Ir al contenido principal

CUSTODIA COMPARTIDA: EL TERROR MACHISTA

La indignación provocada por la bochornosa sentencia del caso de “La Manada” ha dado lugar a que una vez más, desde diferentes instancias, reclamemos la urgencia de que todo el personal que interviene en la Administración de Justicia reciba una adecuada formación y sensibilización en materia de género. No estaría de más, por ejemplo, que juezas y jueces asistieran a seminarios permanentes en los que a través del cine se les mostrara, visto que para algunos y para algunos parece complicado entenderlo, qué efectos provoca el machismo, dónde están las raíces de la violencia de género o por qué son tan necesarias en pleno siglo XXI las vindicaciones feministas. Sin duda, la recientemente estrenada Custodia compartida debería formar parte de ese ciclo.
Xavier Legrand, que en 2013 estuvo nominado a los Oscar por un cortometraje titulado Avant que de tout perdre, en el que plasmaba la angustia de una mujer que, después de haber sido víctima de malos tratos, decide abandonar a su marido, recupera a los mismos personajes, interpretados por los mismos actores, para contarnos cómo avanza la historia de terror. Porque, por encima de otros matices, Custodia compartida es una película que nos muestra con toda su crudeza el terror que provoca un hombre violento y la tensión que genera para las víctimas – en este caso, la mujer y el hijo – el que, como buen macho, no es capaz de asumir que los que concibió como de su propiedad empiecen a ser libres. No estaría mal, por tanto, que, junto a las juezas y a los jueces, la vieran los padres separados y divorciados que reclaman de manera tan acrítica la custodia compartida.
El largometraje de Legrandque no es simplemente el retrato de la lucha judicial que en un proceso de divorcio se plantea con frecuencia por los hijos, es un relato sobre los miedos que se generan en un entorno controlado por el patriarca, sobre la asfixia que va generando el monstruo, sobre la extrema vulnerabilidad de quienes se hayan a merced de sus fauces. La mirada del hijo nos basta para captar cuánto más dolorosa que la violencia física es la generada por su amenaza y por el control psicológico de quien no se resiste a perder el mando. Una historia de violencia machista puede contarse de muchas maneras, pero Legrand ha optado por la que tal vez mejor nos puede definir los efectos que la misma provoca en las víctimas. Un atentando tan hondo a la integridad física y moral de cualquier persona quizás solo puede contarse adecuadamente más que a través de las claves de una película de terror. De ahí que el relato empiece en sede judicial y acabe en una bañera.
El marido y padre violento nos recuerda a un ogro que, a diferencia de los que en los cuentos acaban teniendo una cierta ternura, vive instalado en la ira que provoca su asquerosa virilidad. Un ogro que nos deja bien claro que el macho que domina a quienes se supone que son sus seres más queridos no es un enfermo, ni alguien al que puntualmente se le va la pinza, sino un sujeto que se ha construido sobre un perverso triángulo que suma masculinidad, poder y violencia. Las raíces que alimentan las injusticias de género y que todavía hoy continúan siendo invisibles para quienes no se atreven a mirar la realidad con gafas violetas.
Publicado en la página web de Clásicas y Modernas, 7 de mayo de 2018:
http://www.clasicasymodernas.org/custodia-compartida-el-terror-machista/

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…