Ir al contenido principal

LA REVOLUCIÓN QUE CÓRDOBA NECESITA

Después de un verano en el que han sido tan difícil seguir manteniendo la confianza en el ser humano, iniciamos un nuevo curso en el que esta ciudad, como siempre, continúa a la expectativa. El nuevo gobierno municipal, del que me merecen confianza más personas individuales que su capacidad colectiva para hacer políticas distintas de las heredadas, se enfrenta a la dura realidad que supone una ciudad tan hermosa como cargada de contradicciones y miedos. Un gobierno que no debería olvidar que su función no es solo resolver los problemas concretos del presente sino también poner las bases para que el futuro, a ser posible, ofrezca a todas y a todos mayores dosis de justicia y bienestar social.
Más allá del mayor o menor acierto de nuestros representantes, o de las diversas esclavitudes partidistas, o incluso del peso de una coyuntura especialmente compleja, el principal problema que continúa teniendo Córdoba es la falta de definición sobre qué ciudad es y qué ciudad queremos que sea. Nos gusten más o menos, otras muchas ciudades de nuestro entorno han sabido posicionarse en el mapa, han concentrado esfuerzos en diseñar un horizonte y se ofrecen a sí mismas y hacia el exterior como una propuesta reconocible. Aquí, sin embargo, continuamos sin tener un relato que nos permita construir proyectos comunes, que sea capaz de aglutinar esfuerzos e ilusiones al tiempo que saca el mayor partido de sus mayores riquezas. Además de una pasividad, a veces extrema, no solo de las instituciones, sino también de nosotros mismos, existe una especie de timidez congénita, de freno que nos convierte en ridículos, de incapacidad para cerrar habitaciones oscuras y abrir ventanas. Los mismos sectores "progresistas" de la ciudad pecan de esa parálisis y, lo que es peor, de una complicidad, por acción u omisión, con las fuerzas que parecen dominar los adjetivos con los que seguimos definiendo a Córdoba. El nombramiento del actual delegado de Cultura de la Junta es el ejemplo más cercano de cómo la misma izquierda prefiere continuar por un sinuoso camino de servidumbres y mediocridades. En este caso, el asombro no radica tanto en el dedo ejecutor sino en el silencio bastardo de socialistas, progres y culturetas.
A esta ciudad, y en esto todas y todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad, le falta valentía y descaro, juventud y dinamismo, atrevimiento y luminosidad. La misma institución en la que trabajo, que debería ser un permanente revulsivo crítico y transformador, acaba siendo la mayoría de las veces un eslabón más en la larga cadena de grises y domesticadas voces. Esas que parecen pertenecer a señores con corbata y trajes azules oscuros casi negros, con independencia del sexo de quienes portan el disfraz. Por lo tanto, no nos debería extrañar que, ante la falta de arrojo y miradas rompedoras, las calles sigan tomadas por los de siempre, los cuales incluso aparecen rearmados en una sociedad adormecida por tanto incienso y a la que, ante la falta de realidades terrenas, parece tan fácil seducir con vírgenes que miran al cielo y desde púlpitos que solo saben de monólogos.
En este nuevo curso, en el que son tantos los problemas por resolver y en el que siento una vez más que los principios que explico en clase son ya historia, esta ciudad, sus representantes, todos nosotros deberíamos empezar a asumir que el futuro solo tendrá como mucho magnas procesiones si no somos capaces de articular un modelo de ciudad que sume la bondad de nuestros recursos con la magia que nos inyecte energía. Para eso hace falta, insisto, mucha más valentía y un compromiso cívico que nos distancie sanamente de las capillas de cada uno y nos permita edificar un templo a la diversidad compartida. Un reto que quizás solo sea posible cuando en Córdoba, de una vez por todas, vivamos una revolución ilustrada.

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 7-9-2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…