Ir al contenido principal

LA MILITANTE SOCIALISTA

Ángela es pequeña por fuera pero muy grande por dentro. En su cuerpo menudo habita una mujer poderosa, valiente, capaz de iluminar con sus múltiples compromisos la cobardía de quienes solo somos vulgares imitadores de su poderío. Desde siempre, y puedo imaginar que mucho más a medida que ha ido sumando años, ella se ha rebelado contras las injusticias y lleva grabado en su piel que todo lo personal es político. Antes que cualquier otro adjetivo con el que seguramente me quedaría corto al describirla, ella lleva con orgullo los de feminista y socialista, dos términos que riman aunque no necesariamente siempre hayan ido de la mano.
Aunque nos separan cientos de kilómetros, físicos que no emocionales, me consta lo mucho que ella ha sufrido en las últimas semanas. Desde la distancia he sentido cómo le dolía su alma de izquierdas y como, entre la impotencia y la desubicación, contemplaba las fracturas de su partido, las cuchilladas twiteadas y los hilos incapaces de coser tanto desgarro. Desde este Sur en el que tantos estamos hartos de líderes y lideresas que creen que la política es una forma de vida y no un servicio público, y en el que nos sobran salvadores y salvadoras que nos tratan con paternalismo, he comprobado cómo sufría tu ánimo de mujer luchadora e infatigable. Una de esas muchas que hace tiempo entendieron que el feminismo es un aforma de vida, una posición ética frente al mundo y que, por tanto, difícimente se puede ser de izquierdas sin haber aprehendido que la igualdad de género es el núcleo de la democracia.
En mi querida Ángela, y en otras tantas como ella que entienden la política como una exigencia cívica que debería interpelarnos a todas y en consecuencia hacernos corresponsables de lo que sucede en lo público, he visto el desgarro de muchas personas socialistas que han asistido dolidos al espectáculo de un partido que hace tiempo volvió su mirada hacia los oligarcas y que ahora, más que nunca, parece haber perdido la brújula que durante su larga historia no dejó de indicarle el verdadero camino de la izquierda. Es decir, el camino que lleva a la igualdad material, la justicia social y el empoderamiento de los más vulnerables. Al sentirme cómplice de Ángela lo he sido de todas las militantes que se han sentido ignoradas, silenciadas y, por qué no, traicionadas, algo de lo que por cierto saben mucho las mujeres, tan acostumbradas a lo largo de la historia a ser las perdedoras de las revoluciones que acaban ganando los hombres.
Es larga la travesía por el desierto que le espera a un PSOE desnortado, herido de muerte en algunos costados e incapaz de desmarcarse por el momento de los intereses que alimentan las elites neoliberales. En un escenario que nada tiene que ver con el de los años de la transición, aunque paradójicamente sigamos teniendo las mismas reglas del juego, el partido no saldrá del fango mientras no supere complejos, se libere de hipotecas que frenan sus impulsos emancipadores y vuelva al lugar del que nunca debió salir: el espacio de la ciudadanía para la que sin el adjetivo social no tienen sentido ni el Estado de Derecho ni el democrático.
Tras un fin de semana en el que, en muchos sentidos, hemos vuelto a retrasar el reloj, y en el que imagino que los de siempre habrán brindado satisfechos, a mí me gustaría estar cerca de ti, querida Ángela, y que nos tomáramos un agua de Valencia a la salud de todas aquellas personas que saben que quien calla otorga y que a veces un no supone el mayor ejercicio de libertad. En nombre de quienes todavía hoy, pese a todo, ponen sus convicciones por encima de los intereses de aquellos que tan cínicamente dicen ser de izquierdas y permiten un gobierno de derechas.
* Publicado en Diario Córdoba, 31-10-2016:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/militante-socialista_1093284.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…