Ir al contenido principal

LINA GÁLVEZ: La necesaria revolución feminista del conocimiento

En unos días de tanta información política, de tantas sorpresas agradables y de tantas buenas noticias para la lucha feminista, ha pasado un cierto desapercibido el nombramiento de Lina Gálvez como consejera responsable de las Universidades y del conocimiento en Andalucía. La apuesta del ejecutivo andaluz por esta Catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide es, o al menos así me gustaría que fuera, un guiño a la potencialidad transformadora que también para la igualdad tienen las ciencias y los saberes, y no digamos una educación que lleva años sumida en un hondo pozo al que la condenan los criterios neoliberales que, por supuesto, también han llegado a las Universidades. Aunque me temo que en determinadas cuestiones el margen de maniobra de la nueva Consejera sea limitado, sí que confío en que sea capaz de abrir muchas ventanas, de quitar el olor a polilla que desprenden muchos armarios universitarios y que intente al menos hacer de la investigación y las Ciencias, incluidas por supuesto las Sociales y las Humanidades, base del desarrollo de una Comunidad Autónoma que hace tiempo que parece haber tirado la toalla en este sentido.

No tengo ninguna duda de que Lina, de profundas convicciones feministas y situada más a la izquierda de un gobierno que respira gracias al aliento de Ciudadanos, va a trabajar muy duro para que la paridad sea también un principio presente en el poder que representa el conocimiento.  Sigue haciendo falta una mayor visibilidad y reconocimiento de las mujeres científicas, otorgarle mayor autoridad a sus trabajos y aportaciones, además de que tienen por supuesto que estar en los órganos que administran y reparten recursos, es decir, en el meollo del poder. Todo ello por no hablar de la ausencia flagrante de la perspectiva de género como línea principal y transversal en los proyectos de investigación, en los programas de las asignaturas mediante las que formamos a los y las futuras profesionales o, en general, en la definición de las líneas estrategias de un ámbito, el de los saberes, que es esencial en la superación del orden político y cultural que constituye el patriarcado.
El ámbito público, y no digamos todo lo relacionado con unas Universidades que son las más fieles reproductoras del orden establecido y de la universalidad sustitutoria masculina, necesita de mujeres como Lina Gálvez que, estoy seguro, no solo proyectará su mirada de economista feminista en todo lo que haga, sino que también intentará, en todo aquello que la dejen, mostrar que caben otras maneras de gestionar los intereses comunes y, por tanto, de entender la política. La gran revolución pendiente no solo tiene que ver, que también, con la mayor presencia de mujeres en los puestos de decisión, sino también con el cambio de unas reglas del juego que fueron diseñadas por nosotros y que siempre han jugado a nuestro favor. Es necesario, urgente diría yo, desmasculinizar la política y, por supuesto, hacer lo mismo con una educación superior en la que faltan Rectoras y en la que sobran catedráticos que piensan que el género es una ideología.
Confío pues en que Lina, que es de esas mujeres de las que uno siempre aprende por todo lo que dice y por cómo lo dice, aproveche esta ventana que se acaba de abrir en Andalucía para hacer posible que los aires violetas entren no solo en el gobierno autonómico sino también, y muy especialmente, en las Universidades.  No tengo ninguna duda de que hará todo lo que esté en su mano para que así sea. Solo me queda pues desearle la mayor de las fortunas en una empresa que tanto necesita mujeres con el poderío de esta sevillana que nunca ha dejado de soñar con una plaza de Florencia.
Publicado en www.eldiario.es, 7 de junio de 2018:
https://www.eldiario.es/zonacritica/Lina-Galvez-necesaria-revolucion-conocimiento_6_779432073.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…