Ir al contenido principal

MARIBEL VERDÚ: CEREBRO, CORAZÓN Y ALAS.

"La belleza es vertiginosa. Perturba nuestras convicciones, nos lanza a la aventura, esa que proviene de la estética en acción. Cada uno inventa la noción de belleza que le sienta bien. A mí la belleza, aunque sea grotesca, me emociona. La belleza predica el misterio y es una bendición"
Nélida Piñón

Si por algo merece la pena ver la última, y a mi parecer fallida, película de Gracia Querejeta es por disfrutar una vez más de la presencia, cada día más poderosa, de Maribel Verdú en la pantalla. Felices 140, que bebe de esas películas ya clásicas Reencuentro, Los amigos de Peter - en que se reúnen un grupo de viejos amigos y amigas y eso provoca que entre ellos y ellas resuciten fantasmas, pasiones y mentiras, tiene muchas virtudes pero adolece de una dirección irregular y de un guión que adolece de los excesos propios del efectista pero sentimentaloide Mercero (que lo firma junto a la directora). Gracias a un reparto espléndido, la torpe dirección de la Querejeta no es tan evidente, aunque abundan las escenas desde mi punto de vista mal rodadas y acaba imponiéndose la sensación final de película que pudo ser y no fue.

Pero todo lo anterior pasa a un segundo plano cuando el espectador se concentra en el rostro  de la protagonista de la trama. La intensa y jugosa mirada de la Verdú habla por sí sola y consigue que la acompañemos en el dramático periplo que vive su personaje. Pocas actrices han conseguido madurar ante nuestros ojos con la solvencia y la hondura de Maribel. Y no hablo solo de imagen física, que también, sino de todo un "estado de gracia" que la han convertido en una mujer empoderada, libre, auténtica. Y eso es algo que finalmente se transmite en sus interpretaciones, en esas miradas que lo dicen todo sin necesidad de palabras, en el lenguaje corporal y en el que no necesita siquiera de un guión en el que apoyarse.



La belleza de la Verdú está más allá de su cuerpo cada vez más anguloso y estilizado. Radica en su manera de llevar un jersey grande, en su elegancia de pelo despeinado, en su autonomía a la hora de posicionarse frente a entrevistadores tan poco acostumbrados a mujeres que pisen fuerte, en su misterio y en ese posicionamiento que la hace tan cercana como inaccesible.

Felices 140 es toda una celebración de la serenidad rebelde de la Verdú. De su armadura
de ser en permanente ebullición. Una mujer que no se aguanta con lo asignado y que bucea más allá de donde le marcaron los hombres de la familia. Hemos visto crecer a Maribel, como si fuera una más de nuestro círculos de familiares y amigos, y ahora asistimos deslumbrados a su prodigioso encarnamiento. Cráneo que cobija saberes y fortalezas, corazón que conecta cerebro y vientre. Es decir, la belleza en su máxima expresión. Más allá de lo que algunos reducirían a ojos de mujer fatal, la mejor enemiga para quienes continúan pensando que la misión de ellas es vivir por y para nosotros. La Verdú es el mejor ejemplo de como, pese a todo, es posible conectar, aunque sea con un hilo invisible, el cerebro y el corazón. Un hilo del que nacen alas. Las que adivinamos en sus ojos de mujer a la que solo es posible amar reconociéndola libre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…