estas palabras, en boca de Esti (Rachel McAdams), resumen a la perfección el drama que nos cuenta la primera película que el chileno Sebastián Lelio, ganador del Oscar por Una mujer fantástica, ha realizado en Estados Unidos.  La historia de amor imposible de dos mujeres, interpretadas de manera magistral por la ya citada Rachel McAdams y por una siempre fascinante Rachel Weisz, en una ortodoxa comunidad judía de Londres, nos sitúa frente a uno de los grandes dilemas de la igualdad de género. Me refiero al peso de las comunidades de pertenencia, sobre todo cuando responden a dogmas religiosos llevados a su extremo más fundamentalista, y a la dificultad que sobre todo las mujeres tienen para escapar de unas reglas que las convierten en singulares "guardianas de las costumbres".

La vuelta de Ronit (Rachel Weisz), que vive en Nueva York como una mujer autónoma, a la comunidad en la que creció y de la que un día escapó, para asistir al funeral de su padre, un admirado y querido rabino,  desata el conflicto en la vida de Esti,  con Dovid (Alessandro Nivola), considerado el heredero espiritual del fallecido. Comprobamos cómo ese contexto tan cerrado responde a las reglas más extremas del patriarcado  - son los hombres los que mandan, los que tienen la palabra, los que administran la virtud - y  cómo por tanto en él las mujeres están condenadas a vivir por y para ellos. Así se pone sobre la mesa en una de las escenas más rotundas de la película en la que, en una cena familiar, Ronit deja claro que escapó de allí para ser una mujer libre. Todo lo contrario que Esti, que cumplió las reglas y permaneció atada, y que se verá sacudida por el regreso de la mujer a la que amó en silencio.

Gracias a la interpretación llena de matices de las dos protagonistas, cuyos rostros hablan por sí solos, y de las que no desmerece un Alessandro Nivola que encarna perfectamente la desorientación de un hombre que ha heredado la autoridad del patriarca pero que también es capaz de entender a esposa que sufre, Lelio nos cuenta el hondo drama que sigue suponiendo para muchas mujeres intentar escapar de la comunidad en la que crecieron y que pareció dar sentido a sus vidas. Tal y como se refleja en las palabras que angustiado pronuncia Dovid al final de la película, la clave de la naturaleza humana está justamente en la libertad de elección. O, mejor dicho, en la autonomía, incluso para poder abandonar la cultura o la religión heredada. Es decir, lo que Disobedience nos cuenta es cómo el derecho a tener una identidad cultural, o a profesar una determinada fe, no es tal derecho sino conlleva también el reconocimiento de la desobediencia a lo heredado. Algo de lo que tanto saben las mujeres que han sido durante siglos, y todavía hoy en muchos contextos, las siempre sometidas a las reglas de conducta y a los límites marcados por varones. Incapacitadas por tanto para ser dueñas de sus proyectos de vida. De alguna manera, podríamos afirmar que la historia de las mujeres no ha sido sino la de las muchas desobediencias que han tenido que ir sumando para saltarse las normas patriarcales. Como la que viven, y sufren, Ronit y Esti, dos mujeres también fantásticas, que solo pueden ser libres si rompen las cadenas que los padres, autoritarios y por supuesto heteronormativos, trenzaron para ellas. Una vez más los deseos, los cuerpos, la vida, frente al pecado, los dogmas y la virtud. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…