Ir al contenido principal

MEMORABLES, INSIGNES E INTRÉPIDAS

En estas semanas que ando metido en la vorágine de presentar un libro en el que defiendo que la revolución masculina o será feminista o no será, con frecuencia me preguntan cómo se despertó en mí la conciencia de género. Mi respuesta siempre tiene dos argumentos. De una parte, la poderosa presencia de mujeres en mi vida, las cuales, sin que en muchos casos tuvieran ni idea de lo que implica el feminismo, me dieron rotundos ejemplos de una ética alternativa a la masculina. De otra, el aprendizaje de todo lo que ellas han aportado a la historia de la Humanidad y, en paralelo, de todo lo que han tenido que luchar por acceder a unos derechos a los que nosotros teníamos garantizado directamente el acceso simplemente por el hecho de nacer con pene. Es, sin duda, este ejercicio de memoria, sin el cual no es posible entender adecuadamente el presente ni mucho menos luchar por un futuro distinto, el que mejor nos sitúa ante la dolorosa evidencia de lo mucho que el mundo se ha perdido por no contar con los talentos y las capacidades de la mitad femenina. Todo ello unido al imprescindible reconocimiento del legado de las que en un contexto tan hostil lograron ser ellas mismas y constituirse en eslabones de una larga cadena que llega hasta el «me too».

Justo en estos momentos, en los que afortunadamente las reivindicaciones feministas empiezan a ocupar tanto espacio mediático, y ante el riesgo de que esta ebullición quede solo en una moda que incluso sea aprovechada por el patriarcado para reinventarse, es más necesario que nunca recuperar la genealogía feminista y hacer pedagogía con ella. Ese es uno de los objetivos de la espléndida exposición que en estos días podemos disfrutar en el Rectorado de la UCO. Memorables, insignes e intrépidas (1870-1931) nos muestra lo mucho y bueno que hicieron las mujeres en momentos claves de la historia. De manera didáctica y emocionante, la exposición pone rostro a tantas que todavía continuar sin estar en los manuales, que no forman parte de las referencias de prestigio y autoridad en un mundo académico tan androcéntrico y que, por supuesto, son invisibles para quienes entienden que el género es una ideología.
Memorables, insignes e intrépidas debería ser vista por todas aquellas y todos aquellos que andan por las redes sociales devaluando cualquier cosa que suponga vindicación feminista, así como por todos y todas las docentes que se resisten a aplicar la perspectiva de género en sus materias, sin ser conscientes de que continúan transmitiendo una visión sesgada de la realidad. Por supuesto, espero que también muchos de los que pasean habitualmente por los pasillos del Rectorado con sus trajes de patriarcas se sientan como mínimo interpelados por unas científicas que continúan sin estar en los programas de nuestras asignaturas o por las sufragistas que hicieron posible que hoy sus esposas e hijas puedan votar.
Memorables, insignes e intrépidas, cuyo título es toda una declaración política de intenciones, es un magnífico ejemplo de lo que las instituciones públicas, y muy especialmente las educativas, deberían hacer en materia de igualdad. Una labor que lógicamente pasa por transformar las rancias estructuras de instituciones que, como la universitaria, aún arrastran lodos medievales, pero que también exige dar autoridad a las aportaciones que las mujeres no han dejado de hacer a los saberes y a la cultura en general. Un ejercicio de memoria histórica que tiene mucho de justicia democrática, pero también de recorrido emocional por los hilos que nos unen a las que por primera vez entraron en un aula, a las que se atrevieron a dejar su huella en bibliotecas y laboratorios y, por supuesto, a las que incluso se jugaron la vida para conseguir que el sufragio fuera realmente universal.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 5-2-18:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/memorables-insignes-intrepidas_1203524.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …