Ir al contenido principal

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA



La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, como prefieran, “maricón el último”. Es una película pues extremadamente blandita, bienintencionada y que a mí me ha recordado a una especie de catequesis laica sobre los buenos valores o, mejor dicho, sobre lo que la progresía hoy venida a menos convirtió en su día en bandera vindicativa.

No seré yo quien ponga en duda las virtudes formales del producto, desde la fotografía a la hermosa música del sin embargo cargante Alexandre Desplat, pasando por las buenas interpretaciones o el pulso narrativo que sin duda tiene el director de la para mí deslumbrante (ésta sí) El laberinto del fauno. Sin embargo, hay muchas cosas de la película que no  me han gustado y que hacen que no forme parte de esas historias que uno atesora como el buen vino, es decir, que van creciendo en el corazón y en la memoria cinéfila. Trataré de explicar por qué esta película tan aclamada a mí me ha parecido muy tramposa y por qué, al verla, sentí que me estaban tratando como a un espectador de Disney.

1º) Creo que la mayor habilidad de su creador es haber mezclado con inteligencia, y ternura, muchos elementos de historias propias y ajenas. Es decir, poco encuentro de original en lo que cuenta y en cómo lo cuenta. Lo que veo es una especie de cóctel en el que, por acumulación, Del Toro pretende convencernos de que nos está contando algo potente y serio. Yo, sin embargo, no puedo evitar ver en la película una mezcla de Amelie, ET, La Bella y la Bestia, El laberinto del fauno e incluso La la la Land. Todo ello sin olvidar cómo recrea, incluso estéticamente, y a través de la figura del monstruo, la clásica La mujer y el monstruo de Jack Arnold. Toda esta mezcla a mí me parece un pastiche bastante cursi,  aunque eso sí, resultón. A mí en todo caso me empalaga como en su día lo hicieron la sobrevaloradas películas citadas, con la única excepción de la a mi parecer poderosa El laberinto del fauno. Incluso ese punto de nostalgia que también tiene la historia, aquí podríamos hablar hasta de un Cinema Paradiso menos mediterráneo, a mí me incomoda porque parece decirnos que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y eso es una solemne tontería y una falsedad que nos paraliza.

2º) Me parece discutible el tratamiento que Del Toro hace de la mayoría de los personajes, desde mi punto de vista tremendamente estereotipados. Sucede así con la figura del viejo homosexual, y de su triste y fallida historia de conquista de joven hetero que le da calabazas. La condescendencia es en este caso prima hermana de la perversa tolerancia. Por supuesto, esa mirada facilona está también en los estereotipados personajes masculinos que vendrían a representar el bien y el mal, en ese escenario de guerra fría que queda reducido a un escenario plano, como extraído de un libro facilón para jovencitos.  Y creo que ese tratamiento superficial, e insisto, como de lección para preadolescentes (aunque dudo que a estos les enganche una película como ésta), está en toda la mirada del director sobre los personajes raros, diferentes, marginados, y por tanto monstruosos, que habitan la historia. Yo al menos no consigo verlos como seres animados sino más bien como clichés que le sirven al mexicano para contarnos una fábula que nos permita dormir tranquilos. No logro extraer de ellos una lectura intensa y emocionante sobre el valor de las diferencias o sobre lo mal que éstas encajan en un mundo hecho a imagen y semejanza de los poderosos.

3º) Mucho más controvertido es el tratamiento que hace de los dos personajes femeninos, tal y como bien ha explicado Pilar Aguilar en su blog (http://pilaraguilarcine.blogspot.com.es/2018/02/la-forma-del-agua-guillermo-del-toro.html#more) . Yo creo que Del Toro vuelve a caer en la condescendencia con la que muchos creadores masculinos miran a las mujeres. Y no solo, que también, porque la protagonista sea muda, sino porque vuelve a retratarnos a dos mujeres que aunque son capaces de tener voz propia, al final las condena a ser prisioneras de su destino: una del amor y otra de la vida mediocre que lleva con un marido calzonazos. Todo ello por no insistir en cómo queda maravillosamente poner de secundaria cómplice a una negra (la siempre maravillosa Octavia Spencer) - de esta manera se cubren simultáneamente dos cuotas de lo políticamente debido - o la ternura que despierta, como si fuera un animalillo, un ser con algún tipo de discapacidad.

4º) Como espectador varón no solo me ha molestado la manera tan ridícula, aunque pueda parecernos tierna, con que se retrata al homosexual mayor, sino también a cómo de nueve se subraya la sexualidad masculina centrada en la genitalidad. El pene del monstruo cobra un protagonismo que no logro entender, salvo para subrayar que la protagonista mujer, por más que la veamos disfrutando a solas de un orgasmo, necesita lo que solo puede ofrecerle un hombre de verdad.  Aunque se trate de un monstruo al que ella, gracias al amor, consigue transformar en una especie de peluche (con pene, eso sí).

5ª) Y, sin duda, el final de la historia (ATENCIÓN, SPOILER) es lo que resta para mí todo valor a los posibles resquicios de emancipación femenina que pudiéramos encontrar en la historia. De nuevo, la entrega por amor, la renuncia a su propio mundo, la eclosión maravillosa que supone que ella se sumerja en las aguas del romanticismo. En fin, la lección última de que este mundo no es habitable para seres como la protagonista y que el amor puede ser la salvación, aunque para ello tenga que renunciar a su habitación propia, a su trabajo (por más precario que sea) o al proyecto de una vida autónoma. Suponemos que, gracias al pene del monstruo, ella será fecundada bajo las aguas y juntos abrazarán la extrema felicidad que supone tener hijos e hijas anfibios (Espero que esta segunda parte nunca nadie se atreva a rodarla).

6ª) Del mensaje ecologista, no me atrevo a hablar, porque no acabo de verlo… Salvo el derroche que supone dejarse el grifo de la bañera abierto durante horas, eso sí, en nombre de la pasión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…