Ir al contenido principal

EL DERECHO FUNDAMENTAL A MORIR

Tal vez la principal falla de las sociedades patriarcales, neoliberales y progresivamente deshumanizadas que habitamos, es el divorcio cada vez mayor entre el que podríamos llamar «orden dominante» y el que, de la mano de mis maestras feministas, identificaría como el «orden amoroso de la vida». Si analizamos con detenimiento buena parte de los debates que en los últimos años se están planteando en torno a los derechos humanos, a la dignidad o la justicia social, buena parte de ellos podríamos ser atendidos satisfactoriamente si los contemplásemos como hilos que irremediablemente hemos de ir trenzado para configurar ese tapiz que podemos identificar como buen vivir. Un buen vivir que tendría que ver con nuestra autonomía siempre relacional, con la solidaridad, con los vínculos amorosos que siempre suman y que nos hacen interdependientes, con el principio esperanza como vacuna frente a las distopías. Lo opuesto, por tanto, a las dinámicas depredadoras, individualistas y liberales que tienden a convertirnos en seres a la deriva, en una especie de mercenarios capaces de vendernos al mejor postor, en unos humanos que justamente parece que desconociéramos las raíces de nuestra Humanidad, que son al fin las que nos unen con la Naturaleza. Algo de lo que, por cierto, el ecofeminismo tiene tanto que enseñarnos.
Si asumiéramos esa perspectiva radical, en cuanto que nos sitúa en las raíces últimas de nuestro ser vulnerable e interdependiente, pocas dudas nos cabrían ante la necesidad de garantizar de manera efectiva nuestra dimensión de seres autónomos, el libre desarrollo de la nuestra personalidad del que habla la Constitución, la capacidad de autodeterminación consciente y responsable que nos hace personas únicas. Una capacidad que se nos debería reconocer, por supuesto, hasta el momento último de nuestra existencia, que debería extenderse por cualquiera de los caminos que transitamos, empezando por aquellos que tienen su origen en nuestro cuerpo. Esa carcasa que es siempre frágil, vulnerable y limitada. Un cuerpo que no es una máquina para la producción o para la explotación por otros, sino la herramienta mediante la cual nos construimos precarios pero libres, únicos pero acompañados, racionales pero también emocionales.
Por todo lo anterior, me resulta tan complicado entender que ni el PP ni Ciudadanos hayan apoyado la reciente apertura en el Congreso del debate que habrá de llevar a la despenalización de la eutanasia. O no, porque bien mirado esta tendencia a no escuchar lo que pide el corazón de las gentes, a dejarse llevar por dogmas que poco tienen que ver con la democracia, o simplemente a poner trabas a todo lo que contribuya a nuestra emancipación y, por tanto, nos libere de ser domesticados, encaja perfectamente con el programa político de unos partidos que miran más al orden dominante que al amoroso de la vida. Y aunque el propósito es todavía limitado, porque lo esencial sería llegar a una ley que garantizara como un derecho fundamental el de continuar siendo autónomos en el momento final de nuestras vidas, me parece una conquista que al fin este tema durante tanto tiempo invisible se haga presente en el debate político.
Hace ya muchos años, y ante la experiencia del padecimiento de un ser querido que nos dejó justo cuando tenía la edad que yo ahora tengo, escribí que garantizar el derecho a morir con dignidad, a elegir cuándo y como poner fin a una vida de la que solo nosotros somos dueños, no era más que un acto de amor. La más hermosa expresión de amor que a mí me gustaría que mis seres queridos me regalaran cuando llegue el momento en que yo sienta que no merece la pena seguir completando reglones. Cuando justamente la dignidad haya abandonado mi vida y los días no sean más que un doloroso simulacro de lo que fueron. Y esta elección no debe ser un ejercicio de misericordia sino un derecho fundamental.
Este artículo fue publicado en Diario Córdoba, 14-5-18:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/derecho-fundamental-morir_1225337.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…