Ir al contenido principal

¿UN PARLAMENTO FEMINISTA?

Una de las mejores noticias que nos ha deparado el 20D ha sido el significativo aumento de parlamentarias, las cuales sin embargo todavía no alcanzan el 40% que la Ley de Igualdad de 2007 situó como mínimo de una composición equilibrada. Este incremento es consecuencia de la aplicación de acciones positivas, y no solo de las previstas por la ley electoral, sino también de las que internamente han adoptado los partidos de izquierda. De esta manera vuelve a demostrarse la conveniencia y oportunidad de unas medidas que todavía hoy son consideradas, véase Ciudadanos, como contrarias a la igualdad. Es decir, como justo lo contrario a lo que son: un instrumento para hacer efectiva la igualdad de mujeres y hombres en el ámbito de la representación política. Un ámbito en el que, por razones de mera democracia, ellas deben tener el mismo derecho que nosotros a estar. Simplemente por el hecho de ser ciudadanas. Sin que en el ejercicio de este derecho entren en juego méritos y capacidades que suele ser, por cierto, el argumento usado en contra desde posiciones liberales.
Ahora bien, la mayor presencia de mujeres no garantiza que el Parlamento funcione de otra manera o que cambie el rumbo de las políticas que se adopten. Insisto en que los mecanismos de representación equilibrada solo garantizan que las dos mitades de la ciudadanía --una históricamente privilegiada, la otra en paralelo subordinada-- tengan presencia efectiva en las Cámaras. Cuestión distinta será que ellas actúen movidas por convicciones feministas o, por contrario, antepongan las dependencias partidistas. O que introduzcan otras maneras de entender lo público o que, como es frecuente, reproduzcan los esquemas machistas de sus colegas todopoderosos.
En un Parlamento tan complejo y plural como el surgido hace una semana de las urnas, y en el que casi por vez primera veremos en toda su plenitud las grandezas y miserias de un sistema parlamentario, sería más necesario que nunca la introducción de otros métodos y de otras palabras. Los que desde hace siglos viene reclamando el feminismo y que habrían de suponer, de entrada, la ruptura con los "pactos juramentados" entre varones de los que habla Celia Amorós. Es decir, necesitamos con urgencia otros paradigmas de lo político, otras estrategias que nos permitan sumar, otras pautas que partan del reconocimiento de nuestra interdependencia y de la necesidad por tanto de dialogar, renunciar y pactar. Algo a lo que, por cierto, están muy poco acostumbrados los hombres públicos, y las mujeres que los imitan, educados en el arte de creerse el centro del universo y de concebir el poder como una competición en la que parece ganar siempre el que demuestra más hombría. Es decir, más inflexibilidad, más dureza, más rigidez, más invulnerabilidad. Algo de lo que nos puede dar muchas lecciones una izquierda tan prisionera de los pactos patriarcales y en la que habitualmente ellos ocupan los púlpitos con la autoridad que otorga saberse parte de eso que Clara Campoamor llamó una "república aristocrática de privilegio masculino".
Estoy convencido de que la única alternativa a cuatro años más de políticas neoliberales pasa por lo que hasta ahora ha sido imposible: el encuentro generoso y cómplice de una izquierda que, al fin sepa renunciar a sus egos de machitos y sea capaz de compartir cuidadosamente el compromiso de una utopía que siempre debería estar del lado de los más débiles. Para ello hace falta bajarse de los tronos y enfundar las espadas. Abandonar las pirámides verticales y construir mesas horizontales en las que hacer un ejercicio continuo de responsabilidad generosa. Todo lo que no pase por ese ejercicio de ética del cuidado llevará al triunfo de los más fuertes. Algo frente a lo que solo podrá servir de dique un parlamento más feminista y no "casi" paritario. Lo contrario, además, servirá para confirmarle a nuestro obispo Demetrio que el ángel femenino debe seguir residiendo en el hogar.
Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, lunes 28 de diciembre de 2015
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/un-parlamento-feminista_1008227.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…