Ir al contenido principal

¿POR QUÉ LOS HOMBRES DEBERÍAMOS LEER EL LIBRO LA LACTANCIA MATERNA?

Desde que fui testigo del embarazo de la madre de mi hijo, tomé conciencia de lo radical de una experiencia que yo nunca podría vivir y de la ignorancia que yo tenía, y que en gran parte sigo teniendo, sobre lo que representa gestar a un ser humano. No pude hacer otra cosa que ser acompañante cómplice y observador de lo que ella estaba viviendo, como una vez nacido nuestro hijo  lo fui de esos momentos en que se producía entre ellos una comunión cuando él se agarraba al pecho de su madre para alimentarse.  Esa imagen tan idílica no duró mucho tiempo porque el pequeño se quedaba con hambre y ella lo sufría como si le fuera la vida en ello. La madre no podía evitar sentirse culpable. Años más tarde yo entendería que sobre ella estaba cayendo todo el peso de una cultura que administra con alevosía el concepto de mala madre. Sin embargo, cuando nuestro hijo empezó a alimentarse con el biberón, todas aquellas sombras desaparecieron. Su madre recuperó la libertad y su tiempo, yo pude implicarme más en el cuidado del que apenas tenía meses. Sentí que los vínculos se hacían justamente más fuertes, más auténticos, porque procedían no tanto de lo puramente biológico sino de lo sentido.

He recordado este momento de nuestras vidas mientras que leía el recién editado libro de Beatriz Gimeno titulado La lactancia materna. Política e identidadAl ir recorriendo todos los argumentos de un libro que no está escrito contra la lactancia sino contra la imposición de una práctica, y con ella de un determinado modelo de maternidad, no he hecho sino confirmar la pesada mochila que las mujeres arrastran en una sociedad que continúa empeñada en disciplinar su cuerpo y que, en consecuencia, acaba condicionando su mismo estatuto de ciudadanía. Es evidente, como bien explica Gimeno, que el mandato de lactancia, que en las últimas décadas ha adquirido la categoría de movimiento global, se inserta a la perfección no solo en un orden simbólico sino también en un contexto de reacción patriarcal y de neoliberalismo que incide de manera singularmente negativa en el estatuto de las mujeres. Porque, insisto, lo que la autora pone en entredicho no es la opción de dar de mamar a un hijo, sino el mandato que casi podemos calificar como moral que hace que se construya un discurso que automáticamente deslegitima a las madres que no optan por la lactancia. Un discurso que lógicamente enlaza con el mantenimiento acrítico de unos roles de género, con la conexión Mujer-Naturaleza (ahora redescubierta en un sentido incluso empoderador y hasta feminista para algunas), con las más estrictas exigencias de virtud y hasta de moralidad que siempre han condicionado a las mujeres y por supuesto con un ideal de madre vinculado al sacrificio y a la abnegación. Todo ello, no lo olvidemos, en un contexto en el que la retórica de la elección esquiva los condicionantes que derivan de los sistemas de dominación y en los que muchos sectores se posicionan alerta ante las conquistas de las vindicaciones feministas.
La lactancia materna, que bien nos indica el subtítulo es ante todo un libro sobre la identidad de las mujeres y sobre las políticas que pretenden someter sus cuerpos y capacidades a los intereses del mercado, debería ser leído con especial atención por quienes apenas sabemos nada de lo que viven nuestras compañeras cuando pasan por la experiencia de ser madres, o incluso cuando deciden no pasar por ella. Todos los hombres que con relativa frecuencia incluso nos atrevemos a construir discursos en torno a la maternidad, los cuidados o la crianza de los hijos, deberíamos empezar por leer libros como éste para ser plenamente conscientes de dónde debería ponerse el foco político. Y muy especialmente un libro como el de Beatriz Gimeno debería ser leído por todos los que están subidos al carro de las nuevas paternidades y en cuyos planteamientos parece no haber apenas espacio para la realidad de aquéllas sin las que lógicamente no podrían ser padres, ni nuevos ni viejos, ni buenos ni malos. Es decir, creo que es imposible articular un discurso, y no digamos una práctica política y social, sobre las paternidades sin previamente revisar los condicionantes que siguen convirtiendo la maternidad en una especie de trampa para nuestras compañeras. No creo que sea posible construir un nuevo modelo de padre aislado de una realidad en la que el objetivo principal debiera ser cómo encajamos la maternidad,  de la manera más respetuosa con su autonomía, en el proyecto vital de las mujeres. Ese debería ser unos de los principales ejes del debate político en torno a la igualdad, en la medida en que la maternidad sigue siendo, tanto desde el punto de vista material como meramente simbólico, uno de los principales obstáculos para que ellas puedan sentirse tan autónomas como nosotros a la hora de diseñar su itinerario de vida.
Estoy seguro de que después de leer un libro como el de Beatriz Gimeno, algunos hombres, y quiero pensar que muy especialmente los que parecen empeñados en que su paternidad sea una práctica construida desde la presencia,  no quedarán indiferentes. Porque las páginas de este volumen constituyen también una interpelación a quienes, desde la acción y/o la omisión, contribuimos a mantener un orden simbólico y un estado de cosas en el que el cuerpo de las mujeres sigue condicionado por su destino biológico. Es decir, la lectura de La lactancia materna nos demuestra, por si a estas alturas a alguien no le quedaba claro, que ser madre es una cuestión política y que solo puede ser debidamente analizada desde las relaciones de poder en las que se inserta. Y que, por tanto, buena parte de la revolución feminista pendiente tiene que ver con la emancipación de unos mandatos de género que continúan haciendo que las mujeres continúen sometidas a prácticas disciplinarias que las dividen en buenas y  malas. Como los cuentos de toda la vida. Esos que el patriarcado no ha dejado de contarnos con tal de mantenerlas a ellas felizmente domesticadas.
Publicado en www.eldiario.es, 25/05/18:
https://www.eldiario.es/zonacritica/hombres-deberiamos-leer-lactancia-materna_6_775232486.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…