Ir al contenido principal

¿UN PARLAMENTO FEMINISTA?

Una de las mejores noticias que nos ha deparado el 20D ha sido el significativo aumento de parlamentarias, las cuales sin embargo todavía no alcanzan el 40% que la Ley de Igualdad de 2007 situó como mínimo de una composición equilibrada. Este incremento es consecuencia de la aplicación de acciones positivas, y no solo de las previstas por la ley electoral, sino también de las que internamente han adoptado los partidos de izquierda. De esta manera vuelve a demostrarse la conveniencia y oportunidad de unas medidas que todavía hoy son consideradas, véase Ciudadanos, como contrarias a la igualdad. Es decir, como justo lo contrario a lo que son: un instrumento para hacer efectiva la igualdad de mujeres y hombres en el ámbito de la representación política. Un ámbito en el que, por razones de mera democracia, ellas deben tener el mismo derecho que nosotros a estar. Simplemente por el hecho de ser ciudadanas. Sin que en el ejercicio de este derecho entren en juego méritos y capacidades que suele ser, por cierto, el argumento usado en contra desde posiciones liberales.
Ahora bien, la mayor presencia de mujeres no garantiza que el Parlamento funcione de otra manera o que cambie el rumbo de las políticas que se adopten. Insisto en que los mecanismos de representación equilibrada solo garantizan que las dos mitades de la ciudadanía --una históricamente privilegiada, la otra en paralelo subordinada-- tengan presencia efectiva en las Cámaras. Cuestión distinta será que ellas actúen movidas por convicciones feministas o, por contrario, antepongan las dependencias partidistas. O que introduzcan otras maneras de entender lo público o que, como es frecuente, reproduzcan los esquemas machistas de sus colegas todopoderosos.
En un Parlamento tan complejo y plural como el surgido hace una semana de las urnas, y en el que casi por vez primera veremos en toda su plenitud las grandezas y miserias de un sistema parlamentario, sería más necesario que nunca la introducción de otros métodos y de otras palabras. Los que desde hace siglos viene reclamando el feminismo y que habrían de suponer, de entrada, la ruptura con los "pactos juramentados" entre varones de los que habla Celia Amorós. Es decir, necesitamos con urgencia otros paradigmas de lo político, otras estrategias que nos permitan sumar, otras pautas que partan del reconocimiento de nuestra interdependencia y de la necesidad por tanto de dialogar, renunciar y pactar. Algo a lo que, por cierto, están muy poco acostumbrados los hombres públicos, y las mujeres que los imitan, educados en el arte de creerse el centro del universo y de concebir el poder como una competición en la que parece ganar siempre el que demuestra más hombría. Es decir, más inflexibilidad, más dureza, más rigidez, más invulnerabilidad. Algo de lo que nos puede dar muchas lecciones una izquierda tan prisionera de los pactos patriarcales y en la que habitualmente ellos ocupan los púlpitos con la autoridad que otorga saberse parte de eso que Clara Campoamor llamó una "república aristocrática de privilegio masculino".
Estoy convencido de que la única alternativa a cuatro años más de políticas neoliberales pasa por lo que hasta ahora ha sido imposible: el encuentro generoso y cómplice de una izquierda que, al fin sepa renunciar a sus egos de machitos y sea capaz de compartir cuidadosamente el compromiso de una utopía que siempre debería estar del lado de los más débiles. Para ello hace falta bajarse de los tronos y enfundar las espadas. Abandonar las pirámides verticales y construir mesas horizontales en las que hacer un ejercicio continuo de responsabilidad generosa. Todo lo que no pase por ese ejercicio de ética del cuidado llevará al triunfo de los más fuertes. Algo frente a lo que solo podrá servir de dique un parlamento más feminista y no "casi" paritario. Lo contrario, además, servirá para confirmarle a nuestro obispo Demetrio que el ángel femenino debe seguir residiendo en el hogar.
Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, lunes 28 de diciembre de 2015
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/un-parlamento-feminista_1008227.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…