Ir al contenido principal

EL GOBIERNO DE LAS IGUALES

Hace unos días, coincidiendo con las primeras noticias sobre la composición del nuevo Gobierno, se inauguraba en Córdoba un monumento que simboliza a las trabajadoras de la empresa municipal de limpieza. Una estatua que se suma a las varias que existen en la ciudad dedicadas a una genérica mujer --la cordobesa, la que lee un periódico, la que riega unas macetas-- y que contrastan con las muchas dedicadas a hombres singulares. Mientras que ellas continúan simbólicamente situadas en el terreno de las «idénticas» --no tienen nombre, son intercambiables, no importa su individualidad--, nosotros conquistamos hace siglos el espacio de los iguales y en él seguimos, siendo visibles por nuestros logros, por nuestra subjetividad, por el nombre en virtud del cual existimos. Este reparto, que no es meramente simbólico, ya que implica unas relaciones de poder, es una de las bases del patriarcado.
Dada la persistencia de esa estructura de poder, que entre otras cosas se caracteriza por su enorme capacidad de reinvención, es tan relevante que nuestro actual Gobierno cuente con tantas mujeres con poderío. El solo hecho de estar, al que por cierto tienen derecho nada más y nada menos que por su condición de ciudadanas, es toda una apuesta política que sirve para marcar diferencias frente a lo vivido y que afirma un compromiso indiscutible con hacer efectiva la democracia paritaria, o sea, la democracia de verdad. Pero es que además, las ministras nombradas por Pedro Sánchez evidencian algo que a muchos todavía parecía no quedarles claro: que existen muchísimas mujeres preparadas, valiosas y con capacidades indiscutibles. Y que el problema ha estado, y está, en que la cuota masculina del 100% en el poder ha impedido que ellas accedan a los espacios donde nosotros hemos sido los reyes. Por eso, insisto, el debate no hay que situarlo en una cuestión de cuotas, sino en la realidad de una democracia en que los méritos y las capacidades de las mujeres jueguen en la misma división que los masculinos. Un objetivo que todavía necesita de apuestas políticas como la del actual ejecutivo que, entre otras cosas, pone en evidencia la injusticia de un lenguaje jurídico que invisibiliza a las que justamente ahora son mayoría. Hablemos, pues, de Consejo de Ministras.
Una vez sosegada la profunda emoción de los días vividos, que me ha hecho recuperar la confianza en la política, en la de verdad, en la que supone la gestión pacífica del pluralismo y la búsqueda de alternativas para hacer posible el milagro del mayor bienestar de todos y de todas, quedamos ansiosos a la espera de que, pese a las evidentes dificultades, este Gobierno haga lo posible por recuperar el vapuleado Estado de bienestar y sitúe a la igualdad como faro desde el que iluminar transversalmente sus acciones. El Gobierno más feminista de nuestra historia debería plantearse entre sus retos más inmediatos recuperar la vigencia de la Ley de Igualdad de 2007, convertir en realidad el Pacto de Estado contra la violencia y, entre otras cosas, hacer todo lo posible por reducir las enormes fracturas sociales que ha generado la política neoliberal del PP. Estos objetivos, junto a la recuperación del diálogo como escenario irremediable para ir encontrando respuestas a los dilemas territoriales, debería ser el eje esencial de un gobierno que nace débil en sustento parlamentario pero bien nutrido de energías feministas.
Confío además en que el mismo feminismo, a veces demasiado centrado en las identidades más que en las estrategias, se convierta en un aliado cómplice, capaz de superar las siglas y los debates que con frecuencia consumen excesivas energías y alimentan al adversario. Se trata de remar todas a una, todas y todos, conscientes de que tenemos una magnífica oportunidad para demostrar que la igualdad de género es un presupuesto incuestionable de la democracia y, por tanto, de la justicia. Dos términos que han de ser desmasculinizados si queremos que el futuro, otro futuro, sea posible.
Este artículo fue publicado en Diario Córdoba, lunes 11 de junio de 2018:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/gobierno-iguales_1231652.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…