Ir al contenido principal

EL PSOE ENTRE COSTURAS


Escribo estas líneas cuando no ha hecho más que estallar el bochornoso espectáculo de la calle Ferraz y por lo tanto no sé en qué punto de la crisis estaremos cuando sean publicadas. Me temo que pase lo que pase las consecuencias solo pueden ser negativas para el PSOE, sobre todo tras la herida de muerte que ha supuesto mostrarse ante la ciudadanía como un nido de víboras que mal parecen entender el sentido último de la democracia. Es indiscutible que había muchas razones para censurar la gestión de Sánchez pero también es más que evidente que había otros métodos y otras palabras más fáciles de conciliar con las inevitables tensiones que genera el disenso. En todo caso, no creo que el problema del PSOE sea quién sea o deje de ser el secretario general. El problema del PSOE tiene que ver con la indefinición de su proyecto político, con unas estructuras anquilosadas que monopolizan profesionales de lo público y con un sangrante alejamiento de la ciudadanía. De manera similar a lo que está sucediendo con sus homólogos europeos, el partido que en los 80 fue capaz de ilusionar y que tanto hizo por la modernización de este país, hace tiempo que perdió el nervio de la justicia social y se convirtió en cómplice, más o menos velado, de las políticas neoliberales y de los férreos poderes que se benefician de ellas. No podemos olvidar como la segunda legislatura de Zapatero, reforma constitucional incluida, supuso una auténtica bofetada a muchos electores que pensamos que las convicciones pesaban más que las presiones del mercado.
Desde ese momento, el partido ha sobrevivido de mala manera, plagado de contradicciones y de tensiones más o menos contenidas, lo cual ha sido clave para que en tan poco tiempo Podemos empiece a arrebatarle su espacio. En un período clave en la misma definición de Europa, ante una crisis económica que más bien es un cambio de paradigma y en un contexto constitucional que pide a gritos una reforma, el PSOE no solo ha carecido de liderazgos dignos de tal nombre sino que, lo más grave, ha sido incapaz de generar alternativas sólidas y creíbles. Todo ello por no detenernos en el serio problema de definición que siguen teniendo con respecto a un modelo territorial que hace aguas y ante cuyo futuro ya no cabe esgrimir la unidad de la nación española como si fuera un mantra.
El coste del lamentable show al que estamos asistiendo, y que es solo la punta del iceberg esculpido tras muchos años de parálisis y cobardía política e institucional, está siendo ya lamentable en un país en el que las ciudadanas y los ciudadanos empezamos a estar hartos de: 1º) una clase política que solo parece atender a su ombligo; 2º) una izquierda temerosa y acomplejada que es incapaz de plantar cara, con firmeza y coherencia, al proyecto rotundo y claro de una derecha a la que estamos proporcionando el mejor de los escenarios posibles. Algo que se constata de manera muy especial entre el electorado más joven al que hace años que dejó de seducirle un partido en el que habitan demasiados elefantes y en el que faltan servidores y servidoras de lo público que no tengan la mirada puesta en su horizonte personal.
La única esperanza que nos queda es pensar que una vez tocado fondo ya solo quedará ir remontando poco a poco. Una tarea que, sin embargo, requerirá tiempo, mucha generosidad, lucidez ética, y a la que poco aportarán los discursos caducos, los eslóganes archisabidos o los rostros que aún siendo jóvenes nos parecen tan viejos. El reto es gigantesco y urgente. La amenaza de quedar reducido a la insignificancia debería bastar para asumirlo con seriedad. No desde el púlpito de las costureras a las que tanto gusta ser aclamadas sino desde el tejido horizontal de tantos hombres y mujeres convencidos de que el socialismo es mucho más que postureo.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba, 3 de octubre de 2016:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/psoe-costuras_1083918.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…