Ir al contenido principal

EL FEMINISMO DE LA CONCEJALA BOTELLA

"Somos feministas y no de boquilla, pero no estamos de acuerdo en apoyar la huelga feminista, lo que diríamos es respetarla». En estas declaraciones de María Jesús Botella, concejala del Ayuntamiento de Córdoba -¿o más bien deberíamos decir concejal?-, se resumen a la perfección todos los ingredientes mediante los que identificar a esa corriente que Miguel Lorente denomina «neomachismo». Con este término se designa en definitiva una nueva estrategia del patriarcado para reproducirse, en perfecta armonía con el neoliberalismo triunfante y por tanto con la máxima defensa de la libre elección de las mujeres como criterio ético desde el que medir su emancipación. Una propuesta sin duda ideológica -el machismo es una ideología- y mediante la que se apuntalan discursos que pretenden hacer invisible la discriminación sistémica de las mujeres y, en paralelo, la posición privilegiada de los hombres.
La apelación de Botella al «somos feministas», dejando muy claro que no lo son «de boquilla», contrasta evidentemente con sus infundadas declaraciones sobre la brecha salarial y con su falta de apoyo a la huelga del 8M. Ya sabemos de la capacidad de muchos políticos y de muchas políticas, no digamos de quienes forman parte del partido que (des)gobierna el país, para decir una cosa y justamente la contraria incluso en una misma frase. Pero en este caso la hermanísima de aquella señora que también nos dejó claro que en materia de sexualidad mejor es no mezclar peras con manzanas, ha superado a sus colegas demostrando justamente su ignorancia. De una parte, con respecto a la realidad misma. La negación de la brecha salarial solo se entiende como estrategia de apoyo no solo al presidente que hace unas semanas pasó literalmente del tema, sino también como un respaldo triunfal, y no solo de boquilla me temo, a quienes continúan interesados en mantener las jerarquías del patriarcado, comenzando por los poderes económicos y continuando con los políticos que en nuestro país continúan descaradamente desconociendo el mandato del artítulo 9.2 CE.
Por otra parte, sus declaraciones y su toma de posición política evidencian justamente que no tiene idea de lo que implica ser feminista, y si la tiene es evidente que ha decidido no militar con las reivindicaciones que merecen tal calificativo. Como en la mayoría de quienes niegan la potencia transformadora del feminismo, se mezcla la ignorancia, que es la madre de casi todos los prejuicios, con unas convicciones políticas que mal casan con las propuestas redistribuidoras y emancipadoras por las que las mujeres llevan siglos luchando. Algo que podemos constatar, en el caso del PP, simplemente analizando las partidas que en la Ley de Presupuestos han dedicado a la igualdad, o bien las reformas legislativas que de manera tan negativa han incidido en la situación de las mujeres. Empezando por la reforma laboral, pasando por la Lomce o la ley de régimen local de 2013, y terminando en la pasividad vergonzosa ante las exigencias del Pacto de Estado contra la violencia de género que, me temo, apoyaron, en este caso sí, “de boquilla”.
Por todo ello no nos debería extrañar que el PP no apoye en nuestro Ayuntamiento una moción a favor de la huelga del 8M, que se limite a respetarla -como si el ejercicio de un derecho fundamental requiriera de una especie de concesión graciosa de quién gobierna- y que además la concejala Botella se atreva a decir públicamente lo que me temo muchas y muchos de su partido callan porque son esclavos de lo políticamente correcto. Yo, sin embargo, creo que las desacertadas palabras de la concejala popular son un argumento más a favor de la huelga del 8M. Porque nos demuestran que la igualdad tiene poco que hacer en este país mientras que su partido siga gobernando, y que el feminismo, como bien dijo hace unos días Ana de Miguel en Córdoba, es lo contrario a la ignorancia.
Publicado en Diario Córdoba, 19 de febrero de 2018:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/feminismo-concejala-botella_1206932.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…