Ir al contenido principal

EL TALLER DE ESCRITURA: Una clase sobre la jodida Europa

La última película de Laurence Cantet, que tiene una evidente línea de continuidad con La clase, y por supuesto también con la dirigida por su coguionista Robin Campillo - la necesaria y emocionante 120 pulsaciones por minuto - , tiene la gran virtud de presentarnos un retrato nítido de muchas de las cosas que están pasando ahora mismo en Europa. La reunión de varios jóvenes en un taller de escritura en una localidad costera cercana a Marsella se convierte en el pretexto y en el contexto perfecto para que el director nos hable, a través de sus personajes, de la deriva de un continente sacudido por muchas amenazas. La principal, tal vez, representada en esos chicos y chicas que dialogan y se interpelan, es la liquidez de un futuro para el que parecen faltar agarraderas, más allá de las perversas y hasta peligrosas que dibujan el miedo y la inseguridad. 

Basada, como es marca de la casa, en una estructura muy teatral, así como en la frescura que otorgan unos jóvenes que no son actores profesionales, y junto a los que sobresale la magnífica interpretación de Marina Foïs, la escritora que más que guiarlos los escucha, El taller de escritura nos pone sobre aviso de cómo crecen la extrema derecha y, en general, los fundamentalismos, en una Europa en la que ya no parece haber lugar para las utopías y especialmente entre unos jóvenes que no saben muy bien hacia qué futuro mirar. Una Europa, que podría estar representada en esa población costera en la que tiempo atrás brillaron unos astilleros, y en la que se vivió un episodio apasionante de lucha obrera, que parece haber abandonado, si es que alguna vez lo tuvo, el aliento de convertirse en un proyeco político y social, abandonada a los mandatos neoliberales que nos van convirtiendo progresivamente en adoradores de nuestro ombligo. Un hábitat ideal para que germine el odio, la violencia, la ira.  Unas emociones muy masculinas que vemos cómo nutren al chico que acaba convertido en el personaje principal, el cual es uno más de tantos que dejan llevar por el virus de la violencia - ahí están las referencias a los videojuegos como espacio de mala educación - y sobre todo por las promesas de quienes parecen ofrecerle un protagonismo que la sociedad le niega. De esta manera, comprobamos cómo es fácil que un chico, y sobre todo tun chico, e insisto en el sexo del personaje, se deje arrastrar por una espiral que parece dar sentido a sus propias frustraciones. 

Afortunadamente la película no renuncia a la luminosidad del mismo espacio en el que se desarrolla, y parece ofrecernos, con el final que no desvalaré, una oportunidad para la esperanza. La que reside en lo que esos chicos y esas chicas, de la mano de una mujer  - y me parece que tampoco es casualidad que sea una mujer - , consiguen no solo conservar sino poner las bases para una actividad colaborativa. La palabra como alternativa al odio. La cooperación como única salida frente al vacio. La memoria histórica como medicina que puede curarnos enfermedades del presente. Aunque el taller estaba pensado para hacer una novela negra, lo que acaba resultando es un texto descarnadamente político. No cabía esperar otra cosa de un cineasta que tiene la gran virtud de ponernos frente al espejo e interpelarnos. No sé si eso es lo mejor que se le puede pedir a una película, yo creo que sí, pero en todo caso es motivo más que suficiente para no perderse ni una de las clases de ciudadanía que nos suele ofrecer Cantet.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …