Ir al contenido principal

EL TALLER DE ESCRITURA: Una clase sobre la jodida Europa

La última película de Laurence Cantet, que tiene una evidente línea de continuidad con La clase, y por supuesto también con la dirigida por su coguionista Robin Campillo - la necesaria y emocionante 120 pulsaciones por minuto - , tiene la gran virtud de presentarnos un retrato nítido de muchas de las cosas que están pasando ahora mismo en Europa. La reunión de varios jóvenes en un taller de escritura en una localidad costera cercana a Marsella se convierte en el pretexto y en el contexto perfecto para que el director nos hable, a través de sus personajes, de la deriva de un continente sacudido por muchas amenazas. La principal, tal vez, representada en esos chicos y chicas que dialogan y se interpelan, es la liquidez de un futuro para el que parecen faltar agarraderas, más allá de las perversas y hasta peligrosas que dibujan el miedo y la inseguridad. 

Basada, como es marca de la casa, en una estructura muy teatral, así como en la frescura que otorgan unos jóvenes que no son actores profesionales, y junto a los que sobresale la magnífica interpretación de Marina Foïs, la escritora que más que guiarlos los escucha, El taller de escritura nos pone sobre aviso de cómo crecen la extrema derecha y, en general, los fundamentalismos, en una Europa en la que ya no parece haber lugar para las utopías y especialmente entre unos jóvenes que no saben muy bien hacia qué futuro mirar. Una Europa, que podría estar representada en esa población costera en la que tiempo atrás brillaron unos astilleros, y en la que se vivió un episodio apasionante de lucha obrera, que parece haber abandonado, si es que alguna vez lo tuvo, el aliento de convertirse en un proyeco político y social, abandonada a los mandatos neoliberales que nos van convirtiendo progresivamente en adoradores de nuestro ombligo. Un hábitat ideal para que germine el odio, la violencia, la ira.  Unas emociones muy masculinas que vemos cómo nutren al chico que acaba convertido en el personaje principal, el cual es uno más de tantos que dejan llevar por el virus de la violencia - ahí están las referencias a los videojuegos como espacio de mala educación - y sobre todo por las promesas de quienes parecen ofrecerle un protagonismo que la sociedad le niega. De esta manera, comprobamos cómo es fácil que un chico, y sobre todo tun chico, e insisto en el sexo del personaje, se deje arrastrar por una espiral que parece dar sentido a sus propias frustraciones. 

Afortunadamente la película no renuncia a la luminosidad del mismo espacio en el que se desarrolla, y parece ofrecernos, con el final que no desvalaré, una oportunidad para la esperanza. La que reside en lo que esos chicos y esas chicas, de la mano de una mujer  - y me parece que tampoco es casualidad que sea una mujer - , consiguen no solo conservar sino poner las bases para una actividad colaborativa. La palabra como alternativa al odio. La cooperación como única salida frente al vacio. La memoria histórica como medicina que puede curarnos enfermedades del presente. Aunque el taller estaba pensado para hacer una novela negra, lo que acaba resultando es un texto descarnadamente político. No cabía esperar otra cosa de un cineasta que tiene la gran virtud de ponernos frente al espejo e interpelarnos. No sé si eso es lo mejor que se le puede pedir a una película, yo creo que sí, pero en todo caso es motivo más que suficiente para no perderse ni una de las clases de ciudadanía que nos suele ofrecer Cantet.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…