Ir al contenido principal

DANIEL BLAKE: CIUDADANO, NI MÁS NI MENOS

Dudo mucho que Rajoy, después de su triunfante investidura del sábado noche, se fuera al cine a ver la última de Ken Loach. Me resulta más fácil imaginármelo poniendo a prueba su dureza de notario en la sensiblera y tramposa Un monstruo vino a verme. Saldría de ella reconfortado después de una emoción facilona que le permitiría luego dormir a pierna suelta como quien ha expiado sus pecados rezando un par de avemarías. No habría estado mal que no solo él sino todos los señores diputados y todas las señoras diputadas, antes de decirle que sí a cuatro años más de políticas neoliberales en lo económico y conservadoras en lo moral, o simplemente abstenerse - quien calla otorga - ante el que ha sido uno de los principales valedores de la desigualdad en nuestro país, se hubieran pasado por una sala de cine y se hubieran metido en vena ese chute de verdad que constituye la última película del director de Tierra y libertad. 

Fiel a su irrenunciable compromiso social, y con la siempre inestimable ayuda del también comprometido guionista Paul Laverty, Koach nos vuelve a dar una lección sobre lo que entiendo que el cine también puede y debe ser: un aldabonazo ético en las conciencias de los espectadores. Con su habitual estilo austero, que no frío, y sin hacer concesiones al sentimentalismo, el director británico nos ofrece un retrato angustioso y conmovedor sobre los que están las afueras, esos que cada día son más y que sobreviven a duras penas más por la caridad que por la protección de un Estado que hace tiempo dejó de responder al adjetivo "social" con el que un día lo soñó el constitucionalismo. Es decir, Yo, Daniel Blake es un relato sobre los pobres, sobre los desahuciados, sobre los que mueren de hambre o frío, sobre los que apenas son un número en las estadísticas de final de trimestre. 

La historia de Daniel, que podría ser la de tantos hombres como él en esta Europa cada día más controlada por los mercaderes, y la de Rachel, la joven madre soltera con la que se cruza en su solitaria vida de individuo en los márgenes del sistema, es la mejor evidencia de como más que antes una crisis económica nos encontramos ante un cambio de paradigma. El que nos lleva, irremediablemente me temo, salvo que iniciemos pronto una revolución, a reducir  al mínimo el papel garantista de los derechos básicos por parte de un Estado que restringe sus políticas sociales y que, además, genera todo un aparato burocrático-administrativo que acaba actuando en contra de los más vulnerables.  El que parece haber perdido de vista la brújula de la dignidad.

La dignidad es uno de esos valores muy  complicados de definir a priori. Hay cientos, miles de páginas escritas por sesudas mentes en torno al concepto. Sin embargo, la mejor manera de captar su esencia es comprobar cuanto duele, personal y colectivamente, cuando es pisoteada, devaluada o simplemente no reconocida. Es en ese ejercicio de empatía, que con la narración cinematográfica cuando está bien hecha es tan fácil de conseguir, donde es posible descubrir el sentido último de la Humanidad, el fundamento axiológico de tantas declaraciones y proclamas que vemos cómo en el siglo XXI quedan reducidas a meras promesas a las que ni siquiera buena parte de la izquierda da la prioridad que merecen.

Yo, Daniel Blake nos habla de dignidad y de justicia o, mejor dicho, de como la falta de la segunda reduce o elimina la primera. Las historias de Daniel y Rachel nos duelen porque nos enseñan cómo ante la falta de justicia social la caridad es la que está hoy permitiendo que millones de seres no naufraguen, porque nos muestra el lado más perverso de una Administración que hace tiempo dejó de atender al orden amoroso de la vida, porque nos confirma que en el capitalismo patriarcal dominante las mujeres son las más discriminadas entre los discriminados y acaban siendo fácilmente mercancía destinada a satisfacer los deseos de los hombres. 

Ken Loach nos cuenta todo eso y más sin necesidad de buscar la lágrima fácil, sin rostros de actores conocidos ni de estrellas fulgurantes, sin músicas estridentes que hagan que nuestra piel se ponga de gallina. Se limita a dejar que la vida entre en la cámara y se nos cuente, con toda su crudeza, con la ternura que irradian los hijos de Rachel y con la bondad que respira Daniel, con el desamparo y la angustia que nos comunica ella y con los vínculos emocionales que se generan entre los cuatro. Una familia sin sangre compartida pero unida por la necesidad de abrazos que generan la soledad y la pobreza.

Daniel, como bien se deja claro al final de la película, no pide otra cosa que ver garantizados sus derechos de ciudadano, la igual dignidad que se supone que todas y todos compartimos por el hecho de nacer humanos. Su grito de desesperanza es una llamada para que como espectadores tomemos partido frente a un mundo dominado por quienes hace tiempo que olvidaron que el Derecho no tiene sentido si no es como garante de nuestro bienestar y que lo público solo se justifica si garantiza las iguales oportunidades de todas y de todos. Lo contrario, como bien nos muestra la última y necesaria película de Loach, no es más que un terrible fracaso de la democracia. Un fracaso ante el que sobre todo la izquierda no debería permanecer impasible, ni mucho menos cómplice de quienes tanto se empeñan en  demostrarnos que no hay más ley que la de los piratas ni más ética que la propia del individualismo depredador.

PUBLICADO EN THE HUFFINGTON POST (2/11/16):
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/daniel-blake-ciudadano-ni_b_12728978.html?utm_hp_ref=spain



Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…