Ir al contenido principal

HOMBRES CONTRA LA MANADA

L
Los hombres siempre hemos necesitado mirarnos en dos espejos para definirnos: de una parte, como bien lo describió Virginia Woolf, en el que nos ha devuelto empequeñecida la imagen de las mujeres para así vernos nosotros el doble de nuestro tamaño natural; de otra, el de nuestros pares, mediante el que reforzamos cada día los patrones de la masculinidad hegemónica. Este doble juego ha alimentado los privilegios de los que históricamente nosotros hemos gozado y, en paralelo, las discriminaciones que han sufrido y sufren ellas. Es decir, las bases de un sistema sexo/género que solo débilmente hemos conseguido erosionar en el último siglo. En cuanto mitad privilegiada siempre hemos tenido mucho que callar con tal de que nada ni nadie, y mucho menos ellas, pusiera en peligro nuestros dividendos. De esta forma hemos sido durante siglos cómplices, por acción y por omisión, de unas relaciones de poder que han jugado en contra de ellas. Solo así se explica la pervivencia de tantas violencias que insisten en negar la subjetividad de las mujeres y en convertirlas en un cuerpo –o mejor dicho, en un objeto– a nuestra disposición. Siempre atentas, con dinero de por medio o no, a hacer posible que nuestros deseos sean satisfechos como derechos.

Por todo ello, no nos debería haber extrañado que los presuntos agresores de la joven de Pozoblanco participaran en un grupo de whatsapp junto a otros veinte y que ninguno alzara la voz contra lo que estaba siendo un flagrante atentado contra la dignidad y la integridad física y moral de un ser humano de sexo femenino. Es muy gráfico también que el grupo se llamase «la manada» pues de esa manera tan obvia se autodefinían como el ejemplo más burdo de fratría viril. La misma que entiende como parte de su ocio, y de su misma afirmación identitaria, ir de putas el fin de semana, o la misma que es capaz de desplegar en un campo de fútbol proclamando que «Shakira es de todos».
El próximo 21 de octubre se va a celebrar en Sevilla una manifestación contra las violencias machistas convocada por diversos grupos de hombres que hace tiempo entendimos que dichas violencias son un problema que tenemos nosotros y que sufren las mujeres. Es decir, que somos los principales responsables en el mantenimiento de un orden basado en nuestra omnipotencia y en el que sufre no solo la mitad femenina de la Humanidad sino también, aunque con mucha menos intensidad, los hombres que disienten del modelo hegemónico. Afortunadamente cada vez somos más, aunque todavía lamentablemente pocos, los convencidos de que debemos romper los silencios que nos hacen cómplices y a comprometernos, personal y políticamente, con una lucha que es nada más y nada menos que una exigencia democrática. Una exigencia que en estos tiempos neoliberales, donde se multiplican los instrumentos que dan rienda suelta a la erotización del dominio sobre ellas, y en los que resulta tan fácil justificar la sumisión en nombre de la libre elección, es más urgente que nunca. Porque los hechos nos muestran una alarmante realidad en la que el machismo recupera el púlpito del que nunca realmente se bajó y en la que comprobamos que no basta con las leyes para conseguir una igualdad real.
Es el momento pues de que como hombres nos posicionemos, siempre al lado de ellas y nunca robándoles protagonismo, y nos rebelemos contra todo tipo de manadas que nos devuelven aumentada la imagen de nuestra hombría. Son tiempos de aprehender la incomodidad que implica perder privilegios y asumir la mirada ética del feminismo. Una mirada que nos equivocamos si pensamos que ha de ser privativas de ellas, cuando realmente se trata de un compromiso de todas y de todos, incluidos quienes aún deben superar la esquizofrenia que supone calificarse como demócratas y afirmar que el feminismo nada tiene que ver con ellos/as.
LAS FRONTERAS INDECISAS, Diario Córdoba, 17 de octubre de 2016:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/hombres-manada_1088454.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…