Ir al contenido principal

MEMORABLES, INSIGNES E INTRÉPIDAS

En estas semanas que ando metido en la vorágine de presentar un libro en el que defiendo que la revolución masculina o será feminista o no será, con frecuencia me preguntan cómo se despertó en mí la conciencia de género. Mi respuesta siempre tiene dos argumentos. De una parte, la poderosa presencia de mujeres en mi vida, las cuales, sin que en muchos casos tuvieran ni idea de lo que implica el feminismo, me dieron rotundos ejemplos de una ética alternativa a la masculina. De otra, el aprendizaje de todo lo que ellas han aportado a la historia de la Humanidad y, en paralelo, de todo lo que han tenido que luchar por acceder a unos derechos a los que nosotros teníamos garantizado directamente el acceso simplemente por el hecho de nacer con pene. Es, sin duda, este ejercicio de memoria, sin el cual no es posible entender adecuadamente el presente ni mucho menos luchar por un futuro distinto, el que mejor nos sitúa ante la dolorosa evidencia de lo mucho que el mundo se ha perdido por no contar con los talentos y las capacidades de la mitad femenina. Todo ello unido al imprescindible reconocimiento del legado de las que en un contexto tan hostil lograron ser ellas mismas y constituirse en eslabones de una larga cadena que llega hasta el «me too».

Justo en estos momentos, en los que afortunadamente las reivindicaciones feministas empiezan a ocupar tanto espacio mediático, y ante el riesgo de que esta ebullición quede solo en una moda que incluso sea aprovechada por el patriarcado para reinventarse, es más necesario que nunca recuperar la genealogía feminista y hacer pedagogía con ella. Ese es uno de los objetivos de la espléndida exposición que en estos días podemos disfrutar en el Rectorado de la UCO. Memorables, insignes e intrépidas (1870-1931) nos muestra lo mucho y bueno que hicieron las mujeres en momentos claves de la historia. De manera didáctica y emocionante, la exposición pone rostro a tantas que todavía continuar sin estar en los manuales, que no forman parte de las referencias de prestigio y autoridad en un mundo académico tan androcéntrico y que, por supuesto, son invisibles para quienes entienden que el género es una ideología.
Memorables, insignes e intrépidas debería ser vista por todas aquellas y todos aquellos que andan por las redes sociales devaluando cualquier cosa que suponga vindicación feminista, así como por todos y todas las docentes que se resisten a aplicar la perspectiva de género en sus materias, sin ser conscientes de que continúan transmitiendo una visión sesgada de la realidad. Por supuesto, espero que también muchos de los que pasean habitualmente por los pasillos del Rectorado con sus trajes de patriarcas se sientan como mínimo interpelados por unas científicas que continúan sin estar en los programas de nuestras asignaturas o por las sufragistas que hicieron posible que hoy sus esposas e hijas puedan votar.
Memorables, insignes e intrépidas, cuyo título es toda una declaración política de intenciones, es un magnífico ejemplo de lo que las instituciones públicas, y muy especialmente las educativas, deberían hacer en materia de igualdad. Una labor que lógicamente pasa por transformar las rancias estructuras de instituciones que, como la universitaria, aún arrastran lodos medievales, pero que también exige dar autoridad a las aportaciones que las mujeres no han dejado de hacer a los saberes y a la cultura en general. Un ejercicio de memoria histórica que tiene mucho de justicia democrática, pero también de recorrido emocional por los hilos que nos unen a las que por primera vez entraron en un aula, a las que se atrevieron a dejar su huella en bibliotecas y laboratorios y, por supuesto, a las que incluso se jugaron la vida para conseguir que el sufragio fuera realmente universal.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 5-2-18:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/memorables-insignes-intrepidas_1203524.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…